LA JUVENTUD

La juventud (Vértigo)

LA JUVENTUD

 

Tras el éxito internacional de La gran belleza, Paolo Sorrentino ha dado el salto a las producciones mayores, con un reparto internacional (Michael Caine, Harvey Keitel) y rodando en inglés. Sin embargo no ha cambiado mucho en lo que quiere contar y en la forma de abordarlo. Además, en ambas películas son personajes del mundo de la cultura, ya en su tercera edad, evocando su pasado al tiempo que tratan de entender la vida y lograr la anhelada libertad una vez aceptados sus errores.

El decorado brillante de la ciudad de Roma en la primera deja paso ahora a un balneario de lujo en Los Alpes suizos. Además, si en aquella la historia tenía un hilo común en su personaje principal, en La juventud hay más historias (el actor joven, un Maradona en horas bajas, la vieja gloria encarnada por Jane Fonda, con distintas premios internacionales por este papel) y varias secuencias, todas brillantes, pero un tanto desconectadas.

Si acaso el papel de Rachel Weisz, como hija de Michael Caine, es el que otorga mayor carga de profundidad y dramatismo a una cinta siempre deslumbrante en su puesta en escena, rodada con el mismo poderío visual tanto en los hermosos exteriores como en los interiores del hotel, y con un halo hipnótico que atrapa desde el principio, al que acompañan también las lánguidas canciones de Sun Kil Moon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *