Hermanos carnales: ¿mundos paralelos?

CAMPUS GALICIA ARTICULO HERMANOS EN EL ROCK

ULTRASÓNICA

ARTÍCULOS 2002


Hermanos carnales: ¿mundos paralelos?

 

The Kinks y Oasis

Bastante difícil es ya tener que estar en una banda de rock, con todos los celos y las envidias que ello genera, o tener que aguantar a un hermano en la vida diaria, como para que ambos vengan juntos. The Kinks o Oasis no son más que el ejemplo más evidente de numerosos casos de amor y odio fratricida.

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

Los irreconciliables 

Son las historias más conocidas, por la publicidad que generan en los medios -y que algunos saben utilizar muy bien-. Los Kinks abrieron brecha en los 60. El grupo fue creado por Dave Davies, pero un buen día su hermano, Ray Davies, decidió que la banda debía continuar sin él. Por si fuera poco intentó convencer a Dave para que se cargara a un acaudalado promotor, aquel que inspiró "David Watts". Todo esto, además de sus famosas borracheras, fue motivo suficiente para una serie ya histórica de peleas en escena y reencuentros rencorosos. 

El caso más conocido es el de Liam y Noel Gallagher, los millonarios Oasis. Su entrevista en la que se dedican a ponerse a parir el uno al otro fue récord de ventas en el género de grabaciones habladas. Cada disco nuevo se ve precedido por una frágil paz que sigue a la habitual retahíla de insultos, peleas, celos y rencillas, el elemento más airado por determinados medios.  

En más de una ocasión, Noel amenazó con cantar todas las canciones de sus próximos discos. También llegó a decir que tenía grabado su primer disco en solitario para reconocer, después, que sólo lo había hecho para irritar a Liam. Para completar el circo, un tercer hermano, Paul, albañil hasta hace poco y manager de no se sabe bien qué banda, ha echado más leña al fuego escribiendo las memorias no autorizadas de los hermanos. El culebrón, en este caso, no ha terminado todavía. 

Los Everly Brothers, Phil y Don Everly, se lo tomaron más a pecho: no se hablaron durante quince años. Y, cuando por fin alguien logró reunirlos en un estudio, en mitad de la canción que estaban grabando Don la emprendió a mamporros con su hermano Phil y se marchó. ¿La razón? "El cabrón se acostó con mi mujer," aseguró. Suficiente, ¿no?

También los Beach Boys -el primo Mike Love, más los hermanos Brian, Dennis y Carl- tienen mucho que ocultar. Brian se volvió loco a mediados de los 60 durante la grabación de Pet Sounds, después de experimentar con cientos de sustancias y aparatos eléctricos. Mientras, sus hermanos continuaron con la banda. 

A finales de los 80 un extraño doctor recuperó a Brian Wilson para la actividad discográfica, quedándose con todos los ingresos de su primer disco en solitario y de una parte de su fondo de catálogo, e impulsándole a retomar el control del grupo. Todos acabaron enfrentados en varios procesos legales por el nombre, el dinero, los derechos de autor… 

Tampoco las cosas en el campo de los hermanos Jackson andan demasiado bien. Aunque papá y mamá Jackson intenten traerlos a todos al redil, nada volverá a ser nunca como en los 80. De Tito, LeClerc y Flipper nunca se supo más desde la última reunión familiar a principios de los 90, en la que Michael iba ya completamente por libre.  

            Jermaine ya había tenido sus problemas por unas declaraciones sobre Michael: éste nunca le perdonó que Jermaine se lo hiciera con las fans mientras él intentaba dormir, cuando compartían la habitación en las giras de los 80. Pero la guinda la pone La Toya, que se dedica a mezclar verdades evidentes -el color de piel de su hermano, sus miles de operaciones- con otras menos claras, como las de que su hermano Michael se lo hace con monos y niños. Al tiempo que se embolsa unos dólares dando entrevistas para contar los trapos sucios de la familia, su forma de ganarse la vida es atípica en la familia: desnudarse todas las noches en un club que lleva su propio marido. 

También William y Jim Reid fueron perdiendo primeras planas en el pop británico desde su Psichocandy al frente de The Jesus & Mary Chain. Sus broncas eran famosas, y quedaron confirmadas la noche en que se cabrearon para siempre en el escenario, marchando cada uno por su lado para no volver a encontrarse. Tal vez ahora podamos distinguir sus voces, ya que  se volvía un tanto complicado saber cuál era el que murmura y cuál el que tocaba la guitarra.        

Hay quien cuenta con imitadores hasta en estos temas. The Isley Brothers, después de editar varios discos ya clásicos de la música soul, no pudieron soportar las peleas entre los hermanos Kelly, Rudolph, Ernie y Ronald, y acabaron separados en dos grupos. The Christians, que siempre los tuvieron por la banda que más les influyó,  acabaron imitando a sus ídolos también en su disolución: los hermanos Roger y Garry, hartos de tener que aguantarse, cortaron por lo sano, anunciando carreras en solitario que aún no se han materializado. 

Por aquí José María y Nacho Cano protagonizaron una versión peninsular y cañí de esos episodios con su popular Mecano. Ni siquiera la tercera en discordia, Ana Torroja, pudo más que contar con ellos para la escasa promoción de un grandes éxitos que los tres necesitaban urgentemente en las tiendas. 

Más desgraciada fue la separación de Raimundo y Rafael Amador. El -relativo- éxito, las drogas y un álbum insuperable –Guitarras callejeras– fueron suficientes motivos para la disolución de Pata Negra. Desde entonces, Raimundo lo intenta en solitario y continúa de mercenario en cuanto disco le pongan por delante -tanto que Nancho Novo y los Castigados Sin Postre llegaron a escribir en su primer álbum que "en este disco no colabora Raimundo Amador"-, mientras Rafael intenta, una y otra vez, resurgir de alguna forma. Curiosamente, comparten algún que otro compositor, como Carlos Lencero. 

Condenados a entenderse

Lo suyo no son las peleas llamativas. Lo que sí hacen es separarse de vez en cuando para comprobar, al final, que grabar con el hermano significa tener bastante andado.  

Tim y Neil Finn encabezaron durante años Split Enz en su Australia natal. Después Neil logró el éxito a nivel internacional con Crowded House, con algunas canciones de Tim, aunque, muy a su pesar, ni así consiguió contar con la presencia de él en la banda. Al final Neil tuvo que disolver su grupo para poder grabar de nuevo con su hermano. El afortunado nombre que eligieron no era otro que… ¡Finn! 

¿Y quiénes son David y Steven Batt? Pues nada más que David Sylvian y Steve Barbieri de Japan, que un buen día decidieron diferenciarse hasta en el apellido. Aunque la carrera en solitario de David Sylvian gozaba de cierto respeto, volvieron a trabajar juntos al lado de Robert Fripp. 

John y Damien O'Neill, fundadores de los Undertones, siempre estuvieron oscurecidos por la presencia de Feargal Sharkey. Tras su disolución, dieron vida a una de las bandas irlandesas más interesantes, That Petrol Emotion, pero ni aún así nadie tuvo el más mínimo detalle de prestarles atención. Hoy podemos imaginárnoslos en una tienda de discos pensando en su vuelta con otra pequeña independiente. 

Los olvidados 

Unos gozan del éxito y todas sus compensaciones y otros lo intentan sin suerte. A Chris Jagger parece que le gusta estar en una segunda división, sin la presión que sufre su hermano, Mick Jagger. Aunque nadie se haya enterado, lleva más de 25 años grabando, pero al menos no tiene que rendir cuentas por sus raquíticas ventas. Por ahora sólo se le reconoce por sus morros. 

David Knopfler dejó a los Dire Straits y a su hermano Mark justo cuando empezaban a tener éxito, después de grabar el tercer disco. Tal vez creía que editar discos en solitario con el apellido Knopfler era suficiente garantía. Al final, ni el reclamo de las colaboraciones de su hermano para levantar su carrera fue bastante. Así que aún espera que Mark se acuerde de él, mientras sus seis discos, de títulos como  ReleaseLiberación– o Cut The WireCorta el enlace– se venden en las rebajas de los pequeños almacenes. 

Sally Oldfield ya había colaborado con su hermano en 1968 en Children Of The Sun. Su disco "Mirrors" le auguraba una exitosa carrera. Desde entonces nada se ha vuelto a saber de ella. Algo similar a lo Severine Browne, hermano de Jackson Browne: desde su disco de 1973, empapado de soul y editado por la Motown, parece haber evaporado para siempre. 

Los irlandeses llevan lo del éxito a medias. Luka Bloom, uno de los mejores trovadores eléctricos del país celta, es hermano del gaitero Christy Moore. Enya tiene ahora más éxito -y más quebraderos de cabeza por sus perfeccionistas grabaciones- desde que dejó al grupo Clannad, donde permanece impasible su hermana Máire Brennan

Tal vez el caso más escandaloso es el de Jimmy Vaughan. Su talento y el de su hermano Stevie Ray eran similares. Jimmy empezó como líder de los Fabulous Thunderbirds, pero la fama de los discos en solitario de su hermano menor acabaron por eclipsarlo. Grabaron juntos, con inmejorables resultados en el disco Family Style, pero desde que Stevie murió al estrellarse la avioneta en la que viajaba, Jimmy se dedica a organizarle homenajes. Eso sí, aprovecha para tocar su guitarra y recordar que él también tiene derecho a existir.  

Los otros

             Por suerte, no todos lo llevan tan mal, e incluso es posible la convivencia de hermanos en una misma banda. Ahí están, para probarlo, con sus más y sus menos, AC/DC (salvo por el hecho de que Malcom Young tiene que ver como su hermano Angus le enseña el trasero a miles de personas todas las noches), The Allman Brothers, Bee Gees, The Black Crowes, The Blasters, The Breeders, The Carpenters, The Corrs, Cowboy Junkies, Creedence Clearwater Revival, Embrace, Hanson, The Happy Mondays, The Neville Brothers, Orbital, The Pernice Brothers, Prefab Sprout, The Proclaimers, Radiohead, Redd Kross, The Replacements, Screaming Trees, Spandau Ballet, The Webb Brothers, The White Stripes (si es que realmente son hermanos)… 

            Y, dentro de nuestras fronteras, Dover, Los Hermanos Dalton, Kortatu, Los Magnéticos, Presuntos Implicados, Radio Futura, Los Secretos, Undershakers… 

         Por último, recordar con una mención muy especial a aquellos que quisieron dar el pego. No son hermanos, por mucho que lo parezca, The Blues Brothers, The Chemical Brothers, Cocteau Twins, The Doobie Brothers, Flying Burrito Brothers, Jungle Brothers, Ramones, The Righteous Brothers, Thompson Twins y The Walker Brothers. 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *