LED ZEPPELIN, LA CALZA DE LOS GIGANTES

Geografía del rock

Led Zeppelin y la Calzada de los Gigantes

 

 

Pudo haber sido una pista de tenis de color verde brillante con una raqueta en el medio. Esa fue la primera idea que Hipgnosis presentó a Led Zeppelin para la portada de Houses of the Holy. Por suerte, Jimmy Page lo vio claro y del cabreo no quiso saber nada de los diseñadores en mucho tiempo.

 

Robert Plant hizo suya la idea de pintar de oro y plata a una familia en movimiento hacia una fuente de poder mágica (Led Zeppelin), que debería ser fotografiada al amanecer en alguna localización sobrecogedora, tomada del libro de ciencia ficción de Arthur C. Clarke El fin de la infancia (también conocido como Los hijos de Ícaro), editado en 1953, que termina con una escena en la que todos los niños del mundo se juntan fundiéndose en una torre de fuego para dejar la tierra.

 

Plant propuso las formaciones rocosas de la Isla de Staffa en Escocia aunque, como era prácticamente inaccesible, se optó por a llevar todo el equipo a una zona similar denominada la Calzada del Gigante (Giant’s Causeway), formada por 40.000 columnas de basalto provenientes del enfriamiento relativamente rápido de la lava de un volcán hace unos 60 millones de años, que se encuentra situada unos 3 km al norte de Bushmills, en el Condado de Antrim (Irlanda del Norte). La rocambolesca historia de la realización de las fotos y su posterior tratamiento da para otra buena historia, y el lugar, desde que apareció en la portada del disco, se ha convertido en el más visitado del país de Van Morrison. No todo el mérito es de Led Zeppelin y su disco, claro, aunque simbolizando una ‘fuente de poder mágico’, todo podría ser.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *