IVAN FERREIRO

Iván Ferreiro, las tres y media

  

  

 

 

Picnic extraterrestre es el tercer disco de Iván Ferreiro, si excluimos del cómputo su mini-LP Las siete y media. Rodeado de un equipo con el que viene colaborando hace un tiempo, ha grabado este nuevo álbum que ahora nos presenta.

 

 

Tercer disco -y medio- ya. ¿Qué te sigue motivando a la hora de componer? ¿Es una necesidad vital?

– Componer es algo que simplemente me sale. Me dan ganas. Supongo que estoy un poquito enganchado. No sé qué me motiva a hacerlo, pero supongo que escribiendo me deshago de mis fantasmas y creo ilusiones nuevas. 


Es curioso. Algunos días me entra muy bien el disco, y en otros voy escuchando detalles nuevos. Parece distinta la sensación según el día. ¿Sabes si es normal esta reacción con este álbum?

– Espero que sí. La idea, como casi siempre, es que las canciones tengan múltiples lecturas. Me gusta que escondan más sensaciones de lo que parece a simple vista. Creo que las emociones no son algo calculable y espero que las canciones contengan esa imprecisión. 


La idea era reflejar las sensaciones que una persona siente durante el día. ¿Fue premeditado o te diste cuenta al acabar el disco?

– La verdad es que no lo sé. No sé qué fue primero, si el disco  o intentar recoger esas sensaciones de un día. Los discos se construyen poco a poco y, en todo ese proceso, se van pegando cosas. 


¿Ves este álbum más una continuación que una ruptura respecto a Mentiroso, mentiroso?

– Yo siempre veo mis discos como una continuación. Creo que ciertas rupturas marcan esa línea. No se puede continuar algo si no se cambia un poco, o mucho.

 

En este álbum hablas más que nunca de las historias de los demás, reales o ficticias. ¿Es más fácil componer así o te ha dado más quebraderos de cabeza?

– Sólo es una forma diferente de entrarle a las canciones. Si escribes sobre ti, acabarás hablando de los demás. Y si hablas de los demás, seguro que acabas hablando de ti mismo.


¿Cuál fue el papel de tus colaboradores en la composición y en los arreglos?

– Yo no hago los discos solo. Amaro y Pablo Novoa me ayudaron a escribirlo. Sin ellos simplemente no existiría. Después llegaron los demás, y gracias a ellos pudimos darle la forma que tiene. 

 

   

 

  

 ¿Se podría decir que la mayor evolución en este disco está en los arreglos y en los teclados precisamente?

 

– Mmm…. No lo sé. Está claro que en los arreglos y teclados hay algo muy personal, pero creo que también los textos y las armonías han sufrido una evolución.


Y en cuanto a la mini-serie, ¿la intención era simplemente entretenerte y pasarlo bien? ¿Cómo debe tomarla quien la vea?

– Sí. Fue una mera diversión. Nos aburríamos y teníamos un material muy bueno. No pusimos a montar y grabar y nos reímos mucho. El que la vea, que se divierta. Está para eso.

 

¿Se podría decir que este disco es el más optimista de los tuyos,
aunque sea un optimismo más bien resignado, de aceptar lo que hay a tu alrededor e intentar sacarle algo?

– Puede ser. Sí creo que es un disco optimista. De un optimismo suicida. De lo que se trata es de la búsqueda de la felicidad a pesar de todo.


Supongo que eso tiene que ver con tu estado de ánimo, con ir
creciendo. ¿Crees que eso siempre acaba por salir en las canciones aunque la idea sea hablar de historias de otros?

– Mi estado de ánimo influye decisivamente. Al fin y al cabo, se supone que va de eso, de reflejar estados y ver a los demás es muy inspirador…..


Tienes un público fiel. ¿Crees que el músico debe seguir sus instintos y experimentar siempre, marcarse nuevos retos, que los seguidores vayan creciendo con él o quedándose en el camino, si es el caso?

– Creo que los músicos, como todo el mundo, tenemos que crecer. Estamos casi obligados a buscar dentro y fuera. Además, en mi caso, creo que la gente quiere que me enrosque y trate de hacer canciones nuevas, canciones que cuenten como crecemos, o como no crecemos, y que plantee los conflictos que esto supone.


¿Cómo llevas trabajar en la música en estos tiempos tan turbulentos? ¿Ha cambiado para ti la situación?

– Ha cambiado mucho. Todavía no sabría decirte en qué se basan esos cambios. Solo se que todo está cambiando y es difícil saber qué hacer.


¿Cómo has vivido los cambios cibernéticos con descargas y todo eso desde que empezaste? ¿Cómo te ha afectado?

– Yo lo he vivido con ilusión. Me gusta Internet y como usuario y músico me ha dado muchas cosas. También es verdad que ha estropeado otras muchas, pero todavía es pronto para hacer balances.


Aun así, tú te comunicas con tus seguidores mejor ahora gracias a la red. Supongo que para ti es positivo, ¿no?

– Eso sí es positivo, aunque lo cierto es que también es difícil comunicarse con la cantidad de información que recibo todos los días. Hay una pequeña saturación. A veces no se dónde mirar o a qué contestar.


¿Qué tipo de cine y literatura te llega más? ¿Y cuál es la que tiene más relación con este álbum?

– A mí me gusta especialmente la ciencia ficción, y el disco está íntimamente relacionado con ella. Pero disfruto de todos los géneros: me van los dibujos animados, las comedietas románticas y las películas de vaqueros.


Fuera de España, ¿dónde has tocado? ¿Cómo te han recibido? ¿Dónde te gustaría ir?

– No he salido mucho, y allí donde fui no tenían ni idea de quién era. Me gustaría ir a cualquier sitio nuevo. Donde me lleven las canciones.


Has vivido en Madrid y Nigrán, al menos que yo sepa. ¿Qué poso han dejado en ti como persona? ¿Y en tu música?

– En Madrid no he vivido tanto. El Val Miñor es mi casa y creo que lo llevo dentro de una forma muy íntima. Mi música es como el Val Miñor: europea, latina y atlántica.


¿Qué queda hoy de aquel chaval que empezó hace bastantes años en Los Piratas? ¿Es muy distinta la realidad ahora de cómo te la imaginaste entonces?

– Creo que me parezco bastante a quien era. Solo soy más viejo. Y la realidad ahora es muy distinta. Absolutamente. No tiene nada que ver con lo que me imaginaba.


Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota en este tiempo en el mundo de la música?

– No sé si lo mejor es una anécdota, pero creo que lo mejor es la gente que he ido conociendo. La posibilidad de mezclarme con otros y conocer más sensibilidades.

 

 

 

{youtube}iKaEgHHvjx4{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *