HELLO SAFERIDE 2009

Hello Saferide, cada persona es un tipo de canción

Hello Saferide es el proyecto personal de la periodista sueca obsesionada con la música Annika Norlin, quizás la artista que con más talento y fuerza ha irrumpido en el panorama musical sueco en los últimos años. Cualquiera que escuche sus canciones se quedará prendado de su voz, de sus maravillosas melodías y de su capacidad para contar historias cercanas.

 

No es extraño, pues, que la crítica internacional esté rendida a sus pies (Pitchfork, Sunday Herald), que el público la sigua con fervor, incluso en  nuestro Estado, con muchos blogs fascinados con el encanto de sus canciones, y que la industria sueca haya reconocido su extraordinario talento premiando a Hello Saferide y a su proyecto paralelo en sueco Säkert con varios premios.

 

En septiembre del año pasado publicó su segundo álbum, More Modern Short Stories From Hello Saferide (tras su debut del 2006, Introducing: Hello Saferide), que esta semana viene a presentar en sus primeras actuaciones en Galicia. En concreto su gira pasa el jueves 19 noviembre por el Teatro Principal de Ourense y el sábado 21 por el Auditorio Caixanova de Vigo, conciertos que forman parte del Festival llamado Voces Femeninas, y en el que comparte cartel con Basia Bulat y Dawn Landes.

 

 

Desde que empezó en el mundo del pop, todo ha ido muy rápido para ella. “En el 2006 todo me estaba sucediendo al mismo tiempo. En dos años pasé de ser una periodista con una guitarra que mi padre había comprado en una subasta por 40 euros a tener una discográfica en Japón, un manager y el interés de un montón de compañías grandes. Todo eso sucedió al publicar mi disco de debut, Introducing: Hello Saferide”.

 

Curioso nombre con el que se presentaba, que no parece tener un significado muy especial, aunque según ha contado en alguna ocasión, tuvo que ver con ‘un inteligente conductor de autobús en una ciudad de drogadictos’, población que luego se descubrió que era Willimantic, en Connecticut. “Sí, Hello Saferide es un nombre extraño del que no me gustaría explicar más. Es algo que escogí en 2004 cuando grabé mi primera canción y la colgué en Internet, y ahora se ha quedado conmigo”.

 

Tras aquel debut llegó la presión de darle continuidad. “En aquella primavera todo el mundo me pedía canciones para cinco minutos antes. Estuvimos de gira por Asia, Brasil y la mayor parte de Europa. Nos decían que podíamos ser muy grandes. Me sentí horrorizada por toda esa atención repentina, así que me tomé mi tiempo y decidí grabar un pequeño y extraño disco en sueco, Säkert! Con él obtuve dos premios de la industria musical sueca en el 2007 (Mejor Artista Femenina y Mejores Letras). Pero siempre supe que quería hacer otro álbum en inglés”.

 

{youtube}RAnFBXHUKaA{/youtube}

 

También hubo cambios en sus preferencias, componiendo más pensando en la guitarra eléctrica. “Durante estos años se modificaron una vez más mis gustos musicales. Lo que antes era una pasión por el pop independiente y el twee cambió a una pasión por… bueno, supongo que el mismo pop, pero algo más afilado, con lo que empecé a aceptar que la guitarra eléctrica es mejor que la acústica”.

 

Encontrar al productor adecuado para el segundo disco de Hello Saferide no fue fácil. “Pedí opinión a todo el mundo que me cruzaba sobre con quién pensaban que debía trabajar. Me sugirieron todo tipo de productores de moda de todo el mundo, pero nadie me pareció mejor que Andreas Mattsson, que no es sólo el genio detrás del mejor grupo pop sueco de los 90, Popsicle, sino que toca la guitarra de la forma más hermosa que yo haya visto y es, además, un tipo genuinamente encantador. Andreas consiguió el sonido perfecto y también aportó todas esas partes instrumentales asombrosas para esas canciones cuyas letras tienen siempre demasiadas palabras al mismo tiempo”.

 

Como ya es habitual en Annika, sus canciones son historias con partes autobiográficas o inventadas cantadas sobre acordes sencillos. “En esta ocasión las canciones hablan de perder tu virginidad (“X Telling Me About The Loss Of A Dear Friend, At Age 16”), sobre dos padres que discuten de quién tiene la culpa de que su hijo se haya convertido en un nazi (“Overall”), de cómo cada persona es como un tipo de canción y sólo deberías quedarte con aquellos que son del tipo “God Only Knows” de los Beach Boys (“I Wonder Who Is Like This One”)…”

 

 

La inspiración, en este caso, viene de nombres más clásicos del rock y el pop. “Mientras grababa y componía escuchaba y pensaba en discos de gente como Randy Newman, Carole King, Heavenly, Wilco, Jonathan Richman, Kirsty MacColl, Lyle Lovett, The Siddeleys o The National. Puede que encuentres huellas suyas en las canciones o puede que no”.

 

Si le pedimos una definición sobre sus canciones, remite a las palabras de otros. “Como bien señaló Pitchfork, la publicación digital de referencia en el mundo del pop, ‘puede parecer en un principio que la cantante compositora Annika Norlin, nacida en Estocolmo, no tiene nada en común con Taylor Swift o Toby Keith, mucho menos con George Jones o Patsy Cline, pero comparte con todos ellos la atención por las buenas historias, las maravillosas melodías y los arreglos claros y nada pretenciosos’. Creo que es una explicación tan buena como cualquier otra”. Tiene razón: probablemente no haya otra mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *