GWEN STEFANI

Gwen Stefani, culpable de placer

         Por un tiempo, Gwen Stefani deja a No Doubt y se presenta en solitario con Love. Angel. Music. Baby, un disco en el que ha contado con muchos colaboradores. 

Todos hemos pasado por ese momento cuando creemos que las cosas están a punto de cambiar. Para Gwen Stefani eso sucedió en el instituto. “Recuerdo que era una chica de 17 años, estaba enamorada y emocionada por mi futuro con el chico que, pensaba, iba a ser mi marido y con el que iba a tener niños y,” hace una pausa, “era mi pasión. Entonces supe que podía escribir canciones y ahí fue cuando mi vida cambió. Pasé de ser una chica pasiva a pensar: ‘Oh, Dios mío. Escribir esas letras me hace sentirme muy poderosa’. Fue un punto de inflexión descubrir que tenía talento y que tenía algo con lo que contribuir.” 

Misión cumplida. Ahora, la cantante de No Doubt, Gwen Stefani se presenta en solitario con Love. Angel. Music. Baby. Y es absolutamente Gwen. “Definitivamente quería hacer un disco que se metiera por debajo de la piel,” dice Gwen. “Quería lograr un sentimiento bueno, un disco de optimismo y baile clásico, que cuando lo escucharas por primera vez, te hiciera sentirte culpable de placer.” 

Ayudando a Gwen a conseguir sus objetivos están artistas como Dr. Dre, The Neptunes, Andre 3000, Linda Perry, New Order, Nellee Hooper, Wendy & Lisa o Jimmy Jam y Terry Lewis. Como se puede suponer, la mezcla de habilidades e influencias hace de este álbum todo un viaje por distintos sonidos. “Este disco nace de la colaboración de grandes talentos que, al unirse, intentan hacer algo clásico. Algo que vas a querer escuchar una y otra vez,” explica Gwen hablando de la intención global del proyecto. “Quiero que este álbum sea el disco de ‘ahora’ y que le dé a la gente satisfacción y liberación.” 

Un álbum en solitario de un componente de una banda popular, siempre requiere la pregunta: ¿Cómo va a poder ser diferente? “Ésa fue la gran controversia, porque durante años la gente ponía a No Doubt aparte. Ni por un segundo pensé que haría algo en solitario. Nunca pasó por mi mente, excepto cuando la gente me lo pedía. La diferencia real es que con No Doubt todo se hace en colaboración, cada uno tiene su voto y su energía: somos una banda de verdad. Nada se podría hacer sin que estuviéramos todos.” 

Así que, para este disco, el sistema tuvo que ser diferente. “Trabajar con nuevos colaboradores y dejar que la gente intentase nuevas melodías y letras fue muy difícil para mí. La idea era estar abierta y dejar que no apareciera mi ego, sentarme en una esquina y hacer algo grande basado en un concepto. Por eso es por lo que no lo veo como un proyecto en solitario en el sentido típico. Es un proyecto artístico, soy yo colaborando con gente diferente para crear algo mágico.” 

Es verdad que Gwen podría no haber sentido la necesidad de hacer algo en solitario, pero, después de la exitosa última gira de No Doubt, Gwen le preguntó a su compañero de banda, el bajista Tony Kanal, si no sería buena idea hacer un disco. “Le dije: ‘Nos vamos a tomar un año libre, ¿por qué no lo hacemos? Tú podrías producirlo, nosotros podríamos escribir las canciones’. Así es cómo comenzó el proceso y todo empezó a rodar. Yo pensé que iba a ser fácil y rápido porque trabajaría con poca gente, haría unas cuantas versiones y podría sacar un disco, lo cual es algo que la gente hace constantemente. Después de 17 años quieres intentar algo diferente.” 

Rápido y fácil no fue. Gwen se tomó mucho tiempo. Se sentía distraída por la vida, ya que acababa de casarse, y exhausta. “El reloj hacía tic-tac en mis oídos. Sabía que tenía que empezar algún día o jamás podría hacer el siguiente disco de No Doubt.”  

El destino llamó en forma de Linda Perry. Gwen no la veía como la mujer que podía hacer que ella grabara un disco de baile, pero quedaron. Conectaron y se pusieron a escribir de inmediato; de ahí surgieron varias canciones, entre ellas el primer single del álbum, “What You Waiting For?” “Cuando Linda me preguntó: ‘¿A qué estás esperando?’, yo pensaba que no podía ser, y la siguiente cosa que sé es que estaba escribiendo mi primer single. Completar esa canción activó algo dentro de mí. Había encontrado mi inspiración.”  

Por fin, Gwen Stefani fue capaz de expresarse, pero además también se encontró muy cómoda durante todo el proceso con tanta gente. “No me puedo creer lo mucho que me gusta el álbum,” concluye. Es muy divertido poder alardear de esa forma porque había muchas energías distintas y muchos talentos unidos. La mezcla de todos esos elementos es lo que hace que el disco sea tan bueno. Al principio del proceso tenía miedo de introducir a otra gente en mi mundo creativo, pero hacerlo prendió una especie de fuego en mi interior.” 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *