HOWE GELB & A BAND OF GYPSIES: Alegrías

HOWE GELB & A BAND OF GYPSIES: Alegrías (Eureka)

 

Redefinamos el significado de fusión. Alegrías, el nuevo álbum de Howe Gelb & A Band of Gypsies no suena a nada que hayas oído antes. Aunque mantiene el sabor familiar del desierto de Arizona que Howe ha ido cultivando durante todos estos años, tanto en solitario como junto a Giant Sand, su sonido adquiere nuevos matices al fusionarse con los latidos flamencos. En este disco, Howe explora territorios desconocidos a caballo entre el rock americano de raíces, sureño y fronterizo, y el flamenco más puro.

 

Haciendo un poco de memoria, en los años que Howe pasó en el desierto, las tres únicas cintas que escuchaba en su coche eran de Tom Waits, Miles Davis y Tomatito. Muchos años después, una combinación inesperada de azar y destino le transportó al sur de España, concretamente a Córdoba. Allí, en los recién estrenados estudios Eureka, encontró la atmósfera perfecta para poner en marcha su nuevo proyecto junto a Fernando Vacas (Flow, Prin La Lá). Los ecos de Tomatito y la pasión que Córdoba inspiró en el americano fueron algunos de los motores del disco.

 

Arropado por músicos cordobeses entre los que se encuentran habituales colaboradores de Raimundo Amador como Lin Cortés (guitarra flamenca), Juan Panki (guitarra flamenca) o Añil Fernández (cajón), el álbum comenzó a tomar forma en los interminables ensayos. La voz de Gelb sedujo instantáneamente a los músicos andaluces y tras varios encuentros, el de Tucson comenzó a escribir las primeras letras del disco, inspirado por la intensidad de las sesiones.

 

Como colofón, la aparición del propio Raimundo Amador, que decidió unirse al proyecto aportando su toque virtuoso e inimitable del que ya se han beneficiado músicos de la talla de Björk o BB King. Prueba de ello es la arrebatadora intro de “Cowboy Boots on Cobble Stones”, llena de quejido y sentimiento, donde demuestra sus dotes para la improvisación.

 

Terminado el álbum, el líder de Giant Sand sugirió la colaboración de su amigo John Parish, músico y productor inglés, conocido por sus trabajos con PJ Harvey. Fernando Vacas aceptó el reto y viajó a Bristol a mezclar los temas junto a Parish. La química continuó fluyendo y el resultado es un álbum que conserva el sabor de las dos tradiciones que fusiona, sendas raíces sureñas de ambos lados del Atlántico, al mismo tiempo que descubre una nueva y única forma de interpretarlas. Alegrías: evolución y tradición.

 

{youtube}3sUPXyHpRQo{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *