HOT CHIP 2008

HOT CHIP: Made In The Dark (EMI)

 

Quien los haya visto en directo -bueno, también vale casi cualquiera de sus fotos- sabe que estos tipos parecen recién licenciados de la Facultad de Matemáticas -aunque estén lejos, por ejemplo, del maths-rock de Battles-, una tropa que no importaría nada llevar a casa de los padres de uno. Aun así, esas pintas sólo las podamos asociar a alguno de ellos, porque ni siquiera dan la impresión, por su apariencia, de compartir nada en común.

 

Pero su capacidad para hacer canciones pop, en muchos casos destinada a las pistas de baile, a partir de sonidos desmenuzados, a veces casi geométricos (al menos en sus dos discos anteriores, The Warning -2006- y Coming On Strong -2004-), los había encumbrado, por difícil que parezca, a uno de los peldaños más altos en la electrónica actual.

 

En su tercer álbum, Made In The Dark, Hot Chip parecen haberse desprendido por fin de sus referencias (Prince, New Order, Daft Punk) para sonar ya como referente. Y que el sampler de Todd Rundgren en el tema eShake A Fist” no nos lleve a errores, porque a pesar del falsete de Alexis Taylor (que recuerda  en más de una ocasión a Green Gartside, de Scritti Politti) podríamos situarlo en unas coordenadas chirriantes, casi metálicas.

 

Aseguran que tres de estas canciones fueron grabadas en una toma (en concreto el primer single, “Ready For The Floor”, el mencionado “Shake A Fist” y “Hold On”), pero lo que sorprende en Made In The Dark no son esos pepinos bailables destinados a las listas de éxito, sino las ganas de experimentar sin perder de vista en ningún momento la melodía. Y si Clap Your Hands Say Yeah se dieron de bruces contra el suelo con su segundo álbum, intentando algo similar (a excepción de la gloriosa “Satan Said Dance”), Hot Chip salen más que airosos.

 

Además, se atreven con baladas en su nuevo álbum (cuatro canciones a la altura de lo mejor de su repertorio, entre ellas la redonda “We're Looking For A Lot Of Love” que remite a “Moments In Love” de Art Of Noise o “I’m Not In Love” de 10cc), sirviéndose además de una secuenciación de las canciones bien meditada y conseguida, a pesar de la sensación de extrañeza que produce en una primera oportunidad, algo que va desapareciendo tras repetidas escuchas.

 

Y están, cómo  no, los posibles éxitos: además de “Touch Too Much” o “Ready For The Floor”, en la estela del recordado “Over And Over”, hay que contar con “One Pure Thought”, que sigue la línea pop fijada por “And I Was A Boy From School” de su anterior disco -en el que dejan claro que ellos también oyeron la “Macarena”-; mientras, “Hold On” no está muy lejos de lo logrado por LCD Soundsystem, lo que no deja de ser todo un cumplido y algo que delata bien claramente ante qué tipo de grupo estamos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *