INDY TUMBITA

Indy Tumbita: el rock es un sinvivir, pero le (nos) gusta

 

 

Israel Ruiz es, probablemente, el músico más hiperactivo del país, el que más proyectos tiene y ha tenido. Vive intensamente desde hace casi 20 años el rock and roll y, aunque aún no ha llegado a todo su público potencial, especialmente fuera de Galicia, bien que debería. Con su alter-ego Indy Tumbita acaba de editar Bay Vibrations, un disco que partiendo del surf y el rock llega a otros estilos, pasando por el tex-mex, el jazz, el easy-listening… Conversamos con él en medio de su ajetreada y siempre interesante agenda. 

 

Bay Vibrations es tu nuevo disco. ¿Cuándo te diste cuenta de que aquí había un nuevo proyecto, un disco con una unidad y entidad por sí mismo?

– Hace unos años Pedrito Diablo & Los Cadáveras grabamos un par de temas para la banda sonora de un documental que nunca vio la luz y, tras decidir que el grupo iba a estar parado durante un tiempo indefinido, me parecía una pena que esas canciones quedaran en un cajón (“La Rosa y el Puñal” y “Ayahusca” son sus títulos). Poco a poco fui componiendo otros temas instrumentales para programas de televisión, para los directos de Los Duques de Monterrey o simplemente por el gusto de hacerlo, así que cuando me vi con un buen puñado de ellas, me lancé al estudio acompañado de un montón de colegas que me ayudaron a hacer posible este trabajo.

 

Si no me equivoco, es el primer disco acreditado a tu nombre artístico sin más. ¿Es más personal o se trata de un trabajo en el que la responsabilidad es toda tuya?

– Se trata de un recopilatorio de canciones que he ido componiendo en los últimos años y, al no haber una banda como tal ni ningún tipo de compromiso, fui marcando a mi antojo los tiempos y estirando las sesiones hasta que daba los temas por terminados o se acababa la cerveza, según el día. Sí, este disco huele a Indy Tumbita por todas partes.

 

¿Colaboró alguien en el disco? ¿Eres tú quien canta en “La rosa y el puñal”?

– En el disco colaboraron mis compañeros de Pedrito Diablo, Los Duques de Monterrey o The Voodoo Bandits (es la banda que me acompaña en directo) en algunas de las canciones, en otras me puse cabezón y grabé yo prácticamente todo excepto las baterías porque para eso soy peor que un mono. Y sí, las angelicales voces de “La Rosa y el Puñal” son de Charlie Méndez (bajista de los Bandits) y mías. Los niños cantores del Tirol aún están temblando del susto.

 

Muy bueno el subtítulo que lleva, “Join the Fabulous Trip of…”. Es posible aventurar lo que querías decir con ello, pero mejor si nos lo cuentas tú, si no te importa.

– Me gustaba la idea de no hacer un disco con los patrones típicos del surf instrumental, que fuera algo más abierto aprovechando la cantidad de músicos que pasaron por el estudio. Creo que los diferentes matices del álbum sugieren esa idea de viaje musical evocando distintos ambientes; el flamenco, el jazz, el rock, el surf… están ahí, aunque el disco no sea de ninguno de estos estilos en particular. Son como pinceladas de diferentes géneros que siempre me han gustado y que enriquecen el resultado final.

 

¿Y es descabellado pensar que en él incorporas también sonidos o ecos de buena parte de tus aventuras y proyectos anteriores?

– Me gusta pensar que tengo un estilo particular y un modo de trabajar que se refleja en todo lo que hago. Una vez hablando con Nikki Sudden de su disco junto a Jeremy Gluck y Rowland S. Howard, I Knew Buffalo Bill, me decía que él, hiciera lo que hiciera, siempre era él mismo y que eso se tenía que notar en todo su trabajo. Espero que en mi caso sea igual.

 

Escasos cinco meses después de editar el álbum, le has dado continuidad con el single digital O rincón de Poty, que contiene “En Mogor ao Solpor” y “Cocktail, Lanses e outras historias”. Además de los títulos en gallego, que no había ninguno en el álbum, y una onda más easy-listening, ¿en qué se diferencian estas dos canciones? ¿O es simplemente que aparecieron después?

– Con el ambiente tan ecléctico del álbum creo que podrían haber aparecido en él perfectamente pero, como bien dices, surgieron después y su proceso de gestación y grabación fue muy distinto. Son canciones con un aire bossa nova que grabé en casa tomando cocktails mientras recordaba el tiempo en el que viví en la playa de Aguete (Marín). Una maravilla. La verdad es que los subí esperando a que cuando pase por allí este verano me inviten a un par de cacharros. No responde a ninguna estrategia comercial genial… o sí, según se mire.

 

Es una pena que un trabajo tan conseguido no llegue a más gente. ¿Qué tendría que cambiar, qué crees que tendrías que hacer para que así fuera?

– Si supiera lo que hay que hacer, ya lo habría hecho, pero la verdad es que no tengo ni idea. Yo voy a seguir tocando, componiendo, viajando y viviendo el rock pase lo que pase, así que si un día suena la flauta, bien y, si no, también. Lo que no soporto es a los llorones. No vale parar.

 

Grindhouse, Los Arenas, Pussycats, Thee Tumbitas, Los Villanos de Boraville, Los Cadáveras, Pedrito Diablo y Los Cadáveras, Los Fortunas, Heroínas, Joao Tomba e a súa Orchestra TDK Chrome, Los Alimañas, Indy Tumbita’s Gangs Bang, Antonio Cafre y los Traumáticos, Óscar Avendaño y los Profesionales, Indy Tumbita & The Voodoo Bandits, Los Duques de Monterrey, Selvática… Tu hiperactividad está fuera de duda, y no creo que haya un músico con tantos proyectos en toda España. ¿Israel Ruiz no sabe decir que no o es que en ello le va la vida?

– Israel Ruiz, Indy Tumbita o Joao Tomba… Soy tripolar y me dedico únicamente al rock ‘n’ roll, así que el tener el triple de proyectos que el resto parece algo normal. Solo rezo para que no funcionen todos a la vez porque podría entrar en colapso. Rock for life, life for rock.

 

De todos esos proyectos, ¿cuáles sientes como más tuyos?

– Algunos fueron grupos de colegas de adolescencia y otros son colaboraciones, así que me quedo con los que he montado yo o soy una parte importante en la dirección del mismo: Thee Tumbitas, Los Villanos de Boraville, Los Cadáveras, Pedrito Diablo, Joao Tomba, Indy Tumbita’s Gang Bang, Los Traumáticos, The Voodoo Bandits y Los Duques de Monterrey.

 

¿Y cuáles siguen en activo?

– Nunca entierro los proyectos porque nunca se sabe lo que puede pasar. De hecho, tengo grabado mucho material con varios de ellos que nunca ha visto la luz y que quizá algún día lo haga. Actualmente en los grupos que estoy trabajando son Joao Tomba, Los Duques de Monterrey, Los Traumáticos e Indy Tumbita & The Voodoo Bandits, además de colaborar con Heroínas y Selvática. Un sin vivir pero me gusta.

 

 

¿Qué hay del programa de televisión Mission Tomb-A-Loo? ¿Se quedó en un piloto? ¿Qué hiciste ahí? ¿Se puede ver en algún sitio?

– Eclipsis es el estudio de grabación donde trabajo junto a Paco Serén (Los Piratas, Los Duques de Monterrey) y donde le doy forma a muchos de los proyectos en los que estoy involucrado. Hace un par de años, en el tiempo libre del estudio, se nos ocurrió hacer un programa de TV utilizando algunas grabaciones que ya habíamos hecho para publicitarlo. Poco a poco se nos fue yendo de las manos hasta que creamos Mission Tomb-A-Loo, un programa musical que presento como Joao Tomba. Una especie de Buenafuente mezclado con M.A. Barracus y el inspector Gadget pasado de speed que pretende solucionar el orden mundial a base de rock and roll. Un delirio, vamos. Por el momento es sólo un piloto que se puede ver en youtube (https://www.youtube.com/watch?v=CGxXQB3x_Zc) pero no descartamos seguir con la misión.

 

¿Y qué hay del documental Joao Tomba: El Regreso? ¿Cuál era la idea? ¿Dónde se puede ver?

– El espectáculo de Joao Tomba es como una ópera rock en miniatura y, para que se entendiera mejor el personaje, hicimos este documental. Se trata de un trabajo patafísico dirigido por Alberto S. Lozano de cuyo guion me encargué yo con la aparición estelar de amigos como Linda Lamarr, Julián Hernández, Perico… Al igual que el programa de TV también se puede ver en youtube (https://www.youtube.com/watch?v=e9BISxhe6cw).

 

¿Se llegó a editar el libro con los relatos de Ronnie Coitelo a medias con Ash Santos?

– Es uno de los proyectos que tengo pendientes y que me encantaría poder realizar algún día. Por el momento los relatos se pueden leer en mi web: http://www.indytumbita.wordpress.com bajo el título “¡La que has liado, Ronnie!”.

 

Hay una hamburguesa dedicada a ti, ¿no? Tomba Burger. ¿De quién fue la idea y dónde se puede catar?

– Uno no es una verdadera estrella del rock si no destroza nunca una habitación de un hotel, si no tiene problemas con las drogas y si no tiene un plato con su nombre en un restaurante. Aquí os dejo el enlace con el tutorial para preparar mi hamburguesa. https://www.youtube.com/watch?v=cf7RapwP1Is. El resto os podéis imaginar cómo va.

 

John Peel te dedicó unas elogiosas palabras en su programa de la BBC cuando grababas como Pussycats, llamándote el mejor guitarrista de España.

– Esto es de esas cosas que te hacen pensar que siempre hay alguien que se droga más que tú. La verdad es que que una persona tan importante en la historia del rock como John Peel me haya dedicado esas bonitas palabras es un alucine.

 

¿Compensa en este país hacer la música que haces?

– La música equilibra mi mente, me compensa los dos hemisferios y por el momento sigo aquí. Me gusta el peligro y voy a saco.

 

¿Sigues teniendo los mismo gustos musicales con los que empezaste: Jimi Hendrix, Guns ‘N Roses, Anthrax, Public Enemy, Jane’s Addiction, Iggy Pop…?

– Esos eran los grupos que escuchaba con doce o trece años cuando era una leyenda del RollerSkate local. Algunos de ellos los dejé aparcados en el mismo sitio que los patines, y los otros, Iggy y Hendrix, siempre me han acompañado. Últimamente estoy escuchando cosas como Manuel Galbán, Enrique Delgado, Marc Ribot y Los Cubanos Postizos, Los Espíritus, Sonido Gallo Negro, The Jetz, The Bambi Molesters, Glitter & Litter, Hitmen, Hollywood Brats, Raw Fun, José Alfredo Jiménez, Hermeto Pascoal, Wes Montgomery o Pyramid Blue por citar algunos nombres. Depende del momento.

 

¿Cómo ves tu evolución en estos casi 25 años en el rock?

– Teniendo en cuenta que John Peel dijo de mí en 1999, cuando sólo tenía 19 años, que era el mejor guitarrista de España y que sé que ahora toco mucho mejor, creo que me queda poco para semidios. Poco a poco, partido a partido. Así, de risas.

 

De lo que has hecho, ¿de qué te sientes más orgulloso?

– Recuerdo con muchísimo cariño un concierto de Simarra que hicimos en el Cine Salesianos de Vigo cuando apenas teníamos 9 años. Tal y como lo tengo grabado en mi mente, los Siniestro Total quedaron a la altura de Luis Fonsi después de aquello.

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota que te ha sucedido en este tiempo en el mundo de la música?

– Después de un concierto de Joao Tomba en el Gruta 77 teloneando a The Pretty Things, Dick Taylor me dijo que le gustaba mucho cómo tocaba la guitarra, por lo que casi enloquezco de alegría; pero acto seguido me dijo que por eso no entendía por qué hago esa mierda (me resultaba complicado explicarle el tema de la retranca y ahí se quedó la conversación). Los dos siguientes conciertos de The Pretty Things fueron en Galicia (Cangas y Coruña), y dos colegas míos le fueron a preguntar por mí. Me imagino a Dick sin salir de su asombro. Te encuentras a alguien de su talla musical y lo primero que le preguntas es cómo ha ido su bolo junto a Joao Tomba. Who the fuck is Mick Jagger? ¿Con qué idea se habrá ido de nuestro país? Tengo otra anécdota en el Motel Richardson de Cáceres en la que intervienen un brasero, una película porno, una botella de vodka, un armario destrozado y un conserje pajillero que es muy divertida…, pero mejor la comentamos con una cerveza en la mano.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *