HOLA A TODO EL MUNDO

 

Hola A Todo El Mundo, maestra alegría

 

 

Durante un tiempo estuvieron experimentando para construir su sonido, como un grupo de amigos. Tras colgar unas canciones en su myspace, ya se había despertado una gran expectación. El año pasado editaron su debut homónimo y ahora publican un EP titulado Estrella castiza, en el que se pasan al castellano para hacer ‘música de sanación y meditación’, según ellos lo definen, a medio camino entre el weird-folk y Arcade Fire.

 

 

¿Cómo fue la respuesta a vuestro anterior disco?

– Fue sorprendente y motivadora. Para ser nuestro primer trabajo, la atención de medios y la respuesta de la gente superó nuestras expectativas iniciales y es lo que ha hecho que la máquina HATEM siga a tope de rendimiento.

 

¿Cómo vivió la banda los tres-cuatro años de espera antes de editar el primer álbum?

– Los primeros años, todo se inició como algo más relajado. Unos amigos que se juntaban para tocar tranquilamente sin pretensiones más allá de relajarse y disfrutar. No pensábamos tocar, ni grabar, ni nada similar. Grabar tres temas y colgarlos en myspace fue el gran cambio. El incremento de la atención de terceros por el grupo hizo que nos empezásemos a plantear todo un poco más serio, pero sin perder la esencia del disfrute, algo que mantenemos hasta ahora aunque más estresados.

 

¿Por qué cambios de personal y musicales habéis pasado hasta este nuevo álbum?

– Pues lo habitual en una banda, hasta que intenciones y posibilidades coinciden entre todos los miembros que integran HATEM. Todo ello encaminado a generar la armonía suficiente como para crear, disfrutar, aguantar y currar de forma sostenible.

 

¿Cómo condicionó vuestro sonido los cambios? ¿Se puede decir que mientras estabais formándoos como grupo también se estaba gestando vuestro sonido?

Por supuesto. HATEM y su sonido es el cúmulo de las peculiaridades de cada uno de nosotros a la hora de crear y tocar, con sus grandezas y defectos.

 

¿Qué es lo último que habéis descubierto a nivel musical?

– Creo que hemos descubierto la bidireccionalidad a la hora de crear los temas. El primer trabajo fue un disco más de puertas para adentro a la hora de hacer las canciones. En este nuevo trabajo nos hemos dejado empapar por las reacciones de la gente en el directo, buscando potenciar esa sintonía en el escenario y la energía que fluye en ambas direcciones.

 

El año pasado estuvisteis en un buen montón de festivales y dando numerosos conciertos. ¿Qué fue lo mejor y lo peor? ¿Qué conclusiones sacasteis después de una buena temporada en la carretera?

– Supongo que lo peor es lo obvio: los kilómetros, la falta de sueño y el agotamiento. El unir y compaginar nuestros trabajos con el grupo, el sello y demás es lo más duro. Lo mejor es, sin duda, la gente. Todo eso compensa cuando te topas con una audiencia agradecida y adorable. La conclusión principal es que hay que currar mucho para poder llegar a esos pocos minutos de actuación. Hemos aprendido el valor, en ocasiones denostado, de management, programadores y sellos.

 

Al entrar a grabar este nuevo disco, ¿qué buscabais y que no queríais repetir?

– Queríamos permitirnos una libertad de estilo y creación total. Lo que saliera quedaría en el EP, tal y como surgía en ese momento. No queríamos darle veinte vueltas a todas las canciones, queríamos que quedara plasmada esa inmediatez. Como banda debíamos aprender a hacer las cosas en el estudio de una forma más exprés.

 

Por cierto, ¿cómo lo consideráis? ¿Mini-LP? Aunque el disco tiene ocho canciones, en algún lado dice que son cinco. ¿Es por los tres instrumentales más experimentales?

– Realmente canciones como tales son 5, pero incluyes tres pasajes que se han creado utilizando las canciones y jugando con herramientas de producción. En el estudio nuestro productor nos puso el disco entero al revés y pasándolo por varios filtros. El resultado nos encantó y decidimos utilizar ciertas partes como pasajes que enriquecieran la grabación y la hicieran más experimental.

 

 

¿Veis mucha diferencia con el anterior disco, aparte de estar cantado en castellano?

– Creemos que sí, tanto en el aire de las canciones, más inmediatas y potentes, como en los arreglos electrónicos que se han incluido. La producción igualmente está muy cuidada, pero buscando un objetivo más sucio. El nivel de distorsión en los temas nuevos es muy superior al primer disco, eso muestra ya un poco la idea.

 

Y ya, la pregunta inevitable, la que os vais a cansar de responder en todas las entrevistas. ¿Por qué el castellano ahora? ¿Qué sucedió para que dierais el paso?

– Era un idioma que queríamos probar y los acercamientos anteriores en el local se planteaban como una auténtico reto. Sin duda alguna, escribir en español es más complicado, ya que es más fácil que te recuerde a ciertas referencias muy cercanas que quieres evitar, pero queríamos probar esa sensación y superar esa dificultad. Otro experimento más.

 

Lo mejor de todo es que sonáis muy personales y tenéis unas canciones que no hacen fácil pensar en otros grupos, especialmente españoles. ¿Con quién veis esas posibles semejanzas, si las hay?

– Pues las referencias musicales de la banda son un 85% foráneas. De cara a crear las canciones e inspirarse, los ojos suelen apuntar fuera. Sin embargo, en la vida de la banda estos últimos dos años hemos escuchado más grupos españoles que nunca, lo cual es curioso.

 

¿Y cuánto cuesta conseguir ese sonido personal, cuánto hay de experimentación en el local, de romperse la cabeza al componer o escribir los arreglos?

– Estas canciones son las que hasta ahora cuentan con mayor porcentaje de sudor de local en ellas. Lo hagamos como lo hagamos, siempre terminamos rompiéndonos la cabeza y los dedos y nos cuesta no caer en la revisión continua de los temas. Como nos dice nuestro productor, nosotros no terminamos las canciones, simplemente las abandonamos, que es la única forma de no estar eternamente repensando y cambiando.

 

También es difícil encontrar referentes para las canciones. ¿Han cambiado los motivos que inspiran las letras, con, por ejemplo, la turbulenta situación actual, o siguen inspirándoos los mismos temas? En ese caso, ¿cuáles son esos temas que creéis que un artista debe tocar en sus canciones o, al menos, los que a vosotros más os motivan?

– La temática de este disco sigue la habitual, estando impregnada de ese misticismo cotidiano. Los temas tratados en esta ocasión están más ligados a otra fase de la experiencia vital del ser, una fase igual de inevitable que el resto y que es la muerte, que debe asumirse con cercanía y naturalidad.

 

¿Habéis tocado fuera de España? Si es así, ¿dónde? ¿Y dónde os gustaría tocar? ¿O a que países os gustaría viajar?

– Fuera de España, solo en Portugal con Vetiver. Nos gustaría viajar allí donde les guste nuestra música, sea donde sea. No nos obsesionan las grandes mecas musicales, pero si nos haría ilusión lugares como EE.UU. o Canadá.

 

Decidnos lo que se os ocurra sobre el verano.

– El verano es el ansiado fin a un año de esfuerzos. Es el caldero al final del arco iris, la cueva detrás de la cascada. Caminemos todos jubilosos hacia él mientras nos limpiamos el inevitable sudor de la frente.

 

¿Quién hizo el diseño de la portada y cuál es la idea que hay detrás, que se pretendía con ella?

– Nos la hizo nuestro diseñador de cámara, mdonada. En nuestra opinión tiene los mejores trabajos gráficos que podamos desear. Un tipo increíblemente recomendable y que con el diseño del EP y del nuevo merchandising el grupo se ha superado una vez más. La idea es una mezcla de lo pagano, lo místico, lo espacial, la muerte, Carl Sagan y los manicomios. Total nada.

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en la música?

– Es difícil elegir una. Aunque suene a postizo, HATEM es una banda de amigos. Disfrutamos cada viaje, cada concierto, la falta de horas de sueño, la tensión y demás cosas típicas, como si fuese un viaje de fin de curso con tus colegas. Puedo garantizar que nuestro tiempo juntos un 70% es disfrute y anécdotas, confesables y e inconfesables.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *