KILIMANJARO, TANZANIA

Ascensión al Kilimanjaro

 

viajes_tanzania_19 KILIMANJARO, UHURU PEAK (CIMA) (4)

“Enhorabuena. Te encuentras en el Pico Uhuru, Tanzania, a 5.895 metros de altura. El punto más alto de África. La montaña más alta del mundo que no pertenece a ninguna cordillera”. Así reza la inscripción en unas tablas de madera bastante artesanales que reciben a aquellos que lograr llegar a la cima del Kilimanjaro. Sí, el faro de África, el monte vigía del continente negro, y, también, un sueño largamente acariciado por quien esto suscribe.

 

 

Tras muchos años anhelando ese momento, el pasado 18 de septiembre vi aquellas tablas. Atrás quedaban seis días de caminata y ascensión en la montaña y, por delante, todavía día y medio de vertiginoso descenso. Pero aquella lágrima que caía lentamente por mi mejilla lo delataba: estaba por encima de las nubes, viendo salir el sol sin nada que obstaculizara una visión completa en 360º sobre la cuna de la civilización: África.

Y lo mejor es que tampoco era un objetivo absolutamente imprescindible: el reto era conseguir completar el trekking por la montaña durante siete días. Si el último había fuerzas para llegar a la cumbre, entonces lo tomaría como un extra, como un regalo añadido a estar allí, pisando los caminos labrados en la piedra de ese coloso mítico consagrado en libros de Hemingway (Las nieves del Kilimanjaro) o sobrevolando películas clásicas como Mogambo o Hatari.

viajes_tanzania_10 KILIMANJARO, SHIRA HUT - BARRANCO HUT (10)

Atrás quedaban también meses de preparación y organización, disfrutando cada minuto empleado en planear a distancia la aventura. Cuatro escalas en avión pusieron a la expedición que llamé Teo-Kilimanjaro 2011 en el Aeropuerto Internacional Kilimanjaro, bien pequeño a pesar de su rimbombante nombre. De ahí a Moshi y, sin tiempo para digerirlo, al día siguiente estábamos ya en la base de la montaña.

Cada expedición, independientemente del número de sus componentes, cuenta con su guía, su asistente de guía, su cocinero y tres porteadores por cada persona (con 15 kilos cada uno, ellos son los verdaderos héroes de la montaña). Aunque hay varias rutas, Machame es la más impresionante, ya que permite contemplar todo tipo de paisajes y cubre las mejores partes de cuatro de las otras rutas.

 viajes_tanzania_12 KILIMANJARO, BARRANCO HUT - KARANGA HUT (26)

Aun un tanto inconscientes de dónde nos metíamos, iniciamos la senda el 12 de septiembre en Machame Gate, pasando primero por un bosque tropical, luego por zonas de vegetación baja, posteriormente por paisajes de lava para caminar, finalmente, sobre el desierto alpino. En esos seis días de ascensión, a ritmo lento desde el principio para aclimatarnos, hicimos varias etapas que pasaban por los siguientes campamentos:

– Primer día: Machame Gate – Machame Hut (12 kilómetros; de 1.800 a 2.900 metros)

– Segundo día: Machame Hut – Shira Hut (8 kilómetros; de 2.900 a 3.850 metros)

– Tercer día Shira Hut – Barranco Hut (13 kilómetros; de 3.850 a 3.950 metros, pasando por Lava Tower, a 4.800 metros)

– Cuarto día: Barranco Hut – Karanga Hut (9 kilómetros; de 3.860 a 4.200 metros)

– Quinto día: Karanga Hut – Barafu Hut (8 kilómetros; de 4.200 a 4.670 metros)

– Sexto día: Barafu Hut – Uhuru Peak (cima del Kilimanjaro): 25 kilómetros en total (primero, ascenso nocturno de 4.670 a 5.895 metros; después, descenso a Barafu Hut y, más tarde, a Mkewa Hut, de 5.895 hasta los 3.100 metros).

– Séptimo día: descenso de Mkewa Hut a Mkewa Gate (10 kilómetros; descenso de 3.100 a 1.800 metros)

viajes_tanzania_16 KILIMANJARO BARAFU HUT - STELLA POINT (1)

De todo ello, seguro que no olvidaremos la Torre de Lava del tercer día, subiendo hasta casi 5.000 metros para evitar el mal de altura (dicen que en esta etapa está la clave para tener más posibilidades de llegar a la cima), la increíble pared vertical del Barranco el cuarto día y, sobre todo, la ascensión nocturna del sexto día desde el campamento Barafu.

Aunque había nevado todo el día, cuando a las once de la noche me sacaron de la tienda aquella noche lucía un cielo estrellado, como el que solo se puede contemplar en África, acompañado por una hermosa luna llena. Pisando sobre la nieve, y con temperaturas gélidas, encaramos mi guía Mohamed y yo los últimos 1.225 metros de desnivel. Tardamos siete horas en llegar a Stella Point (a 5.730 metros), el primer punto en el que se tiene una visión perfecta de las dos paredes verticales que acabábamos de ascender. Justo a las seis y cuarto de la mañana el sol salió por encima de las nubes, todo un regalo mientras me reponía de la última hora y media en la que las fuerzas habían ido muy justas debido a la falta de oxígeno.

viajes_tanzania_20 KILIMANJARO, UHURU PEAK (CIMA) - BARAFU HUT (2)

Tras cuarenta y cinco minutos más, al fin llegamos a aquellas tablas, las que señalan la cumbre del Kilimanjaro. Alrededor, para mi sorpresa, unos enormes glaciares, esos que aseguran desaparecerán en un par de décadas pero que ahora aún se muestran imponentes y desafiantes. Y allí, justo al lado, la árida boca del cráter que un día lejano dio origen a este enorme monte.

Ya solo quedaba bajar unos tres mil metros de desnivel, y rápido, para conjurar cuanto antes la posibilidad de sufrir el mal de altura. Sin haber dormido y casi sin comer, esa fue la parte más dura, la que hizo que el cuerpo se resintiera más. Pero ya daba igual: había cumplido mi sueño. Nunca había hecho algo así y nunca lo volveré a hacer. El imborrable recuerdo de esos días lo hará innecesario.

Ver más fotos aquí

Vídeos con las fotos del viaje:

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *