In-Edit, Made in Barcelona

Toni Castarnado: In-Edit, Made in Barcelona. Una historia sobre el documental musical (Comanegra)

 

En un principio parecía una locura. ¡Un festival en España consagrado a los documentales musicales! Las dudas eran lógicas. ¿Habrá suficientes películas de esta temática para mantener una edición anual? ¿Habrá suficiente público interesado en este ámbito tan concreto y minoritario de la producción cinematográfica de cada ejercicio? De hecho, como se puede comprobar por los testimonios de las páginas del libro que ahora comentamos, los principios fueron bastantes duros –especialmente con la muerte de su primer director y uno de sus dos fundadores– y se pensó, cómo no, en arrojar la toalla.

 

Sin embargo, catorce años después, el festival sigue adelante más fuerte que nunca. Este año celebrará su edición más importante, la de Barcelona, entre el 27 de octubre y el 6 de noviembre, con otras dos después más cortas en Madrid y Valencia. Se proyectarán casi 50 filmes, además de contar con charlas y actividades paralelas, intentando superar los 100.000 espectadores de ediciones anteriores, en las que se ha contado también con sedes en Brasil, Argentina, México, Chile, Colombia, Alemania o Grecia, además de sumar la edición online en in-edit.tv para todos los que no pueden asistir in situ.

 

A todas estas iniciativas se suma este año el libro del festival, un volumen que sirve perfectamente de resumen de lo logrado hasta el momento y de referencia para continuar avanzando hacia el futuro. Efectivamente, de eso se trata, de recoger en sus páginas un compendio de las ediciones pasadas aunque, por suerte, no se limita a ser un panegírico que dé cuenta de lo hecho sin más.

 

Coordinado por Toni Castarnado, este libro dedica su médula espinal a lo que reza su subtítulo, Una historia del documental musical, dejando que sean firmas invitadas las que, a documental por cabeza, recuerden y glosen 50 de las mejores cintas que se han visto en sus pantallas, cada una de ellas con un enfoque personal que lo hace más atractivo que si hubiese contado con un único autor.

 

El resto de su contenido es variado y ameno: diversas personas relacionadas con el mundo del cine y la música relatan su primer recuerdo del festival: se presta especial atención a los dos documentales que recibieron el Oscar en estos últimos años (Searching for Sugar Man y A 20 pasos de la fama); se incluye una entrevista conjunta con los cuatro programadores y otras a algunos de los protagonistas o responsables de las películas, como el bajista de Wilco (el único miembro que ha estado ahí desde el inicio junto a Jeff Tweedy) o el director D. A. Pennebaker; y, para finalizar, se recoge la lista completa de todas las películas proyectadas, una relación que abruma.

 

Conviene concluir señalando que el tomo se regala a todos aquellos espectadores que compren el abono llamado Fan para todas las películas de este año. Cuesta pensar en mejor forma de dar las gracias a quienes han permitido que aquel festival por el que era difícil apostar en un principio haya llegado hasta aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *