HISTORIA DE UNA PASIÓN

Historia de una pasión

Terence Davies (Golem)

 

Tratándose de una película de Terence Davies, tal vez el director británico de estilo más reconocible de los últimos años, era previsible que esto no fuese una biografía cinematográfica al uso e incluso no convenza a los seguidores del mito Emily Dickinson, porque Davies lo que pretende es darle una dimensión humana al mito. Lo hace, eso sí, recordando varias veces durante el metraje sus poemas, para que no olvidemos lo que se trae entre manos.

 

Desde que la sacan de un internado femenino en su juventud hasta que se convierte en escritora reconocida -y su posterior muerte-, Davies repasa su vida pero sin seguir un relato de hechos destacados, sino que se siente libre, una vez más, para recrearse en su siempre excelente puesta en escena, en la composición de las secuencias y los encuadres, reforzado todo ello por la excelsa  fotografía de su habitual Florian Hoffmeister.

 

Cynthia Nixon (la pelirroja de Sexo en Nueva York) recrea con maestría a una Dickinson recluida voluntariamente en el domicilio familiar, que va oscureciendo su carácter a medida que madura. Buena parte de esa evolución se representa en una magnífica elipsis que muestra cómo toda la familia envejece a partir de unas fotografías. Con su habitual ritmo pausado, Davies desmenuza esa progresiva deformación de la personalidad de la escritora, apenas aliviada por su creatividad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *