IN-EDIT 2015

IN-EDIT 2015

WIGAN CASINO

 

Siguiendo con la tradición de homenajear a un realizador clásico de documentales musicales, este año el elegido fue Tony Palmer con siete de sus 100 películas. Entre ellas, Wigan Casino (1977), referencia mítica ya que él fue el único que recogió la explosión del northern soul en su momento y en su discoteca más emblemática.

All You Need Is Love  Leonard Cohen, Bird on a Wire

Antes ya había filmado All You Need Is Love (1976), interesante por ser una de las más desconocidas películas sobre The Beatles y por el acceso que tuvo a sus miembros y allegados. Por su parte, Leonard Cohen: Bird on a Wire (1974) bien puede considerarse el Don’t Look Back del canadiense, en una visión tan desmitificadora como humana e imprescindible para entender mejor su visión de la vida y su arte.

Ginger Baker in Africa

Por último, en este tributo a Palmer destacó Ginger Baker in Africa (1971), una road-movie por varios países africanos con el batería de Cream intentando llegar a Nigeria en un Range Rover, sorteando múltiples obstáculos antes de enfrentarse a un brutal Fela Kuti en directo.

Sir Doug and the Genuine Texas Cosmic Groove

Al margen del homenaje merece la pena resaltar Sir Doug and the Genuine Texas Cosmic Groove (2015), en la que una realización convencional y cronológica se compensa con la increíble historia de Doug Sahm, quien pasó de ser uno de los grandes del rock de los 60, favorito de Dylan, a componer canciones con temática escandinava para intentar triunfar en Europa a finales de los 70.

Never Turn Your Back on Sparks

Más original en su tratamiento es Never Turn Your Back on Sparks (2014), en la que el director israelí Pini Schatz trata de explicar su obsesión con el dúo Sparks contactando con otros fans muy peculiares que incluyen hasta un ‘ministro de la laminación’.

B-Movie, Lust & Sound in West-Berlin 1979-1989

Y distinto en su enfoque es también B-Movie: Lust & Sound in West-Berlin 1979-1989 (2015), en la que el expatriado (de Manchester) Mark Reeder da cuenta de su pasión por el Berlín de aquella década que vivió intensamente como músico, manager y organizador de conciertos para bandas como New Order, y en la que trató a Nick Cave, Blixa Bargeld o Christine F.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *