KENDRICK LAMAR: DAMN.

KENDRICK LAMAR: DAMN. (Everlasting)

 

 

Aunque cientos de nombres se mueven en el subsuelo sin llegar nunca a audiencias mayoritarias, cada cierto tiempo un nombre destaca en el mundo del hip-hop. De Jay Z pasamos a Kanye West y, de este, a Kendrick Lamar. Con permiso de Chance the Rapper, él es el rapero más reverenciado de los últimos años, llegando hasta su quinto disco, DAMN., en plenas facultades.

 

Si acaso, ahora se muestra más conciso que en entregas anteriores, sin interludios ni otros elementos que desvíen la atención. Sus canciones pasan en sus bases del funk al trap, del jazz al rock, acercándose incluso más al pop, o, más bien, a la música popular, haciendo que colaboraciones como las de Rihanna, James Blake, Kamasi Washington o unos U2 casi irreconocibles queden vampirizados por su creatividad ilimitada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *