GOGOL BORDELLO 2008

Gogol Bordello, punk gitano

 

Gogol Bordello es un grupo de punk gitano formado en 1999 en el Lower East de New York City. Uno de sus rasgos más característicos son sus frenéticos directos y otro su sonido inspirado en la música balcánica. La mayor parte de sus miembros son inmigrantes de Europa del Este, y el grupo utiliza sonidos de acordeón, violín y saxofón en su mezcla de cabaret, punk y dub. El jueves 11 de diciembre actuará en la Sala Capitol de Santiago de Compostela como segundo concierto del recién inaugurado ciclo Importa que comenzó con el exitoso concierto de los belgas dEUS el pasado 23 de octubre.

 

La discografía de Gogol Bordello comenzó en 2002 con Multi Kontra Culti Vs. Irony, aunque en 1999 ya habían grabado Voi-La Intruder, publicado finalmente en 2003. En 2005 la banda firmó con la discográfica de punk rock SideOneDummy con la que editaron Gypsy Punks Underdog World Strike, considerado como su mejor disco. Este álbum les dio la fama, llegando a colaborar en el Live Earth con la mismísima Madonna. Super Taranta! es su último disco, el que presentan en esta gira.

 

Eugene Hütz, el mentor-aura de los Gogol Bordello, habla con un inglés que no ayuda mucho de los conciertos que lo traen de nuevo a la Península en estos días. “Nos gustan los festivales, claro, pero preferimos nuestros propios conciertos. Es completamente diferente. Tenemos el triple de tiempo. Un festival no da para nada. El concierto es el espectáculo de la banda, y un festival es como una tarjeta de visita. Es muy frustrante tocar en festivales; es como tener sexo y no llegar al orgasmo”.

 

La vida de Eugene Hütz daría para un documental digno del Canal Historia. Nacido en la era soviética, creció en Kiev (cuando Ucrania pertenecía a la URSS) en el seno de una familia con una memoria bien viva de los campos de refugiados polacos, austriacos e italianos. Su padre tocó en una banda rock y su tío era acróbata en un circo. Él mismo llegó a practicar atletismo para ir a los Juegos Olímpicos, como contó recientemente a la revista Time. “Mis padres y profesores tenían que mantenerme cansado a todo coste; si no fuese eso, creo que me habría vuelto una especie de sociópata”, describe.

 

Después del desastre nuclear de Chernobyl, cuando tenía 18 años, se mudó a Vermont, en Estados Unidos.
Los restantes Gogol Bordello pueden contar historias parecidas, ya que entre los 12 componentes de la banda, que tiene a Brooklyn como residencia, hay además un americano, un chino, un ecuatoriano, un etíope, un israelí, dos rusos y un tailandés.

 

Parece que ahora, con Super Taranta! y después de la atención de Madonna, el interés de los medios se ha acrecentado, aunque ellos publican en su web los enlaces a los artículos de prensa pegados en un rollo de papel higiénico. “No nos sorprende este interés repentino. Las personas tienen que formar parte del acontecimiento, no pueden ser meros espectadores. La música que hacemos es una experiencia de comunidad. O una versión amplificada de la vida y de la personalidad de las personas. O un documental vivo”.

 

Siendo Hütz un filósofo de la vida, le preguntamos por su mejor teoría. “Tengo muchas teorías, aunque cambian continuamente. Pero lo que interesa a fin de cuentas es conseguir pasar por encima del fuego. Es la teoría de las teorías, porque hay fuego donde quiera que vayas. Si consigues transformar la rabia que te guía en una cosa positiva, eso es lo mejor que puedes hacer. Utilizo mi música para transformar lo negativo en positivo. Es mi mensaje”. Pausa. “Pero, ¿quién necesita de teorías sobre la vida?”, se ríe. “Puedo inventarte una a cualquier hora de la noche”.

 

 

De golpe, el músico se convierte en Eugene Hütz, 35 años, el hombre. Le preguntamos qué opina de la situación política de Rusia, habiendo crecido en la ex-URSS. “No sigo mucho la situación política. Creo que la política no existe, es todo una cuestión económica. Los políticos no tienen poder, van hacia donde sopla el viento. Si cambia algo algún día, no va a tener nada que ver con ellos. Las personas son las que tienen poder; si quieres hacer alguna cosa, habla con tus amigos y vecinos. Toda la gente consigue llegar a las personas que tiene más próximas. Los políticos que se jodan”.

 

El grupo lleva muchos meses en la carretera. “Toda la gente nos pregunta siempre si estamos cansados de estar de gira. ¿Como habríamos de estar cansados? Es como si el hecho de ser mucha gente sea señal de andar siempre cabreados. Es un idea tan cínica…” Entonces, ¿cómo consiguen convivir todos juntos sin problemas? “Las personas han sido hechas para estar unas con otras, es tan simple como esto. Forma parte del ser humano”.

 

Y después de tantos viajes, ¿qué es lo que más le sorprende? Hace poco aseguró que veía en la Europa del Este y en América Latina una especie de Polo Norte y Polo Sur, muy parecidos a pesar de distantes. “Lo que más me sorprende es el racismo. Está por todas partes. Es absurdo cómo está tan extendido por todos lados, cómo es algo tan idiota y tan fuerte en todo el mundo…”

 

Después de los conciertos marcados hasta al final del año y de unas merecidas vacaciones, el grupo regresa a los estudios en enero para grabar un nuevo álbum. ¿Ya tienen alguna idea? Hütz se ríe. “Ya tenemos todo el álbum. Ya está todo escrito. Sólo falta ir al estudio y grabar. ¡Ya tenemos 5000 ideas!” ¿Habrá espacio para alguna novedad? “Todavía estamos excavando en la superficie. El cielo es nuestro único límite”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *