KURSK

Kursk

Thomas Vinterberg (Acontracorriente)

 

 

Cuando en agosto del 2000 el submarino nuclear ruso 2000 K-141 Kursk sufrió un terrible accidente durante unas maniobras, desencadenando dos gigantescas explosiones, se dio por muertos a sus ocupantes. Sin embargo, pronto de descubrió que al menos una parte estaban vivos.

 

Lo que ocurrió en las siguientes horas dentro del submarino es lo que intenta recrear esta coproducción europea en base a suposiciones, aunque lo que recoge sucedido en el barco ruso que comandaba las operaciones de rescate y en la localidad de sus familiares sí responde a hechos reales.

 

Sorprende encontrar tras la cámara a uno de los directores daneses fundadores del movimiento Dogma, Thomas Vinterberg, que además ha sido el responsable de dramas centrados en conflictos existenciales como La caza o Celebración, y que aquí se pasa, en parte, al cine de acción, sin abandonar del todo los lances emocionales de sus protagonistas. Sin posibilidad de suspense al conocerse el destino de los marineros, el mayor logro es hacer revivir al espectador la agonía y el sufrimiento de los marineros, así como la inoperancia interesada de los políticos. Más discutible es su decisión de mantener al Presidente ruso Putin ajeno a la trama y haber rodado en inglés, distanciándolo así de la veracidad que pretende.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *