JAMIROQUAI

Jamiroquai, funk dual

 

Dynamite es el sexto álbum de Jay Kay, más conocido como Jamiroquai, en trece años. Y todavía le quedan dos para cumplir el contrato que firmó con Sony al principio de su carrera. El hombre que mejor pone al día el libro de estilo de Stevie Wonder en la actualidad nada en millones, coches deportivos y mujeres atractivas, pero sigue teniendo el funk dentro de su cuerpo. Ahora, incluso con mensaje.

 

¿Por qué este nuevo disco suena más potente?

– He escrito más con la guitarra para este disco y quería que tuviera un aire de rock-funk, porque es mejor para tocar en vivo. Tiene que ver con el hecho de que he compuesto más con el guitarrista Rob Harris esta vez. Es más divertido. Queríamos hacer algo diferente, que no hubiéramos hecho antes, y parece una progresión natural.

 

Cuando trabajas en tu estudio, como has hecho antes, puedes tomarte el tiempo que necesites. Es diferente cuando pagas por ello. ¿Se vio afectado el proceso por las limitaciones del tiempo al grabar en otro estudio?

         – Trabajar en un estudio comercial crea una disciplina que no tienes en tu propio estudio. Por eso lo hicimos así, para ponernos retos. Con el primer disco, acabábamos de grabar a las seis de la mañana y a las once estábamos de vuelta, y así durante días. Al final, ya no escuchas nada. Eso era cuando tenía 22 años. Ahora tengo 35 y ya no tengo la energía para hacer algo así. Pero, más que con las limitaciones del tiempo, tuvo que ver con otras cuestiones. Por ejemplo, que había gente nueva trabajando en el disco, como el teclista Matt Jonson, lo que representa nuevos parámetros de trabajo. Además, si no has editado nada en tres años y medio, tienes que centrarte para hacer algo bueno. También tienes que pensar que es nuestro sexto disco. ¿Qué haces? ¿Sigues haciendo canciones como las de antes? Mucha gente nos dice que le gusta el primer disco, pero también los hay a los que les gusta más el último. Y tienes que hacer algo que te guste, porque tienes que salir y tocar ese material cada noche en las giras. Si no estás contento con ello, tienes un problema.

 

“Black Devil Car”, “Dynamite”, “Seven Days In Sunny June” o “Electric Mistress” muestran un lado positivo, pero también hay una cara antagónica, en la que expresas tu opinión sobre  cómo ves el mundo de hoy. Estoy pensando en “Give Hate A Chance” (“Dale una oportunidad al odio”).

         – Siento que, a veces, puedo ser dos personas distintas. Una es morosa y tranquila, y la otra quiere echarse unas risas y pasárselo bien. Esas dos facetas tienen su representación en la música, y es así de simple. La música es escapismo para la gente. En cuanto a “Give Hate A Chance”, es… No tengo ni idea de cuántos conflictos hay ahora en el mundo, 85 o 90, de todos los tipos, aunque la mayoría tienen que ver con la religión, por lo que parece difícil que la gente le pueda dar una oportunidad a la paz. Lo que todo el mundo hace diariamente, desde que existimos, es eso, así que lo que digo es que  si realmente no se le puede dar una oportunidad a la paz, entonces que se la den al odio, porque es la historia de siempre. Es una canción en la que me muestro cansado de la gente. Dice lo que quiere decir en el título y sirve como avance a “The World That He Wants” (“El mundo que él quiere”).

 

Que es la canción más política del disco.

         – Sí. Habla de cualquier dictador, aunque, en estos momentos, está dirigida a George Bush, un presidente que hace dinero con la guerra, ya que tiene acciones en empresas de armamento. El petróleo es la razón de que las armas estén allí. Cuanto más dure, más armas se necesitarán. Ha abierto un corredor por Pakistán, Afganistán e Irak, y no tardará en ir a por Irán. Este tipo tiene que darse cuenta de que no todos queremos vivir como en los EEUU, con un Taco Bell, un McDonalds y un Burger King en cada ciudad. He conducido por el desierto y cada ciudad es igual. Su Administración miente, y quería escribir sobre ello. Quiero deshacerme de él, porque sólo nos trae problemas. Sus patrones morales sólo son cortinas de humo. Saddam Hussein no es la razón. Si hablamos de dictadores demoníacos, hay muchos de los que ocuparse. Y si hablamos de terroristas, nosotros hemos tenido terroristas en el Reino Unido durante 35 años. Y en el pasado los EEUU pusieron a la CIA a intervenir en un montón de sitios:  El Salvador, Nicaragua, Chile… Como digo en la canción, está enviando a gente a la guerra, siendo consciente de que no volverán a sus casas. 

 

Éste es tu sexto disco en 13 años. ¿Cómo ves el futuro?

         – No lo sé. Simplemente doy un paso cada vez. Supongo que, en algún momento, se editará un disco de grandes éxitos, algo a lo que me opongo de alguna forma. También debo de tener en cuenta que hay gente que sólo conoce dos o tres canciones o que eran críos cuando empezamos, por lo que no me parece que les vaya a vender lo mismo dos veces. ¿Qué puedo decir? Sigues haciéndolo mientras puedes, mientras lo disfrutas, y yo todavía me lo paso en grande.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *