JAMES HUNTER

James Hunter, soul real

 

 

No deja de tener gracia que hoy se llame soul a lo que cualquiera hace. ¿Amy Winehouse? Dejémoslo en pop. ¿Van Morrison? Sigue editando discos, pero poco tienen que ver con sus grandes creaciones de los años 70. Y, sin embargo, hay otra gente más valiosa que pasa desapercibida. Por ejemplo, el crooner soul inglés autodidacta James Hunter, un auténtico soulman y nada más.

 

Con su disco del año 2006, People Gonna Talk, algunos lo descubrieron, pero el ya venía grabando desde el año 1996, en el que editó su debut Believe What I Say, que contenía dos duetos con Van Morrison, su mentor y máximo adalid. El año pasado publicó otra de esas joyas ignoradas titulada The Hard Way, disco que este próximo jueves día 5 de noviembre estará presentando por primera vez en Galicia, en concreto en la Sala Capitol de Santiago de Compostela.

 

The Hard Way es el disco que ahora presentas. ¿Cuáles son las novedades?

La grabación fue un poco más excitante que en ocasiones anteriores, porque el ingeniero del estudio Toe Rag, Liam Watson, usó un equipo mínimo, menor aun que en ocasiones anteriores. De hecho, toda la banda, excepto las voces y la guitarra, se grabó en una sola pista. Fue increíble. No podíamos creerlo. Él asegura que eso mejora la calidad de la grabación. No le creo. Seguramente, la razón es que no le gusta nada mezclar los discos, así que lo mezcla todo antes de que acabemos de grabar. Lo mejor para nosotros es que tenemos que hacer menos trabajo con ello después.

 

¿Es así como consigues ese sonido añejo? ¿Usas un equipo antiguo o simplemente buscas que suene retro?

Supongo que es la forma en la que escribo. Particularmente, es mi estilo favorito, esa clase de franqueza, lo apegadas que estaban a la tierra esas canciones antiguas. Cuando me pongo a componer, me sale así de forma natural. Si se puede decir que funciona, es porque lo enfocamos como si fuera música real, no con ese sentimiento reverente que impide que hagas algo auténtico. Desde mi punto de vista, todo lo que hago es escribir canciones pop. Sin embargo, parece que después lo que determina si es música pop o no es si la gente adulta lo compra.

 

¿Cómo es que un inglés se mete en la música soul de tal forma que decide que ésa va a ser su forma de vida?

– Realmente fue algo extraño. Hay muchas historias sobre cómo sucedió, y una de ellas es que yo tenía un compañero de trabajo en la compañía de ferrocarril británica que me tenía al tanto de las últimas reediciones y lanzamientos. Había alguna gente con las mismas inquietudes en Colchester. Probablemente también tuvo que ver que no hay mucho que hacer aquí. Si escuchas la música indígena inglesa, te dará una pista de por qué giré mi atención hacia la música americana.

 

¿En qué momento te diste cuenta de que no eras simplemente un fan y que esto era lo que querías hacer en la vida?

Más o menos fue paralelo a darme cuenta de que no era ‘empleable’ de acuerdo a los estándares. Creo que fue en los dos primeros años en los que trabajé en la compañía de ferrocarril; no quería un trabajo convencional. Creo que ésa fue la razón, además de evitar el trabajo. También coincidió con que me puse a tocar en la calle en Londres. Ahí fue cuando me empezaron a invitar a tocar en pequeños locales.

 

¿Por qué crees que el sonido soul de los 60 está de vuelta en las listas de éxito?

– Es lo habitual: lo que parece un movimiento, es una sucesión de coincidencias. Parece que un buen montón de artistas nos hemos dado a un estilo particular en el mismo momento. Es algo que sucede normalmente cuando la música pop pierde su camino y no sabe qué dirección tomar.

 

Eso es lo que ha pasado en los últimos años en las listas de éxitos.

Es algo inexplicable, ¿verdad? Hasta cierto punto, las estrellas del pop siempre han sido manufacturadas. Pero ahora es algo más extremo. Parte del proceso de hacerlos quiénes son es actualmente parte del entretenimiento. Todos parecen haber ganado algún concurso de televisión.

 

¿Del viejo soul -Memphis, Motown, Muscle Shoals, Staxx-, cuál es tu preferido? ¿Cuáles son tus cantantes favoritos?

Por encima de todo, el primer Motown, antes incluso de que se le llamara así, cuando todo era saxo barítono, flauta y pandereta. El primer Marv Johnson y la clase de cosas que Jackie Wilson hacía. Jackie Wilson demostró que podía haber un montón de pirotecnia en su estilo y ser, al mismo tiempo, completamente válido. Little Willie John por su pasión y The 5 Royales como grupo entero. Algunas de sus canciones se hicieron famosas en las voces de otros, como es el caso de “Think”, cantada por James Brown, o “Dedicated To The One I Love”, por las Shirelles. Algunas canciones son más famosas de lo que ellos nunca fueron.

 

Alguna gente te ha comparado a Sam Cooke. ¿Cómo te sientes?

Me parece un halago ridículo, pero no puedo objetar nada. Sé que hay ciertas similitudes en el sonido, pero en otros muchos niveles no puedo ni siquiera pensar en aproximarme a lo que hizo. Así que lo tomaré como el cumplido que es. Menos mal que él no está por aquí para sentirse ofendido por ello. No es que me alegré de que no esté vivo, pero sí tiene que haber un punto positivo, al menos él no tiene que ser comparado con ese imbécil inglés de Colchester.

 

Tu sentido del humor es bien conocido. ¿Cuál ha sido la mejor anécdota hasta este momento para ti?

Ejem… Ésa no… No, ésa no… Fui el único que pensé que ésa tenía gracia… Mejor, ¡preguntarme otro día por ella!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *