LOS HUÉSPEDES FELICES

Los Huéspedes Felices, Felicia en el horizonte

 

 

 

 

 

Después de dos décadas de una existencia en vinilo y compacto un tanto dispersa, Los Huéspedes Felices han conseguido por fin una estabilidad. Así lo confirma el grupo. “No sé si lo llamaría estabilidad, pero desde luego ganas, diversión y motivación no nos faltan últimamente”, asegura Daniel (D) Blanco, teclista y cantante del grupo. “También tuvimos la inmensa fortuna de cruzarnos con Laureano y Clifford Records”, ratifica Álvaro (A) Calvo, guitarrista y cantante, “lo que ha sido el empujón definitivo para hacer las cosas de otra forma”. Además, aseguran que esta nueva situación les ayuda a la hora de trabajar las canciones y plantearse qué hacer con ellas.  

 

 

 

 Cuando se publicó Tipos normales con guitarras eléctricas me comentasteis que podía haber sorpresas en el 2013. ¿Teníais ya canciones preparadas para este nuevo álbum?

– (D): Se puede decir que jugábamos con mucha ventaja, porque ya teníamos las canciones y el concepto que vería la luz en Las cosas que no vemos bastante avanzado.

– (A): De hecho no comenzamos a trabajar en Tipos normales… hasta que tuvimos una primeriza maqueta de Las cosas que no vemos terminada. A título personal diré que me costó dejar aparcadas las nuevas canciones y sumergirme en el archivo Feliciano a recuperar las viejas favoritas, pero sin duda mereció la pena hacerlo.

– (D): ¡Y tanto!

 

“Las cosas que no vemos” es una de las canciones más inmediatas del álbum. Lo hubiera sido aunque no titulase al disco pero, ¿fue por eso que lo titulasteis así? ¿Representa bien al resto de canciones?

– (D): No diría que es representativa del resto de canciones en lo musical, pero sí en acercar la idea de lo que queríamos plantear esta vez. De hecho tuvimos otros títulos en mente, pero según avanzábamos en el proceso se fueron descartando en favor del que creíamos que mejor iba a transmitir el concepto del LP, así que fue bastante sencilla la elección.

– (A): Nos parecía un título con mucha fuerza que resumía bien la idea que teníamos independientemente de la canción, que, en mi opinión al menos, sí creo que es una buena representación del álbum.

 

Creo que por fin se concreta en un LP vuestro todo lo bueno que habéis venido haciendo hasta ahora, tocando estilos como psicodelia, el pop de los 60, el folk ácido, el sonido de la Costa Oeste… Vamos, todo eso que habéis llamado psicodelia pangalaica. ¿Algún estilo que se os resista, alguno que sea más complicado, alguno que os recompense más?

– (A): Estoy de acuerdo contigo, es una buena amalgama de todo lo que hemos hecho hasta ahora, y de eso se trata, de sacar rendimiento a nuestro bagaje. Por otro lado, nunca nos planteamos hacer canciones de este u otro estilo, si nos gustan y funcionan, adelante con ellas; no somos excesivamente maniáticos.

– (D): Creo que una de las cosas mas divertidas de Los Huéspedes Felices es precisamente poder hacer crecer cada canción tal y como entendemos que tiene que hacerlo sin limitarnos en forma o estilo, mas allá de no caer en lo obvio y mantener nuestra seña de identidad. En mi caso particular ¡cada vez estoy más enganchado a esa ‘psicodelia pangalaica’ y a la producción de las canciones!

 

“Perdido en la luz” parecen tres canciones en una, como “A Day in the Life”, por ejemplo. ¿Cómo surgió? ¿Tres temas cortos que había por ahí y que empastasteis?

– (A): Alberto apareció con ella prácticamente como se puede oír en el disco y, hasta donde yo sé, nació así intencionadamente.

– (D): Es una creación de Alberto 100%, que nos encajó a todos y que creo que además refleja de nuevo la inquietud que tenemos dentro de Los Huéspedes por navegar por diferentes territorios.

 – (A): Tuvimos claro que iría en el álbum desde la primera vez que la escuchamos.

 

Hay un guiño evidente a la película de Iván Zulueta en dos de las canciones de la cara A. ¿Algún otro que no sea tan evidente? ¿Alguna de vuestras canciones que toma inspiración en otra y que podáis confesar?

– (D): En general no somos de guiños explícitos, pero sin duda en este LP hay inspiración de mucho de lo que más nos gusta a cada uno en la parte que nos toca tanto vital como musical. En el universo Feliz durante su gestación hemos pasado por paternidades, risas, mudanzas, nuevas grandes canciones de la temporada, enfados, un invierno y un verano… y todo esto da para mucho.

– (A): ¡Es que la inspiración llega de cualquier parte! La selección musical de la temporada, una película, un libro… En cuanto a la canción que mencionas, teníamos “Un, dos, tres…” y en directo comenzamos a fundirla con la instrumental que no tenía título definitivo, así que fue una decisión sencilla. Además de encajar perfectamente en el disco, de paso le hacíamos un guiño al film.

– (D): Si hemos sido capaces de conseguir que el conjunto se vea como algo personal y al escucharlo uno pueda encontrar alguna de esas cosas que mas le gustan o le resultan familiares, yo creo que lo habremos hecho bien.

 

“Buscando el sol” recuerda a Los Brujos (además de tener un título y una guitarra muy George Harrison). Creo que en su día estuvisteis a punto de grabar con Miguel Ángel Villanueva y, además, colaboró en la canción “Felicia”. Supongo que Los Brujos serán uno de vuestros grupos de cabecera, ¿no?

– (D): Hombre, es difícil resistirse a la magia del ‘brujo’, referente obligado para todos los que en este país gustan de la melodía y las buenas letras en castellano. Nosotros no podemos menos que sentir admiración.

– (A): Sin duda, y siempre hemos mantenido una muy buena relación con él, aunque por unas cosas u otras en su momento no pudimos hacer realidad que nos produjese. Por fortuna hemos podido contar con él para experimentos como grabar “Felicia” a distancia, lo cual es de agradecer. En lo que a mí respecta te diré que, por ejemplo, “El hombre cosa ama la lluvia” es una de mis canciones imprescindibles de todos los tiempos.

 

¿Algún otro referente que siempre hayáis seguido? ¿Los Negativos, Los Imposibles, otros…?

– (D): ¿Referentes? ¡Muchísimos! En mi caso la lista es demasiado larga, porque en lo musical soy de amores inmediatos y curiosidad infinita, lo cual hace que casi cada día tenga una nueva canción favorita… ¡lo que representa un serio problema para mi economía! Aun así te diré que tanto Los Imposibles como Los Negativos ocupan sin duda un importante espacio en las estanterías de casa.

– (A): Cualquiera que haga una canción que me guste es un referente para mí.

 

 

 

 

Me decíais en la última entrevista que la emoción de sacar canciones era igual llegándole a diez personas o a cien, que lo importante para vosotros era sacarlas a la luz. Ahora que con Clifford la cosa se ha normalizado, ¿no os hace ilusión llegar a más gente?

– (A): Sí, por supuesto, pero manteniendo los pies en el suelo. A estas alturas no nos planteamos grandes metas, así cada disco que vendemos, cada reseña, cada felicitación es recibida como un regalo.

– (D): Desde luego, yo me sigo sorprendiendo “Cada día”…

 

La evolución del grupo la fue marcando el cambio de personal. Ahora que parece también que por fin hay una estabilidad en ese aspecto, ¿hay otro tipo de evolución o se trata de ir perfeccionando lo que mejor sabéis hacer?

– (A): Ambas cosas a la vez. Todos los que han pasado por el grupo han sido importantes: algunos aportaron más en el aspecto estrictamente musical y otros en aspectos no menos transcendentes en la vida de una banda, así que hoy somos lo que somos por la suma de todos ellos.

– (D): En realidad se trata de seguir haciendo lo que nos gusta, aunque es cierto que después de 20 años, y afortunadamente para los que nos escuchan, algo parece que hemos aprendido (risas).

 

Hasta ahora os habíais encontrado más cómodos creando canciones en el local o grabándolas que tocando en directo, pero me da que eso ha cambiado un tanto en el último año. ¿Cómo os enfrentáis al directo ahora? ¿Ha variado esta posición por haber tocado algo más?

– (D): El prodigarnos poco en directo siempre ha sido una de nuestras señas de identidad. Pero Clifford y nuestros nuevos hijos en formato LP han sido la motivación necesaria para modificar esa dinámica. Ahora que no nos oye nadie, puedo decir que en conversaciones de estudio hay quien ha amenazado incluso con comprar… ¡una furgoneta!

– (A): Puede parecer que no nos gustase hacerlo, pero en el fondo todo era resultado de nuestra poca seriedad a la hora de ensayar. Salvo en los primeros años, en los que sí seguíamos el manual, nos fuimos convirtiendo en unos perezosos que solo tocaban canciones, daba igual cómo. Nos aburría terriblemente el tener que repetir, perfeccionar, en una palabra, ensayar, y por eso los conciertos, como puedes suponer, a veces eran aceptables y otras un desastre absoluto. ¡Si hemos llegado incluso a escoger repertorio de camino al concierto después de meses sin vernos! En fin, todo muy punk pero poco favorecedor (risas).

 

¿Siguen las letras siendo impermeables a la situación que nos rodea actualmente o hay por ahí referencias que no son tan evidentes?

– (A): Es cierto que si buscas referencias explícitas no las encontrarás, pero por otro lado dudo que sea posible aislarse completamente, a fin de cuentas a todos nos afecta lo que está pasando a nuestro alrededor. También es probable que la canción protesta sea un estilo que se nos resiste…

– (D): Todo es ponerse…

 

Felicia es una palabra que fácilmente asocio con Los Huéspedes Felices, con las sensaciones que me transmiten vuestras canciones. Ya estaba en una de vuestras canciones y en el título de un compacto. ¿Fue una invención vuestra, algo relacionado con el Felipop, algo que os evoca a la comarca de Ferrol?

– (A): Tan solo es un estado mental donde habitamos Los Huéspedes Felices y todo el que quiera hacerlo.

– (D): ¡Y un modelo de Sköda! Aunque eso fue posterior a nosotros. No estuvimos vivos para registrarlo (risas).

 

¿Qué me podéis contar de estupendo diseño del LP de Alberto Amigo y las fotos de José Ardá? ¿Dónde se hicieron? ¿Cuál es la idea que está detrás y quién la tuvo?

– (D): Teníamos varias ideas planteadas pero sin duda la aportación de José Ardá y el diseño de Alberto decantaron la balanza a lo que habéis podido ver.

– (A): Por nuestra parte teníamos las canciones, un pequeño argumento y una idea de lo que queríamos: carpeta doble, dos escenas, no salir en ninguna de ellas… Luego con José pusimos ideas en común donde él nos decía lo que veía factible y lo que no, hasta que dimos con la definitiva.

– (D): La localización se planteó muy cerca de nuestro cuartel general, en lo que desde entonces ha pasado a ser una especie de 2400 de Fulton St. aquí en Felicia y que algún día, tendremos que comprar para retirarnos emulando a Jefferson Airplane. Nos faltaba Grace, así que le pedimos a Cristina que hiciese su papel.

– (A): Por suerte, todo quedó en casa, ya que a todo esto nuestro presupuesto era cero. Alberto tuvo la tarea más difícil que fue encajarlo todo, y creo que ha hecho un trabajo magnífico.

– (D): ¡Por cierto, estamos deseando que nos pregunten quién es el misterioso cantautor que sale en el interior!

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en la música?

– (A): Es difícil decidirse…

– (D): Yo tengo una pésima memoria para todo lo que no sean melodías, pero guardo especial recuerdo de una vez que vinieron de la televisión (Telecinco) a grabarnos al local y creo que dijimos tal cantidad de tonterías que nunca llegaron a emitirlo, o al menos nosotros nunca lo vimos. ¡Pecados de juventud!

– (A): ¡A saber qué pensarían!

 

{youtube}EDTHSyRXJKU{/youtube} 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *