GOLDIE

Goldie, desde la pista oscura

 

Pocas figuras hay hoy más carismáticas e influyentes en el mundo de la música de baile que Goldie, de 31 años. Educado musicalmente, como muchos de sus compañeros, con los éxitos del hip-hop que dominaron la primera parte de los años 80, la influencia de Goldie ha cambiado radicalmente la cara anónima de los artistas de ese entorno y su forma de componer.

“En la música de baile, en el jungle, puedes seguir incluyendo referencias clásicas, pero también puedes crear cosas nuevas y dar un paso adelante. No se trata de acelerar un ritmo, sino de llevar ese ritmo a un estado más evolucionado, jugando con los sonidos de una forma perversa”.

 

Goldie empezó a expresar sus cualidades artísticas como dibujante de graffitis. Pronto empezó a recibir un gran número de encargos por parte de vecinos, amigos y nuevos clientes. “Pinté mi casa porque no quería ponerme a robar. Por las noches salía a dar una vuelta y a sumergirme en el mundo de la música, pero por las mañanas, cuando volvía a casa, me cambiaba y me ponía la ropa de trabajo para empezar a pintar. Más tarde, empecé a pintar por encargo del ayuntamiento o de algún otro organismo. Incluso me llamaron para participar en varios programas de televisión, donde me permitían decir en antena todo lo que me diera la gana”.

 

En poco tiempo, Goldie se convirtió en uno de los artistas más conocidos de Inglaterra. “Empecé a viajar con frecuencia a Nueva York, sumergiéndome de lleno en el estilo de vida hip-hop. En 1986 participé junto a Afrika Bambaata en una película artística acerca del mundo del graffiti titulada Bombing, que se rodó en Bristol y en el Bronx neoyorquino, donde viví durante algún tiempo.”

 

Poco a poco comenzó a frecuentar las salas, los estudios y a editar singles con canciones de corte tenebroso como “Terminator”, que destacaron como auténticos pioneros de un estilo que más tarde se desarrollaría de forma espectacular. “El tono oscuro de aquella canción era una representación del modo en que se sentía la gente en aquel momento”, afirma. “Había una fuerte recesión económica, un invierno muy duro y el país entero estaba en crisis. El lado oscuro de aquellas canciones era como ponerse a tocar blues”.

 

Tal como demostraron los siguientes lanzamientos, Goldie tenía cualidades suficientes para destacar ampliamente del ejército de imitadores que llegaron en tropel para aprovecharse de la creciente popularidad que estaba disfrutando el sonido jungle. “Todo empezó a finales de 1993. En “Angel” unimos la voz de Diane Charlemagne, una voz con profundos aromas de jazz, con un alucinante sonido de sintetizador. Más tarde llegaron una serie de proyectos que realicé para varios sellos, en los que predominaban las remezclas”.

 

Timeless, el primer lanzamiento de Goldie, conocido entonces con el nombre de Metalheadz, fue su primer disco para London Records, editado en noviembre de 1994. “Supongo que la gente no esperaba un tema como “Timeless”, de una duración de 22 minutos, que juega con el concepto de tiempo, y que pretendía hacer llegar el sonido jungle más allá de las discotecas minoritarias”.

 

Sus esfuerzos se vieron recompensados entre 1996 y 1997, cuando ganó un buen número de premios por el éxito de su primer disco, su sello Metalheadz y su álbum de recopilación Platinum Breaks. “El año pasado estuve casi todo el año corriendo de un lado a otro, no sólo por mi colaboración en la sala Blue Note los domingos por la noche, sino también por mis actuaciones con Metalheadz en el Hanover Grand de Londres el primer ­viernes de cada mes; además, continué trabajando en mi siguiente álbum”.

 

Su energía parece no tener límite. “Duermo tres horas cada noche y no necesito más, porque me siento lleno de vida”, le confesó a un periodista recientemente, lo que en parte explica el título del disco.  Saturnz Return  proviene de la idea de un ciclo astrológico de siete años en el que ahora las estrellas están de mi lado. Soy Virgo y ahora los planetas están alineados exactamente igual que lo estaban el día en que nací, y eso quiere decir que estoy preparado para hacer frente a cualquier cosa”.

 

Su nuevo álbum, Saturnz Return, incluye el single “Digital “, una innovadora mezcla de hip-hop y sonido de bajo y batería en el que ha contado con la colaboración de uno de los mayores expertos de Nueva York: KRS One. “Fue editado por primera vez el pasado mes de octubre, justo cuando estaba haciendo las maletas para iniciar una gira por Estados Unidos como telonero de Jane’s Addiction. El nuevo disco es un álbum doble: el primer compacto incluye 10 temas, de nuevo con la voz de Diane Charlemagne y, por primera vez, también con mi voz. También está Noel Gallagher poniendo esa guitarra salvaje en “Temper, Temper”.

 

El segundo compacto está compuesto por un único tema titulado “Mother”, que refleja un punto de vista distinto en su música. “Dura una hora y tiene un cierto carácter autobiográfico. La idea surgió cuando canté todas las partes instrumentales con la única ayuda de una pequeña grabadora, mientras otro músico tocaba mis composiciones, incluyendo una sección pensada para una orquesta de 30 componentes”.

 

El resultado es, cuando menos,  espectacular. “La música se podría definir como clásica contemporánea, en la que la tecnología actual a base de loops, beats y sonidos electrónicos se une a la palabra hablada y a una gran orquesta.” A veces parece como si Goldie quisiera exorcizar en “Mother” los demonios de su pasado. “La grabación de este disco ha resultado como fue mi infancia: una experiencia muy dolorosa pero, como suele suceder con todas las creaciones que surgen de lo más profundo del alma, muchas veces hay que sentir dolor para después conseguir placer.”

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *