JON SPENCER BLUES BAND

Jon Spencer Blues Explosion, el poder del blues

 

Todo comienza con una explosión, al grito de “Let’s have a party!” -”¡Tengamos una fiesta”!-, y la siguiente frase audible entre todo tipo de aullidos lobunos es al propio Jon Spencer anunciando que “No toco blues, toco uh-rock’n’roll”. Y, por supuesto que lo uh-hacen.

 

Después de siete discos, Jon Spencer y sus colegas Judah Bauer y Russell Simins siguen haciendo de banda de acompañamiento para una encarnación sucia y ruidosa del Elvis más sumergido en los pantanos del Mississippi. Lo suyo es un desagradable -aunque disfrutable- asalto al blues del delta y, tal y como confirman los créditos del disco, en este caso cuentan con la colaboración armada de un puñado de amiguetes dispuestos a dejarse pervertir y a impregnar las estrías del disco de sus más arriesgados postulados.

 

 Acme fue producido por el rey de las producciones underground americanas, Steve Albini -el mismo de In Utero de Nirvana-, y cuenta con la participación del destroza blues Calvin Johnson, el investigador del hip-hop Dr. Octagon y el berlinés amante del ruido electrónico Alec Empire, así como apariciones estelares de Boss Hog -donde milita la española Cristina Martínez, esposa de Jon Spencer- y Luscious Jackson.

 

La fiesta con la que amenazan al principio, allá en los estudios de Chicago, tiene que haber sido una buena. Steve Albini no ha hecho más que plasmar el estilo sucio y primitivo del sonido de The Jon Spencer Blues Explosion, pero dejando que los chicos mostrasen también su devoción por nuevos sonidos. O sea, que si Jon Spencer vuelve a aullar entre ecos de Mick Jagger, Elvis Presley e Iggy Pop, y si a Judah Bauer se le deja hacer cometer todo tipo de tropelías con su guitarra, el resultado anda a medio camino entre Al Green, Muddy Waters, el funk de James Brown, el sonido más garajero de los Rolling Stones y los nuevos experimentos con la electrónica de tipos blancos como Beastie Boys o Beck.

 

Ya son siete los tratados con los que la Blues Explosion están reinventando el rock’n’roll para el nuevo siglo, creando un nuevo tipo de música que reconoce el blues como algo que consigue que quieras levantarte y ponerte a bailar o, cuando menos, a mover compulsivamente tu cuerpo. Y este nuevo tipo de rock no le tiene miedo a los samplers, los scratches, la electrónica, como muy bien prueban en cortes como “Lovin’ Machine” o “Talk About The Blues”. Más claro no lo podría decir nadie: “This is blues power” -”Esto es el poder del blues”-. La Blues Explosion no tienen simplemente el blues, tienen ‘el poder del blues’ y lo uh-demuestran.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *