JACOBO SERRA

Jacobo Serra

 

jacobo-serra

 

Jacobo Serra se crió entre discos de ópera y tiene un máster en Derecho de la Unión Europea, pero aparcó las leyes para perseguir canciones. Se presentó con el EP ‘The word I never say’ y después publicó “Don’t give up”, su primer larga duración, por el que se le atribuyen referencias internacionales como Rufus Wainwright, Ron Sexsmith o Amos Lee, pero entre sus influencias cita a Mozart, Chet Baker y los Beatles.  The Autumn Defense, banda satélite de Wilco, le eligió como telonero en nuestro país en su última gira.

¿De dónde vienes?
De muchas partes y a la vez de ninguna. Soy un poco como el “Nowhere man” de Lennon. Creo que vengo de Londres o de Nashville o tal vez de las montañas, aunque quizás nací en Albacete.

Describe tu sonido.
Tristeza de la más honda felicidad.

Principales influencias.
Mozart, Beethoven, Verdi… Sinatra, Beatles, Paul Simon…

Tu disco suena, o te gustaría que sonara, como los de…
Cuando produje “Don’t give up”, la intención era que el disco fuera otra vuelta de tuerca a los discos de los 60 que me apasionaban. Un acercamiento moderno a esa manera más “beatle” de producir canciones.

Cinco discos de cabecera.
Por ejemplo: “Chet Baker sings”, de Chet Baker; “Strangers in the night”, de Frank Sinatra; “Rubber soul”, de The Beatles; “The Cole Porter songbook”, de Ella Fitzgerald y “Blue”, de Joni Mitchell.

Cinco canciones perfectas.
‘I will’, de The Beatles (“White album”), ‘From the morning’, de Nick Drake (“Pink moon”), ‘Little sister’, de Rufus Wainwright (“Want two”), ‘Lacrimosa dies Illa’, de Mozart (“Requiem en Re Menor KV626”), ‘Good vibrations’, de The Beach Boys (“Smiley smile”).

¿Prefieres estudio o directo?
Me encanta grabar, pero el directo es una necesidad para el artista.

¿A quién te gustaría telonear?
A Neil Hannon (The Divine Comedy) o a Damon Albarn, o tal vez a Madeleine Peyroux.

¿En qué disco de homenaje te gustaría participar?
Nunca me lo había planteado.

¿Qué canción del cedé es la que mejor te representa?
Difícil responder. Puede que el último corte del disco, ‘Fly away’.

Tienes cincuenta palabras para vender tu primer disco. ¡Adelante!
Mi disco es una oda a la superación. “There’s no problems, only solutions…” Os invito a que jamás os rindáis. De eso trata “Don’t give up”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *