JOSÉ CASAS Y LA PISTOLA DE PAPÁ

José Casas y la Pistola de Papá, francotirador del pop

 

 

José Casas es un veterano de la escena andaluza, que creció con la nueva ola y el power-pop, sonidos que aun hoy siguen marcando su trayectoria. Helio fue la banda seminal, donde empezó. Después vino Arden Lágrimas, que tuvo una carrera relámpago e intensa. Allí conoció a Manolo Solo, con quien luego estuvo en Relicarios. The New Wave Band fue una banda paralela de Helio, donde volcaban su gusto por los artistas que les influyeron. También militó en La Familia Bomba, evolución de Helio sin su cantante, con los que casi publican un LP que no salió, aunque circula por ahí un pirata con los temas de ese disco. Su última encarnación se llamó Sapristi Poing!, aunque duraron más bien poco. Ahora, con la banda más estable que haya tenido, publica Scampa!! Volumen 1, la primera parte de un álbum en dos entregas, tras Plasticland hace unos siete años.

 

Hubo momentos en que militabas en dos bandas. Tu discografía también mezclaba discos de uno y otro grupo. ¿Quieres recordarla para quien no la conozca?

– Sí, milité en Helio y Arden Lágrimas mientras esta segunda banda duró, aunque fueron solo un par de años largos. Luego Manolo Solo y yo formamos Relicarios y, mientras, yo seguía en Helio. Finalmente, antes de grabar el primer LP de Relicarios, preferí centrarme solo en Helio. En todo este periodo fueron apareciendo discos de Helio, algún que otro tema de Arden Lágrimas, en 27 puñaladas, por ejemplo, y con Relicarios metimos tres temas en un doble recopilatorio de bandas andaluzas que saca Discos Trilita.

 

En 2003 vuelves con Plasticland, tras una etapa aparentemente larga en la que parece que no hiciste nada en el mundo de la música, aunque no sé si fue así. ¿Cómo fue entonces con aquel disco?

– Fue una parada técnica que necesitaba, estaba cansado de tantas interrupciones, tantos contratiempos, odiaba el negocio, y tenía que parar. Poco a poco fueron surgiendo una colección de canciones que me hicieron recobrar la ilusión y monté todas las canciones tocando todos los instrumentos. Luego, una vez terminada esa maqueta, se la enseñé a músicos amigos y me echaron una mano en el estudio para grabarla.

 

¿A qué se deben los siete años hasta Scampa!! Volumen 1?

– Desde que se publicó Plasticland hasta que monté una banda para llevarlo al directo pasaron 3 años, porque en principio Plasticland iba a ser solo un disco de estudio, partiendo de la idea de que me seguía gustando hacer canciones, pero montar una banda para salir de gira y todo el contacto con el negocio de la música, como que echaba para atrás. Finalmente la gente me convenció y termine formando la banda. Giramos en 2007 y luego, lo de siempre, dos componentes tuvieron que abandonar la nave por motivos de trabajo y demás. Pero esta vez ya era diferente porque al ser mi proyecto no tenía que empezar de cero. Entró Tony Gavilán a la batería en 2008 y es hasta ahora la formación más estable, con Julio Zabala a los teclados y guitarra y Álvaro Márquez en el bajo: La Pistola de Papá. Y aunque parezca que hubo una larga travesía entre Plasticland y Scampa!! Volumen 1, realmente pasaron cosas. Primero, en febrero de 2008, después de terminar de grabar 7 temas que tenían que haber sido el siguiente disco, José Romero, cantante de la banda por entonces, tuvo que abandonar la nave, por temas personales y de trabajo; también Juanma García, batería, se traslado a Madrid y era difícil compaginar todos. En esta entró, como dije antes, Tony Gavilán y montamos nuestra banda paralela de homenaje a The Kinks con motivo del 40 aniversario del Village Green Preservation Society. Giramos con ella y, ya estables, empezamos a preparar las canciones de Scampa!! Entre medias estuvimos tocando en Liverpool dentro del IPO Festival de 2009. Fue un periodo de silencio discográfico pero no de actividad.

 

La novedad respecto al anterior disco es que ahora cantas en castellano. ¿Lo pedían las canciones, fue algo natural, buscabas una mayor cercanía al oyente?

– Es curioso, porque las únicas canciones propias que he grabado en inglés fueron las de Plasticland. Siempre he compuesto en castellano, con Helio, Arden Lágrimas o Relicarios, pero las 8 de Plasticland fueron en inglés porque tanto Jose Romero como Chencho, que pusieron las voces en el disco, cantaban en inglés.

 

Según tengo entendido, hay dos discos hechos, distintos por la temática y el sonido, ¿no?

– Cuando empezamos a grabar las canciones en el estudio no teníamos pensando hacer dos discos. La idea era grabar todos los temas elegidos y luego elegir, algo que nos fue imposible, porque no sabíamos qué descartar. Decidimos entonces dividir los temas en dos discos y darle un poco de unidad a cada uno de ellos: así el primero lo llamamos el disco ‘luminoso’ y la segunda selección quedó con las canciones más personales y oscuras, las que se escapaban un poco más de la etiqueta de power-pop.

 

Y esa dualidad supongo que tiene que ver con el título, Scampa!!

– Pues el primero se ha llamado Scampa!!, así, con admiración, al ser como más optimista, y el segundo será Scampa??, con una visión más escéptica de todo. Al mantener el nombre pero cambiar el estado de ánimo, pensamos que tendría continuidad entre los dos volúmenes. Pensamos que era más fácil abrir con algo luminoso, que entrara mejor. Luego en el segundo el sabor agridulce de lo cotidiano vuelve a tomar el timón.

 

Habéis colgado vuestro disco para descarga libre en bandcamp. En tiempos tan revueltos con respecto a los derechos de autor, ¿estáis a favor de las descargas libres?

– Creo que hay que aprovechar los medios que Internet ofrece. En esta guerra de los derechos del artista y el acceso a la cultura hay muchos grises, no se puede ver desde una postura radical de blanco ó negro. Existe mucha gente beneficiándose de las descargas y a las que nadie apunta: me refiero a las empresas proveedoras de Internet. Por otro lado, los discos cuesta dinero grabarlos, además de trabajo y esfuerzo. Todo esto, junto a que ahora la gente oye más música que nunca por la red, hace de ella un escaparate que no podemos dejar escapar. Por eso hemos decidido colgar en descarga libre y legal nuestro disco Scampa!! Volumen 1, que se puede encontrar en: http://josecasasylapistoladepapa.bandcamp.com/album/scampa-volumen-1 . Quien lo desee, puede comprar una copia física en el mismo bandcamp o por correo escribiéndonos a: josecasasylapistoladepapa@gmail.com

 

 

¿Qué es lo que más te motiva a la hora de componer? ¿Cuál crees que debe ser tu papel como artista?

– Esa motivación no es algo que uno controle. Hago canciones como una expresión más de mi forma de entender la vida. Algunos escriben novelas, hacen un blog, pintan o hacen fotografías, y en esas actividades vuelcan lo que sienten, lo que les motiva e inspira del día a día. En mi caso, ese ejercicio de exorcismo se llama canciones, y encuentro en el pop la mejor manera de contarlo.

 

El disco aparece en Stiff Sur Records. ¿Es un sello creado por vosotros? Me imagino que lo de Stiff Sur será un homenaje al mítico sello.

– Sí, es nuestro propio sello. El camino de la independencia y la autogestión es de las únicas maneras de sobrevivir en este revuelto nuevo escenario de la música. Y pensamos en hacer homenaje a la mítica escudería británica de la nueva ola. De los primeros que tiraron para adelante con el ‘do it yourself`’.

 

Hay otros guiños como “Fascinación”. ¿Más? ¿Alguna canción o banda que haya inspirado algún tema en este álbum?

– Aparte de la versión del “No Dancing” de Elvis Costello que viene como tema extra en el disco físico, y de otra versión, también de Costello, de “I Want to Vanish”, que saldrá en el segundo, no hay más referencias directas, aunque sí flotan en los temas todas esas canciones y artistas que me han influido a la hora de componer y que La Pistola de Papá ha filtrado a través de sus propios universos musicales.

 

¿Fue aquella música que escuchaste en tu adolescencia a la que más te gusta volver una y otra vez? Citas a The Jam, The Who, Elvis Costello, la new wave, los sonidos mod…

– Es la influencia más evidente: mi adolescencia coincidió con esa época gloriosa para las canciones y eso marca. Fue el punto de partida. Luego, como suele suceder, vas descubriendo hacia atrás, buscando las raíces, y llegas a los 60 donde explotó realmente el pop con mayúsculas. Pero aun hoy en día se hacen buenas canciones, en todas las décadas se han seguido haciendo; en algunas se quedaron más escondidas pero solo es cuestión de buscar un poco. Siempre reivindico el pop, sin desmerecer al rock que también me gusta y mucho. Ocurre que el POP, así, con mayúsculas, es una de las mejores fórmulas para esos artefactos de 3 minutos, concentrados y directos a tus sentidos. Llevamos un tiempo que casi hay que pedir perdón por hacer canciones pop, está como desprestigiado, aunque en algunos casos puedo entender que la carreras de algunos artistas mainstream no han colaborado mucho en defender el término. Aunque siempre me ponen el marchamo de clásico, mi opinión es que el término pop para mí también puede indicar imaginación y riesgo, no tiene que ser exclusivo de algunos estilos más experimentales.

 

Cuéntanos sobre la pasada 1ª Noche de la Pistola Pop, con la -segunda- resurrección de Helio y The New Wave Band.

– Nos inventamos Las noches de la Pistola Pop como vehículo para combatir el aburrimiento en la escena de conciertos. La mejor manera de combatir tiempos como estos es la imaginación, y las noches temáticas de la Pistola Pop pretende ser eso: una reunión de bandas y artistas alrededor de un motivo, artista o estilo. En la primera, comenzamos con el power-pop y la nueva ola, y Helio, además de Astronautas y La Maquina F, se sumaron junto a la Pistola de Papá a la fiesta. Helio volvió a resucitar su The New Wave Band, con lo que la selección de canciones vino como pintada para la ocasión

 

¿Qué otros solitas o grupos estatales sigues o ves que tengan relación con lo que tú haces?

– La escena power-pop española se mueve a un nivel muy underground pero está claro que existen bandas interesantes. Me gusta el trabajo de Lapido, Doctor Divago, Octubre, La Granja, Los Hermanos Dalton, Feedbacks, Doctor Explosion, Leda Tres y muchas más.

 

En su día tampoco tuviste demasiado apoyo o suerte de la industria musical. Tú que has vivido dos épocas distintas, ¿cómo ves la industria ahora y cómo ves la de entonces desde el prisma de hoy?

– La industria de la música siempre ha tenido un apetito voraz, y desmedido por los beneficios, pero la gallina de los huevos de oro se acabó hace tiempo. Han tardado mucho en darse cuenta y se han empeñado en no querer cambiar el tan cacareado ‘modelo de negocio’. Hoy en día se empieza a no ver mal que un artista controle su carrera sin demasiados intermediarios. Lamentablemente, el momento económico actual no ayuda a que esta nueva formula madure, pero tiempo al tiempo.

 

Estas canciones podrían y deberían llegar a bastante gente. ¿Dónde creéis que está el fallo, dónde y cuándo se perdió esa posibilidad en la música pop?

– Quizás fue a finales de los 70 o principios de los 80, cuando las canciones que me gustaban aun copaban las listas de éxito. Los Jam, Pretenders, Madness, The Knack… ¡Muchas bandas sonando en los 40 Principales! Hoy se ve como algo casi irrepetible. No tendría que ser así porque tienen potencial suficiente para llegar a un montón de gente sin bajar la calidad de los temas. Los Bisbal y compañía de turno son el prototipo de canción pop, así nos va…

 

¿Sigues teniendo las mismas motivaciones que al principio, son distintas, más o menos ilusión?

            - La ilusión por hacer canciones no decae, el virus sigue activo, bien dentro, difícil sacarlo. Con el tiempo, uno ve las cosas con más perspectiva y busco disfrutar más de lo que vamos consiguiendo paso a paso, sin presión y huyendo de la ansiedad. 

 

{youtube}TSIjeAT7x40{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *