J TEIXI BAND 2009

J. Teixi Band, en el calor de la noche

 

Desde hace doce años viene funcionando en nuestro Estado una banda que hace el mejor rock-soul en castellano sin que se le preste la atención que merece. Javier Teixidor encabeza un cuarteto que reúne a gente de Mermelada y Los Elegantes, dos grupos que desde finales de los 70 y hasta bien entrados los 90 hicieron del rhythm & blues en castellano su santo y seña, con unos directos incendiarios que aún mantienen. Hazme una seña es su octavo disco que Javier Teixidor nos presenta. 

 

¿Qué te tiene que tocar para disponerte a grabar un nuevo disco?

            – El tener 14 /15 nuevas canciones que no puedes dejar de tocar en el estudio y que de alguna manera estás como obligado, como un resorte, a trasladarlas a un formato que le llegue a la gente o a los directos.

 

¿En qué dirías tú que se nota la evolución en este octavo disco Hazme una seña respecto a los anteriores?

            – Este álbum completa lo que yo llamo la trilogía Warner. Crónicas (2005) era un recopilatorio, un repaso a nuestros anteriores discos, como un broche final a nuestra etapa con Desobediencia Records, que nos ayudó a encontrar nuestro sonido como banda y a multiplicar nuestros conciertos; de paso, incluía “Psychedelic Sallly” como single de éxito. Voodoo Bar (2007) tenía nuevas canciones y un DVD en directo y, ahora, con hazme una seña hemos dado un paso más, con un sonido más abierto, cuidando al máximo la producción, pero sin perder la frescura. Sí, quizás sea eso lo que define al disco.

 

¿Está este álbum más escorado hacia el soul?

            – Tiene muchos elementos souleros, pero sin abandonar nuestras referencias de rock americano. A la hora de elegir las canciones que formarían parte del álbum si que vimos lo que comentas: hemos abierto el abanico de influencias un poco más hacia la música negra o semi-negra.

 

¿Es una colección de canciones que han ido surgiendo o hay algún elemento en común detrás?

– No nos hemos planteado hacer un álbum conceptual, sino que todas las canciones del disco sean buenas canciones. Partimos de la idea de hacer un disco en estudio, con al menos 20 canciones, para luego ir desechando algunos temas y seleccionar doce. Al orden sí que le hemos querido dar un sentido y un desarrollo, como siempre hacemos en busca de la escucha adecuada.

 

Recuperáis algún tema ya conocido. ¿Puedes explicarnos la razón?

            – Dos temas que compuse para MERMELADA, “Hace tiempo” y “Al corazón”, que estábamos tocando en directo con otros arreglos y nos pareció que transmitían mucho de la banda ahora. Nos planteamos hacer varias tomas en el estudio, y tienen otra dimensión que las hace más grandes sin perder la rabia de cuando las compuse.

 

¿Qué canción os gusta más de este último álbum y cuál está resultando mejor en directo?

            Bueno, es muy difícil definirte por una canción. Cada una tiene un estado de ánimo diferente, por lo cual te pueden decir diferentes cosas a diferentes horas del día. Las doce primeras canciones son las que más nos gustan.

 

¿Crees que vuestros discos tienen la repercusión que debieran? ¿A qué crees que se debe?

            – Sí, realmente estamos muy contentos de trabajar en una multinacional como Warner, ya que nos da la posibilidad de acceder a muchos más medios que a través de una independiente. Hacemos música que tiene un gran potencial y siempre nos gusta llegar a más gente. Fuera de etiquetas, nuestra música es un lugar donde no reservamos el derecho de admisión, vengas de donde vengas

 

¿Está este Estado preparado para el rythm & blues? ¿Ahora más que antes o no han cambiado las cosas?

            No creo que esta pregunta se las hagas a Beyoncé… Ahora en serio, la gente escucha música y le gusta o no le gusta, no creo que haya que pedir carné o poner etiquetas. Me refiero a que habría que preocuparse de que la gente pueda escuchar las diferentes ofertas o tendencias o estilos que existen en la música, de que conozcan lo que hacen muchas bandas y artistas de toda partes del mundo; en definitiva, cultura musical. Nuestra música es para el mundo… y Beyoncé es puro marketing de una tía que canta bien. Pero no creo que nadie sepa ponerle nombre a lo que canta.

 

 

¿Cuáles son los mejores y los peores recuerdos del pasado como Mermelada o Los Elegantes? ¿Cambiarías algo?

            Creo que son dos grupos que se caracterizaron, sobre todo, por tener soberbios directos. Y no, no cambiaría nada de mi experiencia como músico.

 

¿Sentís que la gente os valora más con el paso del tiempo?

            El tiempo nos llena de energía y solidez. Es una marca, un guiño

 

¿Cuál es el secreto de seguir tocando 30 años después con la misma fuerza?

– Tener muy claro el camino que escoges y de dónde vienes, mantener la banda siempre dispuesta a hacer buenos directos y a compartir cada momento de nuestra vida con la música.

 

No sé si tus gustos musicales han evolucionado a través de los años. Si la ha habido, ¿quieres explicar un poco cómo ha sido esa evolución?

– Siempre me ha gustado la música negra (blues, soul, rock, rhythm & blues) y me sigue gustando. La evolución viene con la persona, con la vida, con la experiencia, con las hostias que te das, cuando lloras o cuando ríes.

 

¿Hubo un hecho o un disco que te decidiera a dedicarte a esto?

– En mi caso fue la bocanada de aire fresco que nos vino desde Inglaterra a mediados /finales de los 70, con grupos que reivindicaban las canciones de tres minutos, desde Doctor Feelgood a Elvis Costello, y de Graham Parker a los Ramones en los USA.

 

¿Y cuáles son los discos o artistas a los que vuelves una y otra vez?

– Por supuesto si uno tiene muy claro sus raíces musicales, es lógico y necesario recurrir a ellas, desde el sonido Atlantic a la Tamla Motown, pasando por Muddy Waters o Bob Dylan. Son mis raíces y siempre buscaré en ellas como curar el dolor de mi alma.

 

¿Ves algún eco de lo que has hecho en otros artistas?

            – Eso lo tiene que decir otros, pero Mermelada en los 80 continuó un estilo de música que en España tuvo un gran éxito, pero que en los 70 se perdió y hubo un gran vacío. Nosotros fuimos herederos de grandes grupos de r&b españoles como Los Sírex, Los Mustang, Los Salvajes y otros muchos. J. Teixi Band es una aventura maravillosa heredera, también, de estas formaciones, pero para el siglo XXI.

 

¿Es muy distinto el panorama musical actual del que tú has vivido durante estos años?

– Es muy distinto y muy peligroso: las radio-fórmulas están pegando una puñalada trapera a la industria y, de paso, a la creatividad de cientos de grupos o artistas nuevos. No programan novedades, utilizando el famoso efecto KISS FM; o sea, que sólo programan oldies y más oldies. ¿Quién pone música de interés en este país? La fórmula Operación Fracaso está moribunda y seguimos oyendo las mismas fórmulas pop una y otra vez. ¿Será así hasta que les echen de la radio?

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de estos años en el mundo de la música?

– Imposible de contártela: estamos en horario infantil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *