J MASCIS

J. Mascis, acústico a su pesar

 


Quien lo haya visto en alguno de sus conciertos por nuestro Estado, no podrá olvidar la ya habitual descarga eléctrica que sale de los amplificadores y los instrumentos de Dinosaur Jr. Allí está siempre J. Mascis, ahora retomado el grupo tras un parón de algunos años, con su eterna melena blanca, dejándose la voz y, sobre todo -suponemos-, los tímpanos. Llegamos a 2011 y se anuncia disco en solitario de J. Mascis que, aunque digan lo contrario, no es el primero (ahí están Martin + Me (1996), The John Peel Sessions (2003), J and Friends Sing and Chant for Amma (2005) y J Mascis Live at CBGB’s (2006). Bien, puede haber algo de juego en que lo tenga que sostener él solo, pero poca sorpresa y pocas novedades podríamos esperar si siguiese haciendo lo que su banda madre.

 

Sin embargo, sin preaviso, suenan las primeras notas y se trata de una canción acústica. No una, sino diez, casi enteramente acústicas, todo un acontecimiento en el mundo de J. Mascis. Por eso apetece entrevistarlo esta vez… aunque el resultado sea el de siempre: un J. Mascis lacónico, desganado, poco o nada interesado en las preguntas. Le dejamos tiempo para cada respuesta a ver si salen más de dos palabras de su boca porque pensamos que el disco, Several Shades of Why, bien merece su defensa.

 

Empiezas mañana una gira en Nueva York. Supongo que te pillo ensayando.

– Sí, empiezo mañana la gira, aunque la verdad no he ensayado demasiado. No sé cuántos conciertos haré. Estaré en el Festival South by Southwest en unos días y después habrá también una pequeña gira europea.

 

Tengo entendido que el disco es idea de tu compañía. ¿Habías pensado en ello antes? ¿Se trata de canciones escritas expresamente para este álbum?

– No demasiado. Supongo que el disco es resultado de que alguien me haya empujado. Hice unos pocos conciertos en solitario hace como unos diez años en Seattle y ahí fue cuando Meg, de Sub Pop, me vio y me empezó a hablar de esta posibilidad. Tenía un par de temas compuestos y los demás son nuevos.

 

¿Cómo te sientes trabajando con limitaciones? ¿Cómo cambia la dinámica de las canciones?

– Esa era la idea, hacer algo distinto, prescindiendo de la batería (solo hay una pandereta en un tema) y de la guitarra eléctrica, así que tuve que trabajar de forma distinta, aunque se mantiene parte del fuzz tocado con acústicas en “What Happened”, “Is It Done” o “Where Are You”.

 

Has contado con algunos músicos. ¿Cómo fue el proceso de grabación en este caso respecto de la producción y los arreglos? ¿Y su participación?

– Bueno, he contado con algunos amigos para que tocasen en el álbum y consiguiesen las atmósferas que iba buscando, así que hubo que organizarlo, pero tampoco nada excesivamente complicado. Les dejé libertad para que tocasen lo que les pareciese adecuado y, después, fui eligiendo lo que me parecía mejor para el disco.

 

 

Se puede entender el disco como una reacción a tus giras recientes con Dinosaur Jr. ¿Te imaginas tocando estas canciones en formato eléctrico?

– Sí, supongo que se trata de un descanso de ese tipo de giras, aunque también es cierto que me sigue llamando más la atención salir de gira con una banda y tocar alto. De hecho, alguna de estas canciones se podría interpretar con todo un grupo en formato eléctrico.

 

¿Qué crees que sorprenderá más a la gente de este disco? Podría llegar a una audiencia mayor.

– No lo sé, aunque supongo que habrá gente a la que este tipo de formato le apetezca más que uno totalmente eléctrico y otros que quieran darse un respiro de escuchar discos con el volumen al máximo. De todas formas, no sé si le darán a la gente la oportunidad de escucharlo. Será interesante comprobarlo.

 

No parece un disco de 2011, sino que podría haber sido editado hace 40 años. Tiene más que ver con el folk inglés de finales de los 60 y el sonido de la Costa Oeste.

– Sí, puede ser que este disco no tenga una fecha tan clara escrita en su cubierta. Estuve escuchando bastante el folk inglés de entonces, como Pentangle, Fairport Convention, Incredible String Band o Bridget St. John, cosas así, además de Crosby, Stills, Nash & Young.

 

¿Cuáles son tus discos acústicos favoritos?

– (Se toma una eternidad para contestar) Estoy pensando en un disco acústico que realmente destaque sobre los demás… No sé si me acuerdo…

 

¿Sientes que con los años ha cambiado lo que quieres decir en tus canciones o, más bien, la forma de decirlo?

– No lo sé… Puede que haya cambiado yo y que la música siga siendo la misma…

 

Vendrás a España, como has comentado. ¿Cómo te planteas en esta ocasión los conciertos?

– Aquí, en los Estados Unidos, Kurt Vile y The Black Heart Procession estarán abriendo las actuaciones y después tocarán conmigo algo. Puede que vayamos incorporando otros músicos a la gira. No sé cómo será en Europa; supongo que iré yo solo.

 

Tendrás que enfrentarte tu solo a todo el escenario, así que imagino que no será fácil. ¿Tocarás alguna versión además del disco?

– Sí, es mucho más estresante, mucho más duro, porque todo el peso está sobre mí, sin el grupo detrás para respaldarme, y no soy precisamente Richard Thompson. Tocaré el disco y puede que alguna versión. Hay una en concreto de Edie Brickell & the New Bohemians, “Circle”, que conocí cuando Murph ponía su disco en la furgoneta.

 

Por último, ¿recuerdas alguna anécdota de tu experiencia en el mundo de la música?

– Pues sí, nunca creí que llegaría a escuchar a mi compañía de discos decir que no había un single en uno de mis discos, pero ese día llegó y realmente fue muy raro.

 

{youtube}aqqH16oePQg{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *