K D LANG

k. d. lang, a corazón abierto

 

 

 

         “El concepto con el que he creado este álbum es completamen­te distinto a todo lo que he hecho antes… es más ambiental, más etéreo. Me he trasladado al exterior de las canciones, abriéndome camino hacia su interior hasta llegar a su centro, allí donde las letras y la música se convierten en algo muy directo”.

 

         Ésa es la definición que da k. d. lang de su inmenso último disco, All You Can Eat. “El motivo de volver al estudio fue, en parte, quitarme de encima las expectativas que se crearon con Inge­nue”, explica, un disco más que premiado y que hubiera sido suficiente para satisfacer a cualquier artista que no tenga el ansia de k.d. lang por crecer y cambiar.

 

         “Quería hacer algo más pop. Era una huida intencionada de los aspectos más tradicionales de Ingenue. He estado escuchando un montón de grupos pop como Elastica, Blur, Radiohead y Oasis, y también a gente como P J Harvey o Björk y descubrí que me gustaba mucho las direcciones que estaban tomando”.

 

         Sin embargo, a pesar de su ecléctica formación, lo último que buscaba era subirse al tren de lo alternativo. “Lo alternati­vo es un género por sí mismo”, afirma. “Yo no quiero pertenecer a ningún estilo musical. Aunque he estado escuchando mucho pop y mucho rock, sé que la voz que tengo no va con ese estilo. Tenía que encontrar una forma de hacerlo mío”.

 

         Esa forma empezó a surgir lentamente mientras colaboraba con su socio y productor Ben Mink, acercándose a la mejor combinación de sonidos para expresar ese impulso que la movía y su condición de lesbiana sin complejos, recientemente declarada. “Estábamos entrando en un campo completamente nuevo, más cerca del dance y los ritmos sensuales, inspirándonos en Marvin Gaye y Al Green. Las letras fueron lo último que hicimos en All You Can Eat y cuando nos pusimos a ello parecía como si salieran de mi interior, de algún lugar del subconsciente. Antes siempre había utilizado metáforas románti­cas. Esta vez he sido mucho más directa y sexual. Realmente he dicho lo que quería decir”.

 

         Y lo que ella quiere decir queda evidente en temas como “Acquiesce” y “Sexuality”, donde sinuosas melodías y emociones explícitas se combinan para crear una mezcla musical honesta y excitante. “Esta vez sí que me he soltado el pelo. Hay un sentimiendo más relajado en la voz y un impacto más directo en las letras. La verdad es que no sé exactamente cómo hemos llegado hasta allí, pero me parece que es lo que debíamos hacer”. Totalmente de acuerdo.

Xavier Valiño

<border=”0″ nosave width=”1″ height=”1″>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *