LED ZEPPELIN, DE LA A A LA ZEP (III)

Led Zeppelin, de la A a la Zep

15-led-zeppelin-sobre-las-colinas-y-muy-lejos

¡Y pensar que por poco se llaman Los Nuevos Yardbirds! No hubiera sido una buena idea, ya que hay algo en el nombre de Led Zeppelin que indicaba que iban a ser grandes, muy grandes: “Enormes, masivos, pesados, con todas las armas a su disposición para dominar sin piedad el mundo con su poderío, su indecencia y su inmensidad”. Treinta y cinco años después de su separación los recordamos en un abecedario zeppeliano en cuatro entregas para iniciarse… y para iniciados. Hoy, la tercera entrega.

N de No a los singles

Desde el principio, el grupo, de común acuerdo con su mánager, adoptó una política de no editar singles con el objeto de acentuar su imagen como una banda de rock seria frente a los artistas de pop. A este respecto, el cuarteto se veía a sí mismo como un ente muy diferente a The Rolling Stones: “Siempre pensamos en los Stones como un grupo de pop que hacía singles”, señaló en su día Robert Plant. “La idea de que podíamos competir con artistas como Bobby Goldsboro por unos minutos más o menos de exposición en la radio no era lo que pretendíamos. Lo que dijimos era que no tenía sentido lanzar un single cuando el álbum era la declaración del grupo”.

El acuerdo alcanzado por el mánager Peter Grant con el sello Atlantic les daba la última palabra a la hora de decidir qué era editado bajo su nombre y, por lo tanto, significaba un veto efectivo sobre los singles. Así fue en Gran Bretaña, donde no se editó ninguno en los años que el grupo estuvo en activo, aunque los televidentes de las islas estaban expuestos semanalmente a su tema “Whole Lotta Love” en la versión de C.C.S. como sintonía del programa Top of the Tops.

Sin embargo, en los Estados Unidos el grupo sí hizo varias excepciones a su regla. Aunque nunca consintió en que se editase “Stairway to Heaven” como single, sí permitió que se publicasen “Good Times Bad Times”, “Whole Lotta Love”, “Inmigrant Song”, “Black Dog”, “Rock and Roll”, “Over the Hills and Far Away”, “D’yer Mak’er”, “Trampled Under Foot”, “Candy Store Rock” y “Fool in the Rain”.

Ñ de EspaÑa

15-led-zeppelin-el-tintero

En otros países como España, donde el control de su discografía fue más laxo, se publicaron los mismos singles que en EE.UU., excepto el primero, “Good Times Bad Times”. De ahí en adelante, fueron apareciendo todos los demás, algunos de ellos con su título traducido como era habitual en la época: “Muchísimo amor”, “Canción del inmigrante”, “Perro negro”, “El tintero” o “Sobre las colinas y muy lejos”. Eso sí, ni siquiera su filial española, que lo hizo con todas las otras canciones, se atrevió a traducir “Rock and Roll”.

O de Ocultismo

16-aleister-crowley

Aunque casi desde el principio se habló de Led Zeppelin como “el grupo de Satán”, justificado sobre todo en ciertas frases que se podían escuchar si se pinchaban los discos de la banda al revés, y a pesar de que se quiso atribuir todos los desastres y desgracias que sufrió en su trayectoria a su conexión con Lucifer, lo cierto es que solo Jimmy Page estaba interesado en el ocultismo. Ninguno más en la banda compartía su interés ni él tampoco intentó engancharlos a la causa.

Gran parte de la atracción de Page por la cara oculta de la existencia comenzó cuando se interesó por el mago y libertino inglés Aleister Crowley (1875-1947), considerado por la sociedad de su época como “el hombre más endiablado de Gran Bretaña” por sus rituales negros y sus orgías sexuales en ofrenda a Belcebú que se llevaban a cabo en su Templo de Fulham Road, Londres. De hecho, él se hacía llamar ‘La Gran Bestia’.

Page solo habló abiertamente de esta influencia al principio de la carrera del grupo, cuidándose después de que lo relacionasen con el tema. “No se puede ignorar la evidencia si se estudia lo sobrenatural como yo hago. Tengo muchos libros sobre el tema y he asistido a muchas sesiones”, reconoció. También definió a Crowley como “un genio malinterpretado del siglo 20. La magia es algo muy grande si la gente entra en ella”, dijo. “Creo que Crowley está completamente vigente hoy. Estamos buscando la verdad y la búsqueda no cesa. Crowley no tenía a las mujeres en muy alta estima y no creo que estuviese equivocado. Tocar música es un acto muy sexual, una descarga sexual y el impulso sexual va ligado a todos los otros impulsos”.

Su obsesión con Crowley le llevó a colocar una frase suyas en el final del surco del vinilo de Led Zeppelin III, “Hacer lo que quieras será toda tu ley”. Además, compró el atuendo que vestía cuando hacía sus rituales, el lugar en el que editaba sus libros y su casa supuestamente embrujada a orillas del Lago Ness en Escocia, además de numerosos objetos que lo convirtieron en el mayor coleccionista relacionado de Crowley del mundo, con un asistente (Charles Pierce) a sueldo del guitarrista dedicado únicamente a supervisarlos, custodiarlos y ordenarlos.

P de Plagios

Es una fina línea la que separa la inspiración del plagio. Led Zeppelin siempre tuvo bien claras sus influencias blues y así lo dejó claro en sus discos. En algunas canciones los orígenes permanecen más difusos pero en otros, estudiados al detalle por miles de aficionados, se ha descubierto mucho más claramente de dónde han partido sus canciones. Algunos de los músicos de los que tomaron ‘prestadas’ frases, melodías o riffs acabaron siendo acreditados por propia voluntad, por amenaza de demanda o bien por obligación judicial. Algunos empezaron a cobrar derechos de autor, otros nunca los llegaron a ver y otros simplemente perdieron su caso en el juzgado, aunque no siempre porque sus canciones no hubiesen sido ‘robadas’ por el cuarteto, sino que también influyó decisivamente en contra de sus intereses el tiempo pasado en denunciarlo.

Los fans del grupo entienden que Led Zeppelin usó sus influencias y las transformó en algo nuevo y único que era propio. Los detractores argumentan que robaron de los artistas blues y eran poco más que un grupo de urracas que rara vez acreditó a aquellos a los que saquearon. Tal vez sería más apropiado decir que buena parte de los mejores temas del grupo tomaron prestado de los grandes del blues, una práctica habitual y de larga tradición, aunque también es cierto que el grupo fue a veces extrañamente descuidado a la hora de citar sus fuentes de inspiración. Por si alguien lo quiere comprobar, existe un álbum en el que se reúnen unos cuantos de estos parecidos sospechosos, The Early Blues of Led Zeppelin, publicado por el sello Catfish. En cualquier caso, aquí va un listado introductorio de canciones de Led Zeppelin enfrentadas a las que supuestamente les inspiraron (además de las citadas en su entrada correspondiente, “Whole Lotta Love” y “Stairway to Heaven”):

– “Babe I’m Gonna Leave” – “Babe I’m Gonna Leave You” de Anne Bredon

– “Black Dog” – “Long Gone Geek” de Procol Harum

– “Black Mountain Side” – “Down by the Blackwaterside” de Bert Jansch

– “Boogie with Stu” – “Ooh! My Head” de Ritchie Valens

– “Bring It on Home” – “Bring It on Home” de Sonny Boy Williamson

– “Communication Breakdown” – “Nervous Breakdown” de Eddie Cochran

– “Dazed and Confused” – “Dazed And Confused” de Jake Holmes

– “Gallows Pole” – “Gallis Pole” de Leadbelly

– “Hatts off to (Roy Parker)” – “Shake’em on Down” de Bukka White

– “Hey, Hey, What Can I Do” – “Boogie Chillum” de John Lee Hooker

– “How Many More Times” – “The Hunter” de Albert King

– “I Can’t Quit You Baby – “I Can’t Quit You Baby de Otis Rush

– “In My Time of Dying” – “Jesus Make Up My Dying Bed” de Blind Willie Johnson

– “Moby Dick” – “Watch Your Step” de Bobby Parker

– “Nobody’s Fault” – “It’s Nobody’s Fault but Mine” de Blind Willie Johnson

– “Poor Tom” – “That’s No Way to Get Along” de Robert Wilkins

– “Rock and Roll” – “Keep a Knockin’” de Little Richard

– “Since I’ve Been Loving You” – “Never” de Moby Grape

– “The Lemon Song” – “Killing Floor” de Howlin’ Wolf

– “Trampled Under Foot” – “Terraplane Blues” de Robert Johnson

– “White Summer” – “She Moved Through the Fair” de Davy Graham

– “Your Time Is Gonna Come” – “Dear Mr. Fantasy” de Traffic

Q de Qué opinan otros músicos del grupo

Jeff Ament (Pearl Jam): “El objetivo de nuestra banda cada noche es intentar ser Led Zeppelin en 1973 en el Madison Square Garden”.

Tori Amos: “Zeppelin son mi mayor influencia. Cuando tenía 10 años quería entregarle mi virginidad a Robert Plant. Al escuchar su música, vivía la pasión. Me hizo sentir como una chica caliente”.

Ian Astbury (The Cult): “Si alguna vez hicieran una gira de reunión, sería un enorme reto para todos los demás. No puedes competir con Led Zeppelin”.

Eric Clapton: “Ellos sonaban tan alto que pensé que era innecesario. Me gustó en parte, pero también era demasiado…”

Elvis Costello: “Estoy muy seriamente ofendido por Led Zeppelin”.

The Edge (U2): “Tengo muchos secretos pero te diré uno que no he contado antes. Solía tener un disco de Led Zeppelin, Led Zeppelin IV. Bueno, en realidad era de mi hermano pero lo escuchaba de vez en cuando. Ese es el que hay que tener, ¿no? Más adelante escuché los otros para captar su esencia. Nunca me interesó el heavy, pero ellos, de todos esos grupos, eran los que tenían algo”.

John Lennon: “Suenan bien. Jimmy Page siempre ha sido un maldito buen guitarrista”.

J Mascis (Dinosaur Jr.): “John Bonham es el dios del rock and roll y Zeppelin fue la mejor banda. Estaba metido en el mundo de las baterías y Bonham es EL BATERISTA, así que por eso empecé a tocar mi guitarra muy fuerte.”

Brian May (Queen): “Soy el mayor fan de Led Zeppelin que existe. Su música, la forma en que se manejaron, la estructura de su mánager: ellos fueron el modelo”.

George Michael: “Son mi grupo de rock favorito porque suena como gente que sabe lo que es tener sexo”.

Randy Newman: “Me perdí a Led Zeppelin. Escuché “Whole Lotta Love” pero no “Kashmir”, así que no me di cuenta de lo buenos que eran”.

Ted Nugent: “Zep hizo historia en el rock’n’roll. ¿Musicalmente? Buenos casi siempre. En todo lo otro, malos casi siempre”.

Keith Richards: “Pinché mucho su primer LP mucho cuando lo tuve por primera vez, pero luego la voz del cantante comenzó a ponerme nervioso por alguna razón, no sé bien cuál; supongo que era demasiado acrobática para mí”.

Pete Townshend (The Who): “No soy uno de sus mayores fans, lo que no quiere decir que no me gusten sino que no consigo sumergirme completamente en su música”.

Steven Tyler (Aerosmith): “Lloré dos veces por Led Zeppelin. La primera fue en medio de “Dazed and Confused”, el clímax. Led Zeppelin era como el buen sexo, tan poderoso que me hizo llorar. La otra vez ocurrió una hora después de un concierto, cuando Jimmy Page salió del camerino con una mujer hermosa. Podía haberme impresionado mucho aunque esa mujer, Lynn Collins, con quien había vivido, ya no era mi novia en ese momento. Tuve una visión clara de cómo mi ropa era arrojada por la ventana a la calle 21”.

Neil Young: “Jimmy Hendrix y Jimmy Page son mis favoritos. Cuando toqué con Page, llenó el vacío de Stephen Stills; más que lo llenó, lo desbordó. Él es muy líquido, se siente muy a gusto con su guitarra, tiene un sentido natural del tiempo. Soy un novato comparado con él. Él sí puede tocar la guitarra”.

R de Robert Plant

19-robert-plant

Robert Anthony Plant, Percy para sus amigos, nació el 20 de agosto de 1948 en West Bromwich, Staffordshire. Aunque su brillante expediente escolar le había ganado una plaza en una reputada institución escolar, Plant empezó a obsesionarse con el rock a los 13 años decidido a ser Elvis Presley, ante el horror de sus padres por la amenaza de esa ‘música del Diablo’. Tras enamorarse del blues y empaparse de él, empezó a cantar en grupos locales como Listen, con quienes editó un single como vocalista y luego otros dos en solitario. Por suerte, la intención de CBS de convertirlo en un baladista fracasó.

Tras casarse a los 20 años, compaginaba su vocación como cantante en grupos como Band of Joy, Hobbstweedle o acompañando a Alexis Corner, mientras se ganaba la vida como peón caminero o contable. Después de ser vetado como cantante de Slade, fue una llamada del mánager Peter Grant la que le cambió la vida, aunque en principio pensó que se trataba de una broma: lo invitaba a probar como cantante de una nueva encarnación de The Yardbirds. En los primeros meses de vida del grupo cantó versiones y temas compuestos por Jimmy Page. Su poderosa voz destacó desde el principio, aunque también fue objeto de ciertas críticas, pero Plant no se sintió realmente cómodo hasta componer su primera canción, “Thank You”, dedicada a su mujer Maureen. De ahí en adelante sus letras reflejaron sus inquietudes místicas, filosóficas y espirituales.

Un accidente de coche en Grecia en 1975 y la muerte de su hijo de seis años Karac dos años después por una infección respiratoria pararon la maquinaria de las giras del grupo, dándoles a todos un descanso totalmente inesperado. Tras la separación de la banda, Plant ha sido el más prolífico de los tres miembros vivos, con distintos proyectos en solitario y con otros músicos (Alison Krauss), con y sin Jimmy Page. Hoy en día es quien se opone frontalmente a una nueva reunificación del grupo.

S de Stairway To Heaven

20-stairway-to-heaven

“Starway to Heaven” es, sin duda, la canción más emblemática del repertorio de Led Zeppelin y una de las más recordadas de la historia del rock. Apareció en el cuarto disco del grupo, Led Zeppelin IV, en 1971, aunque nunca llegó a ser editada como single porque el manager del grupo, Peter Grant, rechazó las propuestas de la discográfica para que se editase como tal. Solo se lanzaron unas pocas copias para promoción, hoy convertidas en objeto de coleccionismo.

La canción, compuesta por el guitarrista Jimmy Page y el vocalista Robert Plant, empezó a tomar forma en 1970 bajo la premisa de escribir otro corte épico de larga duración que substituyese a “Dazed and Confused” como el tema central de los conciertos de Led Zeppelin. En el disco su duración es de ocho minutos y dos segundos, aunque su extensión cambiaba siempre en los conciertos: la interpretación más larga la dieron en el último recital de la banda en Berlín en el año 1980, llegando hasta los quince minutos.

“Starway to Heaven” ha sido, desde su edición, una de las canciones más programadas en las emisoras estadounidenses. Hubo incluso una emisora de Albuquerque, Nuevo México, que el 23 de enero de 1991 la programó 24 horas sin descanso, como forma de promocionar un cambio en su formato. Tan extraño resultó para algunos que hasta la policía armada tomó al asalto la emisora después de que se sospechase, tras varios avisos, que había sido atacada por terroristas enviados por Sadam Hussein; en ese momento, solo habían pasado 8 días desde el inicio de la Primera Guerra del Golfo.

Como otros temas suyos, no se ha librado de las acusaciones de plagio. En este caso concreto se centran en el riff y la melodía de guitarra que abre la canción en su primera parte acústica, similar a otra del grupo Spirit. Led Zeppelin, que habían estado con ellos de gira en 1968 y 1969, conocían su canción “Taurus”, publicada en el debut de Spirit en 1968 y que había sido grabada en noviembre de 1967, aunque esta, por su parte, bien podría haber tomado partes de la interpretación acústica que Davey Graham hizo en 1958 de “Cry Me a River”, editada 10 años antes.

Randy California, quien había compuesto “Taurus”, era consciente de la similitud entre su canción y “Stairway to Heaven”, pero siempre se mantuvo discreto cuando se le preguntaba al respecto. A pesar de que se viene repitiendo desde hace años la idea de que Randy California no consideraba “Stairway to Heaven” como un plagio, sino más bien como una ‘reelaboración’ de su canción, realmente no es así. Según su madre, Bernice Pearl, “cuando la gente le preguntaba a Randy por “Stairway to Heaven”, solía decir siempre: “Déjalo estar”. Pero luego continuaba diciendo: “Deberían haber tenido al menos el detalle de hacer una llamada telefónica, algo así como decir “Gracias”. Algo. Pero nunca llegó”.

El compositor de Spirit tuvo la oportunidad de dar su opinión acerca de la similitud entre “Taurus” y “Stairway to Heaven” en las notas explicativas de la reedición de Spirit en 1996, pero esto fue todo lo que escribió: “La gente siempre me pregunta la razón por la que “Stairway to Heaven” suena exactamente como “Taurus”, que fue editada dos años antes. Sé que Led Zeppelin también tocaba nuestra canción “Fresh Garbage” en sus conciertos. Abrieron para nosotros en su primera gira americana”. Parecía que esa era su versión del caso. Pero cuando le preguntaron nuevamente sobre ello en una entrevista radiofónica poco antes de su muerte, Randy California fue mucho más directo: “Si escuchas las dos canciones, te puedes formar tu propio juicio. Es una exacta… Yo diría que era un plagio. Y ellos ganaron millones de dólares con ella y nunca me dieron las gracias. Nunca dijeron: “¿Te podemos pagar algo de dinero por ello?” Es como una úlcera para mí. Tal vez algún día su conciencia les haga hacer algo al respecto. No lo sé. Hay relaciones de negocios curiosas entre compañías discográficas, managers, editores y artistas. Sin embargo, cuando los artistas se lo hacen a otros artistas, no hay excusa para ello. ¡Me ataca los nervios!”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *