LA CENSURA A DAVID BOWIE EN ESPAÑA

La censura a David Bowie en España

86 DAVID BOWIE - Images (carpeta sin censurar)

David Bowie, como otros grandes nombres del rock de los 60 y principios de los 70, también sufrió la censura española. No es que las cuatro personas que se dedicaron a ello en unas oscuras dependencias ministeriales le tuvieran especial inquina (seguramente ni sabían quién era), pero sus textos y portadas no les pasaron desapercibidos.

Su cuarto disco Hunky Dory (1971) incluía la canción “Queen Bitch” (“Reina zorra”, inspirada por The Velvet Underground) que no fue del agrado de los servicios de censura. La solución para poder editarla fue traducirla aquí como “La reina de las brujas”, aprovechando el censor el parecido fonético en inglés de la palabra “bitch” (zorra) y “witch” (bruja) para hacer pasar por un descuido la intencionada traducción errónea.

86 DAVID BOWIE - Images (carpeta sin censurar)

Su disco doble de 1973 Images llevaba tres canciones que fueron censuradas. “London Boys” fue prohibida, según el censor, porque “describiendo la mentalidad de los chicos londinenses, termina con esta inaceptable frase: “Solamente de 17 años pero piensas que has crecido en el mes que has estado fuera de tus padres. Tú tomas demasiadas píldoras”. De “We Are Hungry Men” dejó escrito lo siguiente: “Irreverente llamada al Mesías por los problemas del mundo, para cuya superpoblación propone ‘legalizar los abortos, dar píldoras gratuitas, hacer la vida gorda sobre los infanticidios’, etc.” Por su parte, “The Gospel According to Tony Day” le pareció al censor “poco reverente al repetir con insistencia ¿burlesca? ¿humorística?”: “Evangelio según Tony Day, Evangelio según Brenda, Evangelio según Pat, Evangelio según Mariam, etc.”.

Al año siguiente se publicó el disco David Live del que se eliminó la canción “Cracked Actor”, apareciendo en su lugar en la contraportada un espacio en blanco. En este caso, el censor aseguraba que su contenido era “obsceno” por incluir las siguientes frases, según su traducción: “Me vendiste ilusiones por un saco de cheques / me has hecho un mal coito, porque yo necesito tu sexo / Rómpelo, chico, rómpelo”.

45 DAVID BOWIE - El hombre que vendió el mundo (portada censurada E)

También sus portadas tuvieron problemas. Una imagen andrógina era la que se había pensado para el álbum The Man Who Sold The World (1970). En ella se le veía con melena larga y un vestido de mujer, en una pose inspirada por un cuadro de Dante Gabriel Rossetti. En su lugar, en España, editado además con tres años de retraso, se optó por otra imagen bien distinta del cantante británico en directo vestido con pantalones de hombre, lo que no daba lugar a otras interpretaciones; de paso, se aprovechó para traducir el título al castellano por el de El hombre que vendió el mundo. Conviene recordar que este disco tuvo otras dos portadas distintas en otros países.

Por su parte, Diamond Dogs (1974) se publicó en España una vez retocados los atributos sexuales del ser mitad perro, mitad persona, con la cabeza de Bowie que aparecía en ella, como sucedió en otros países. Lo mismo ocurrió con la carpeta interior. Así, mientras en la edición internacional se podían ver varias fotografías del cantante y, en una de ellas, un perro erguido con sus órganos sexuales perfectamente visibles, la edición española la reemplazó por la ilustración de las torres de una ciudad entre la bruma.

87 DAVID BOWIE - El rey del gay-power (censurado en E, frontal)

El caso más curioso es el de la portada del disco ya citado Images. Su carátula internacional estaba formada por un collage de distintas ilustraciones en las que, tomando como motivo el título de las canciones que aparecían en él, mostraba calaveras, preservativos, sepultureros, ángeles, hombres ‘hambrientos’, mujeres y niñas medio desnudas, armas, religiosos de otros cultos… En España se diseñó otra portada con una imagen de Bowie frente a un micrófono y un título más que sorprendente para aquel año, 1973, El rey del gay power. Que se sepa, fue el único caso en el que la censura permitió –o se le escapó– el uso de la palabra gay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *