DEL-TONOS

Los Del Tonos, grupo asombrosamente resistente

 

Han sufrido toda clase de acosos judiciales en cinco años, que pretendían incluso que dejaran de tocar. Todo por un litigio de su antigua compañía, La Fábrica Magnética, que no aceptó su paso al sello Dro. Pero ellos han sobrevivido a base de convicción e innumerables actuaciones en directo. Hendrik Roever lo explica.

 

¿Qué tipo de bandas han estado escuchando últimamente Los Del Tonos y cuál ha sido la evolución en estos años?

         – El sonido, tanto el del disco como el de este momento, no es más que otro paso en la evolución natural y coherente (eso creo¿ del grupo. Yo siempre he escuchado de todo, aunque tuve una larga etapa azul y sigo así. Lo que importa es la canción, no el que la canta, por lo que estoy dispuesto a rebuscar en donde sea con tal de encontrar una buena canción. ¿Qué he escuchado últimamente…? Pantera, Beck, Johnny Cash, J R Brown, Wilco, Chuck D, Reef, Redd Kross, etc.

 

¿Nunca habéis pensado en introducir otros elementos como sección de viento, órgano, etc., en las actuaciones en directo, como ya hacéis en algunas canciones del disco?

– Las guindas están bien para los pasteles caseros que se elaboran y consumen con calma. El directo es un restaurante de comida rápida y más valen unos contundentes chiles con carne que perderse en detalles.

 

¿Cómo ha sido el trabajo con Kaki Arkarazo en el caserío vasco?

– Fluido. Nos entendemos perfectamente y es el mejor ingeniero de sonido que conozco. Me da la tranquilidad necesaria para poder olvidarme de la producción y dedicarme a tocar cuando llega el momento.

 

¿Cuáles han sido las producciones que has hecho y de que forma ayuda para producirse uno a sí mismo?

– He producido a Los Hermanos Dalton, el primer disco de mi hermano Hank y a varios grupos de Santander. Me divierto mucho trabajando en el estudio y estoy abierto a todo tipo de propuestas en este sentido. Por supuesto que la experiencia ayuda a aprender para que luego no haya intromisiones externas al grupo y Ríen mejor es la prueba.

 

¿Hasta que punto habéis estado a punto de renunciar a todo o esto se ha convertido en una especie de resistencia de guerrilla luchando contra el poder establecido?

– La suerte es que, en nuestro caso, nunca nos lo hemos tomado demasiado en serio, y nos hemos dedicado a lo que un grupo tiene que hacer, que es tocar en directo, y lo demás no nos ha afectado demasiado, salvo el pequeño suplemento de trabajo que supone tocar sin disco nuevo. Nuestro planteamiento siempre ha sido ‘es imposible que haya una base legal para tal sinsentido’, y como tal lo hemos ignorado en donde hemos podido.

 

¿Alguien podía haber pensado mejor campaña publicitaria que la orquestada por el juez con su ya famosa frase ‘grupo intelectualmente violento’?

– No, y se lo agradezco mucho. Hombre, tampoco fue gratis, sino una inversión de unos años.

 

¿Qué tipo de adhesiones habéis recibido durante estos años o va la música estatal muy por libre y no hay sensibilización?

– Sobre todo se ha solidarizado la gente que va a los conciertos, que es la que importa. La prensa diaria también nos ha dado mucha cancha. Los que han perdido buenas oportunidades de ayudar a que cosas así no pasen más y de que los grupos estén un poco más protegidos ante las compañías han sido las millonarias SGAE y AIE. Por supuesto la ‘prensa musical’ está demasiado ocupada mirándose el ombligo, cada una en su gueto, intentando que no se les vayan los pocos lectores que tienen inventando burbujas como lo del rollo indie.

 

¿Se puede vivir hoy de las actuaciones en directo si no hay un disco?

– Los conciertos nos han ayudado a mantenernos en la brecha al 100 %. De todas formas, ¿cuál es el arma de un grupo de rock? Además, si tu propuesta es lo suficientemente interesante y honesta, por supuesto que sí se puede vivir del directo, como hemos demostrado. Con propuestas sensatas y arriesgándose (no hay otra forma¿ se puede tocar todo el año. Hombre, si tocas algo que interesa a la gente…

 

¿Cuál es el acuerdo de Brusco con Virgin y qué proyectos tiene la compañía Brusco al margen de los lanzamientos de Del-Tonos?

– Brusco-Virgin es una unión temporal de empresas en igualdad de condiciones para unos objetivos comunes. No hay una duración establecida y Brusco tiene la última palabra. En cuanto a los proyectos del sello, aparte del asunto Calambre Techno -un triple compacto dedicado a la música de baile reciente más interesante, editado por Arcade-, que es otra pata del pulpo, Brusco como tal tiene diversos contactos, pero de momento sólo estamos tanteando.

 

¿Y proyectos como los de Albert & The Blue Kings han quedado estancados o hay otros previstos?

– Albert & The Blue Kings fue una anécdota que duró una semana hace cinco años, en donde se hizo una foto, que fue el disco nada más. Los Del Tonos tocamos como tales y lo demás son proyectos personales de cada uno.

 

¿Los ramalazos power-pop de Los Del Tonos quedan suficientemente cubiertos con la historia de Hank?

– Hank no tiene nada que ver con Los Del Tonos. Es el grupo de mi hermano y a él le gusta el pop. Por lo que respecta a su repercusión, no tengo mayores referencias. He leído y oído alguna buena crítica que siempre acaba haciendo referencia a Los Del Tonos. Por ahí hay mucho listillo y estrechez de miras. Muy poca imaginación.

 

¿Os gustan Calamar y Live Ego Trip?

– La única conclusión positiva de los discos piratas, de los que ya tenemos cuatro, por cierto, es que si alguien los saca será porque se venden, lo que implica que hay un interés. No se les puede tomar más en serio que cualquier otra anécdota. A mí personalmente no me gustan, luego cada cual…

 

¿Hasta que punto ayuda vivir en un lugar alejado de los centros del negocio, como Cantabria, para mantener la cabeza bien centrada?

– Hoy en día da igual en donde vivas. Ya no hay distancias y la diferencia es que en el Norte se vive mejor, con verde y lluvia abundante.

 

¿Cómo va el Club Enfermo?

– El Club Enfermo se ha hecho mayor y ha cambiado de nombre. Ahora es el Club Los del Tonos (LDT¿. Si hubiera que referirlo a una canción ‘bandera’ del momento, imagino que se llamaría Club Listo o algo así.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *