JACKIE

Jackie

Pablo Larraín (Vértigo)

 

 

Es casi imposible imaginar cómo será la reacción de alguien ante unos hechos tan dramáticos que le cambien la vida, como será la realidad que sigue a un acontecimiento así. Jackie intenta aproximarse a los sentimientos que siguen a una tragedia, concretamente a la huella que dejó en su mujer el asesinado de John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963. Aquí no se busca recrear aquellos hechos sino imaginar lo que sucedió a continuación, cómo solventó esa mujer una crisis que fue familiar, humana y política a la vez.

 

Natalie Portman se mimetiza en Jackie, fundiéndose en su personaje, en una recreación intimista e introspectiva, llena de matices y registros, permaneciendo en pantalla en casi todas sus secuencias. Lo suyo es una interpretación y no una imitación, al lograr la empatía con el espectador y dotar de alma a esa mujer que le tocó interpretar el papel de encargada de mantener la dimensión pública de la obra de su marido.

 

El otro puntal de la película es la dirección de Pablo Larraín a partir de un guion de Noah Oppenheim, una biografía cinematográfica arriesgada, poliédrica, nada convencional. Su singular visión deslumbra al repasar los días posteriores al magnicidio a través de momentos puntuales, en un virtuoso puzle en el que se alternan una entrevista, un rodaje para televisión de una visita guiada por la Casa Blanca, las conversaciones con un sacerdote…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *