HERMAN DUNE 2008

HERMAN DUNE: Next Year In Zion (City Slang-Coop/Nuevos Medios)

 

Hasta ahora podíamos hablar de dos etapas en la producción de Herman Düne. La primera comprendería sus cuatro primeros discos (Turn Off The Light -2000-, They Go To The Woods -2001-, Switzerland Heritage -2001- y Mash Concrete Metal Mushroom -2003-), su disco compartido con Cerberus Shoal (The Whys And Hows Of Herman Düne And Cerberus Shoal -2002-) así como las casetes y CD-Rs previos que ni siquiera conocemos, y tendría al rock americano independiente de ‘baja fidelidad’ de Pavement o Moldy Peaches como referencia.

 

La segunda etapa se iniciaría con Más cambios -2003-, continuando con Not On Top y Giant, ambos del 2006, llegando hasta este Next Year In Zion recientemente editado, con Daniel Johnston y Jonathan Richman como referencias para ubicarnos. Pero puede que esta artificiosa división no sea totalmente cierta, sobre todo ante el presente y el futuro que se atisba en el grupo tras la marcha de uno de los dos hermanos suizos -francófonos- que lideraban el grupo: mientras David-Ivar Herman Düne continúa en Herman Dune (ahora el grupo ha perdido la diéresis), su hermano André Herman Düne sigue en la brecha.

 

No sabemos hasta qué punto tal hecho ha sido trascendente a la hora de registrar su nuevo álbum, pero algo de la contagiosa y simple perfección pop de su anterior disco parece haber quedado en el camino. En aquel caso, las canciones estaban repartidas al 50% entre ambos hermanos. Aquí, David-Ivar asume toda la responsabilidad, y el resultado más evidente es que ahora queda claro que Giant pasa a ser su mejor disco.

 

Aunque les gusta decir que su sonido actual es surf-fok-grunge y su residencia Monte Carlo, Nueva York e Israel, de nuevo, el pop, el folk, el bues, los vientos, las armonías, los coros femeninos y las percusiones ajustadas sirven para vestir unas canciones a las que el grupo le gusta dar una pequeña vuelta para que no sean totalmente accesibles desde el inicio, con lo que uno vuelve a ellas una y otra vez hasta hacerlas suyas, algo que se ha convertido ya en un seña de identidad de Herman Dune.

 

Tras ocho años recorriendo el mundo, los temas cotidianos, las conversaciones diarias, las relaciones y los sentimientos siguen siendo aquello sobre lo que más les gusta componer, siempre con una cierta tristeza y, en ocasiones, alegría, la justa, para compensar. En este caso, la parte positiva la ponen “When The Sun Rose Up This Morning”, “Lovers Are Waterproof”, “Someone Knows Better Than Me”, “Baby You’re My Baby”, “Next Year In Zion” y “My Baby Is Afraid Of Sharks”, títulos que muestran a las claras que el humor y los pequeños detalles son parte esencial de las canciones. El resto, aunque sea como la vida misma, mejor no consumirlo junto ni en grandes proporciones.

             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *