La gran apuesta

La gran apuesta (Paramount)

La gran apuesta

 

Por suerte, el cine no ha permanecido inmune a la reciente crisis económica, aunque lo haya visto (el norteamericano) desde el punto de vista del poder económico, de la banca y sus tejemanejes. Ahí están Margin Call, El lobo de Wall Street, Inside Job, El capital, The Company Men… No cambiarán nada, que los ‘mercados’ siempre salen indemnes, pero al menos uno puede sentir al verlas que su enojo es compartido por otros y divulgado.

En esa misma línea profundiza La gran apuesta, cambiando parcialmente el foco a aquellos que supieron intuir la burbuja financiera y sacar rédito de ella. Parece planteada como una comedia a ritmo vertiginoso, con los personajes dirigiéndose incluso a la cámara, pero se trata de un drama, y de los que duelen de verdad. Si bien su historia intenta explicar aquella burbuja y hacer digeribles conceptos aparentemente imposibles para un profano, que no lo logre no es un mal del film sino algo que confirma que el mundo financiero lo busca para evitar que nadie comprenda y escarbe en su mierda.

Al final la banca siempre gana, y eso queda claro en los créditos finales: de todos aquellos que fueron partícipes de esta gran farsa montada para nadar en el dólar (decenas de miles de responsables), solo un empleado de banca fue enjuiciado. Y no se han tomado medidas para evitar que se repita, así que seguro tendremos una nueva ola de películas similares dentro de unos años, cuando estemos de nuevo jodidos. Decir que es necesaria es poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *