GIGOLO AUNTS

 

Gigolo Aunts, el adiós del power-pop luminoso

gigolo aunts 4

         Gigoló Aunts están de despedida. El combo de Boston, uno de los mejores defensores del power-pop más luminoso durante las dos últimas décadas, dice adiós y lo hace con un nuevo disco con cinco canciones nuevas y varias versiones (The Pride Of Potsdam Tour: 20 Years Of Sonic Splendor) y una gira que recorre España y que los trae a Vigo este fin de semana, en concreto el sábado 7 de octubre a la sala La Iguana de Vigo.

¿Era Pacific Ocean Blue el disco en el que la influencia de California era más evidente?

– Creemos que sí, tanto por el clima, como por el ambiente… Creo que todo eso se refleja perfectamente en el sonido de aquel disco, además de que parte de nosotros había trasladado su domicilio de Boston a California.


¿Qué tipo de cambios en vuestra vida se reflejaron en estos últimos tiempos?

– El cambio de ciudad, el encuentro con nuevos amigos, una esperanza… Pasamos a ser más optimistas. En Boston habíamos quemado una etapa, así que necesitábamos un cambio y fue a mejor.


¿Cómo os han ayudado Counting Crows?

– Ellos siempre nos han apoyado a muerte, especialmente Adam Duritz: nos han facilitado muchas cosas, y eso que son un grupo muy grande en los Estados Unidos. Adam ha cantado algunas canciones y David Immergluck ha tocado la steel guitar con nosotros. Siempre han estado ahí.


¿Fueron los 90 un buen momento para el power-pop?

– Hubo grandes grupos, increíbles canciones, gran actitud. Fue el momento más álgido; quizás ahora el power-pop -aunque no me gusta la definición y nosotros nos queremos desmarcar claramente del término- no esté en su mejor momento en cuanto a ventas, pero hay grupos buenísimos por todos lados.


¿Qué hace que la reacción hacia vosotros sea diferente en España frente al resto del mundo?

– Los españoles, en general, son más pasionales, se lo toman todo -para bien o para mal- de una manera muy personal, y eso es bueno para la música: hace que tengas que poner todo tu esfuerzo. Creo, honestamente, que es el público más sincero al que jamás nos hemos enfrentado.


De alguna forma queda claro que la respuesta en España fue la que permitió al grupo seguir adelante en los malos momentos.

– Por supuesto. Gracias al apoyo que recibimos ahí hemos llenado el depósito de energía. Hay un antes y un después de venir a España. 


¿En algún momento antes pensasteis en disolver la banda?

– Siempre hay altibajos, pero fuimos fuertes y pasamos mucho tiempo juntos, así que no íbamos a permitir que fuera tan fácil acabar esta aventura.  

¿Fue el último lustro una buena etapa para el rock’n’roll con bandas como The White Stripes, The Strokes, The Hives…?

– Bien está claro que el rock´n´roll siempre ha estado ahí, así que sólo depende de los periodistas. Pero ten claro que siempre ha habido bandas buenas.


¿Hay algún productor con el que os quedara ganas de trabajar?

– Sí, gente como Don Fleming o el mismo Tom Petty. La verdad es que hay un montón de ellos que nos hubiese gustado conocer y que trabajasen con nosotros.


¿Qué versiones habéis tocado durante estos años?

– Canciones de Neil Young -“Cinammon Girl”-, The Smiths -“Ask”-, The Pretenders -“Kid”-, o Nacha Pop -“La chica de ayer”-. También hay un montón de versiones que hemos estado haciendo últimamente, pero que no queremos desvelar, ya que preferimos que la gente las descubra en los conciertos.


Por último, ¿qué ha quedado hasta el final del espíritu original de los Sniper de 1981?

         – Las ganas de tocar y la misma pasión por la música. Es increíble tocar ante gente que conoce tus canciones y luego te dicen que tal tema les ha marcado. Es una sensación maravillosa que no podremos olvidar. 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *