La gran belleza

La gran belleza (Wanda)

 

 

 

           

El cine italiano nunca volverá a ser lo que fue, está claro. Las circunstancias son otras y puede que sus responsables tampoco sean lo mismo. Una excepción parece desmentirlo: La gran belleza, la última película de Paolo Sorrentino que, tras ganar los premios de la Academia del Cine Europeo y el Globo de Oro, va camino de llevarse el Óscar al mejor film extranjero.

 

 

 

Es complicado explicar la razón, máxime tratándose de una cinta de autor casi sin argumento que discurre plácidamente retratando la decadencia de la jet set romana relacionadas la cultura. Pero no hay duda de la belleza y la potencia de sus imágenes, empezando por la presentación de su cínico protagonista Jep Gambardella (un inmenso Toni Servillo).  

 

 

 

A partir de ahí se sucede un esperpento grotesco en el que sus personajes (ricachonas con exceso de botox, trepas, artistas de pacotilla, políticos en horas bajas, criminales de cuello blanco, sacerdotes y monjas…) se mueven en una existencia vacua revestido de supuesto glamour que se aproxima como un tren descarrilando hacia su propia desaparición. Extraño magnetismo el de esta pandilla vacua con el fondo de la extraordinaria belleza de la ciudad eterna. 

 

 

{youtube}T9H3KTeMILA{/youtube}

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *