HOPE OF THE STATES

Hope Of The States, la gran esperanza blanca

Aquí parece que hay para dar y tomar. Un grupo ambicioso, con un primer disco, The Lost Riots, con poderosas razones para convencer y una actitud que demuestra que la música es lo primero. La gran esperanza del rock británico de este año se llama Hope Of The States.

¿Cómo ha sido todo desde que empezasteis hace tres años?

         – No ha sido exactamente como pensábamos. Hemos estado muy ocupados y ha sido todo muy excitante, especialmente ahora que tenemos un disco en las tiendas y que podemos visitar sitios como España. Ha sido un gran viaje… ¡hasta ahora! 

¿Os encontró vuestro manager realmente a través del teletexto?

         – Sí. El caso es que enviamos nuestras primeras maquetas a bastante gente y una de ellas acabó en el teletexto. El comentarista nos dio una calificación de cinco sobre cinco,  nuestro manager lo leyó y se puso en contacto con nosotros. ¡Creo que ahora el teletexto está recibiendo una gran cantidad de maquetas de grupos nuevos! 

¿Es cierto que pasasteis un tiempo grabando parte del primer disco en Rusia?

         – Sí, queríamos ir a algún sitio extraño, lejano a nuestro lugar habitual de trabajo, para centrarnos en las canciones. Era cerca de Moscú. Al final no resultó la idea. 

¿Os apetecía trabajar con el productor Ken Thomas por el sonido que consigue con Sigur Ros?

         – Somos grandes seguidores de Sigur Ros y nos gusta el sonido paisajístico que consigue con ellos. De todas formas, no fue ésa la razón, sino que leímos un artículo sobre su forma de trabajar, que es más como una colaboración, y lo que nosotros buscábamos era exactamente eso. 

Si dijese que ponéis las ideas del post-rock en canciones de 4 o 5 minutos, ¿estaríais de acuerdo?

         – Sí, eso es exactamente lo que intentamos.

Jimi, vuestro guitarrista, se suicidó en el medio de la grabación de vuestro debut. ¿Cómo sería este disco con él todavía en el grupo?

         – Sería más o menos lo mismo, ya que estaba bastante avanzado cuando ocurrió. Así que no es posible especular con cómo habría sido: todo estaba casi acabado. 

¿Qué tiene el grupo con los USA, ya que hay muchas referencias en las canciones?

         – Siempre nos ha llamado la atención, y ahora estamos deseando ir allí a tocar. Las referencias se deben a lo que estaba sucediendo mientras componíamos las canciones. Es como una relación amor-odio. Puede que haya un cierto manifiesto político, aunque yo diría que se trata de algo más personal que sale de la observación. No es tanto reflejar lo mal que lo han hecho, sino recapacitar sobre lo que sucede y qué se puede hacer para cambiar la situación. 

¿Cuál es vuestra idea de la palabra épico?

         – En algunas ocasiones va bastante con nuestro sonido, aunque en otras partes del disco lo que encontrarás son elementos más minimales y tranquilos. Creo que una buena definición de nuestro sonido sería una combinación de ambos. 

¿Con qué películas o libros os identificaríais más?

         – Nos gusta la atmósfera de películas como Donnie Darko, que, creo, queda bastante reflejada en canciones como “George Washington”. Lo que queremos recoger es la sensación que dejan obras como ésta que, cuando acaban, te dejan un poco amedrentado y la impresión de estar bastante alejado del mundo. 

¿Cómo es que Sony no edita aquí vuestro disco, como en el resto del mundo?

         – Estuvimos aquí en España muy pronto. De hecho, nuestra primera gira fue de cuatro conciertos aquí, incluso antes que en Inglaterra. Ya entonces hicimos muy buena amistad con la gente de Sinnamon Records, gente que puso mucho entusiasmo en el grupo desde el principio. Así que nos pareció que la mejor idea era editarlo en España con ellos y creo que así se nos presta mucha mayor atención. 

¿Qué hay de especial en vuestros directos, que tengo entendido que son algo muy especial?

         – No lo sabemos muy bien, pero lo que sí es cierto es que las canciones suenan distintas. También el espectáculo es bastante intenso, con las proyecciones que llevamos y nuestra forma de interpretar. Intentamos dar algo diferente, incluso en nuestra forma de vestir, para que no parezca el típico concierto de un grupo que no se preocupa  por el tema. Sabemos si hemos hecho un buen concierto cuando acabamos con moratones, sangrando, con cicatrices… A veces funciona y otras no, pero intentamos llevarlo al límite siempre.  

Os voy a dar unos nombres, con las canciones vuestras que me remiten a ellos, y me dirás qué te parecen. Para empezar, Explosions In The Sky (“Goodhorsehymn”):

         – Un grupo maravilloso, maravilloso, maravilloso. Hemos tocado con ellos alguna vez y son una banda que nos inspira mucho. 

King Crimson (“The Black Amnesias”):

         – ¡No! ¡No! Si es a lo que te recuerdan, vale, pero no diría que somos grandes seguidores de ellos. 

Mercury Rev (“66 Sleepers To Summer”):

         – Nos gustan los primeros discos y Desserter’s Songs, pero no tanto el último. Tienen muchas ideas y una gran voz. 

El tono de voz y el estribillo de “Nehemiah” parece de James.

– Cuando eran un grupo grande en Inglaterra los odiaba. ¡Dios mío: me has mencionado a King Crimson y James! ¡No puedo creerlo! Ja, ja, ja. 

Por último, ¿estáis preparados para dominar el mundo?

                – Lo que queremos por ahora es dar conciertos y que la gente nos oiga, algo que es difícil. Por ejemplo, tenemos más fácil sonar en la radio de aquí que en la de nuestro país. Pero creo que la gente se está hartando de lo que le venden como música pop.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *