FESTIVAL DO NORTE 2012

Festival do Norte, optimismo contra viento y marea

  

 

 

Once años ya. Las han visto de todos los colores, han pasado de todo. Siempre han sabido sobreponerse a las circunstancias que les rodean, de forma positiva. A pesar de elementos, de los augurios, de la crisis, una vez más llega el Festival gallego por antonomasia de la primavera gallega. Y este año con un cartel encabezado, entre otros, por Los Enemigos o La Casa Azul. A una semana de que se abra su undécima edición hablamos con Antonio Caneda, uno de sus dos directores junto a Pablo Bandín. 

 

Antes de nada, ¿cómo se prevé esta undécima edición? 

– La previsión es muy buena, ya que el ritmo de venta de entradas va muy bien, tal vez motivado a que sea un cartel llamémosle ‘más popular’. Espero que sea un éxito. Para el público habrá una zona de acampada para los que adquieran el abono, puestos de comida y bebida…

 

Este año, ningún festival ha escapado a la crisis. ¿Ha sido este año el más complicado de la historia del Festival? 

– La verdad es que todos los años siempre son complicados a la hora de buscar patrocinio, pero este año especialmente ha sido el más complicado. En nuestro caso, al no ser un festival subvencionado el 100%, el recorte nos afectó, aunque no tanto. Tuvimos que ajustarnos muchísimo y muchas bandas que participan en esta edición también se han ajustado. Hemos recibido muchas muestras de cariño y apoyo por parte de público y bandas, y eso nos ayudó un poco a subirnos la moral. Queremos dar las gracias a todos ellos.

  

¿Qué ha tenido que hacer, a qué ha tenido que renunciar el Festival do Norte en esta ocasión para celebrarse, si es que ha sido así?

– No hemos renunciado a mucha cosa, la verdad. Sí es cierto que este año no hay presencia de bandas internacionales, pero eso vino motivado por el tiempo que teníamos para hacer la contratación, y las contrataciones con artistas extranjeros son más complicadas. Lo que con una banda nacional puedes arreglar en un par de días, con un internacional se alarga la negociación de 15 a 30 días. Por lo demás, ajustarse un poco todos y para adelante.

 

El cartel ha aparecido más tarde de lo habitual. ¿Queréis contar algo de lo que ha costado organizarlo?

– Como ya hemos comentado, antes tuvimos que esperar un poco para saber con el respaldo que contábamos de las instituciones públicas, motivado por el recorte y, de esta manera, intentar mantener el mismo precio de la entrada, una entrada blanda, que es lo que venimos haciendo durante estos últimos años, ya que si no se dispararía el precio.

 

En esta edición no hay reclamos internacionales, pero a cambio habéis confeccionado un cartel interesante y con la vuelta de Los Enemigos como gran baza. ¿Fue complicado?

– No hay artistas internacionales, pero creo que hemos confeccionado un cartel muy interesante, grupos veteranos con grupos de gente más joven que están haciendo las cosas muy bien. Con respeto a Los Enemigos, decir que nos resultó bastante sencillo ya que nos une una gran amistad con la banda y su mánager y, si no me equivoco, creo que será la quinta vez que están en Vilagarcía. Es una banda muy querida y ellos también sienten un gran cariño por Galicia. En nuestro país tenemos la gran suerte de que hay bandas con muchísimo talento, por eso creo que el cartel está muy compensado.

 

Si os parece, podéis comentar qué grupo fue el más difícil de cerrar  y, también, si alguno que os apetecía ha quedado fuera.

– Sinceramente, no ha sido difícil cerrar a las bandas porque ellos han puesto todo su empeño y esfuerzo en estar en este Festival, y la verdad es que se lo agradecemos. Por ejemplo, en el caso de Fangoria y Nancys Rubias tenían un bolo en Argentina en el Luna Park en esas mismas fechas, pero al final decidieron venir al FDN y dejar para otra ocasión su visita a Argentina, lo que es muy de agradecer.

 

 

 

 

 

Durante el año veis muchos conciertos. ¿Qué bandas recomendaríais del cartel, sobre todo entre aquellas que no tienen tanto tirón?

– Intento a ir a todo lo que puedo, porque la música es una parte de mi vida y siempre descubres bandas muy interesantes. Del cartel lo recomiendo todo en general, ya que hay bandas que estarán a primera hora de la tarde que también merece la pena ver.

 

 ¿Cuáles serían las novedades más importantes para esta edición?

– Las novedades están en seguir con el ciclo de “Busca tu norte en la música”: este año en el auditorio se realizará una programa de Radio en directo para alumnos de instituto, y que este tipo de programaciones las realiza Luis Pemán en colaboración con Ricardo Alonso del programa Estudio 3 de la Radio Galega y, además, ofrecerán un acústico de Jane Joyd, una gran promesa, sin ninguna duda.  

 

¿Es complicado mantener un festival durante tantos años?

– Hacer un festival un año es bastante fácil, pero desaparecer también, así que mantenerse es muy complicado y ya hemos pasado por todo: lluvia, pinchazos, éxitos… En fin, qué os voy a contar.

 

¿Cuánto de esa dificultad la representan las subvenciones, la política?

– Las subvenciones o ayudas son importantes para mantener un evento de estas características, pero somos sensatos también: la situación está todo muy complicado, gente sin trabajar, muchas sin un techo y no tener ni para comer… Entiendo los recortes, pero por otra parte los políticos también tienen que ver que no nos podemos cruzar de brazos, que la industria cultural es una actividad que genera también mucho dinero, es decir, alquileres de equipos de sonido, carpas, baños, imprentas, artistas, técnicos, escenarios… Y que esa subvención que ellos aportan revierte en el pueblo o ciudad, en hoteles, supermercados, bares, restaurantes… No deja de ser un sector más de la industria que genera riqueza y muchos puestos de trabajo.

 

 ¿Cómo os ha afectado en estos dos últimos años la aparición en Galicia de festivales pagados en buena parte por la Administración, como Rock in Way, Sònar o Vigo Transforma?

– A nosotros no nos ha afectado; cada una se busca la vida como puede. Sí es cierto que de unos años a esta parte han aparecido festivales hasta debajo de las piedras, y creo que hay demasiada oferta para la demanda de público.

 

¿Se han ajustado en los últimos años los cachés después de la  explosión que tuvieron sobre todo con la irrupción de Summercase o eso es algo que nunca os afectado?

– Te puede afectar dependiendo de lo que tú estés dispuesto a pagar por ese artista internacional. Nosotros somos un festival modesto de entre 6000 y 8000 personas por día, que es lo que suele acudir. Entiendo que un festival como el Summercase, FIB, Primavera Sound o Sònar tienen que tirar de esas cabezas de cartel porque las necesitan para llenar un recinto de 40000 o 50000 personas. Por lo tanto, las cabezas de cartel son todos los años 6 o 7 artistas grandes que todos los festivales de esas características van a por ellos, y a veces se pagan cachés desproporcionados.

   

Da la impresión de que en algún momento el Festival do Norte quería dar un paso más allá, al contar con Manu Chao o hacerse en Santiago el Santi-Rock. ¿Era esa la idea? ¿Cómo fue? ¿Volveríais a intentar algo así?

– Contar con la presencia de Manu Chao fue muy gratificante para nosotros. Cuando él tenía otras ofertas -y nos consta que más grandes que la nuestra-, decidió venir aquí, y siempre le estaré muy agradecido, porque sabemos que hicieron un gran esfuerzo Manu Chao y Radio Bemba Sound System: el día anterior tocaron en Croacia y al día siguiente se iban para Japón al Fuji Rock. Lo de Santiago no era el Festival do Norte, sino el Santirock, y fue un gran cartel: Placebo, Suede, Frank Black, Elbow… No se volvió a realizar porque no se llegó a un entendimiento, y de lo dicho al hecho va un trecho. De todas formas, no descartamos hacer algunas cosas más de las que ya os iréis enterando.

 

¿Cuál ha sido el mejor y peor momento hasta ahora?

– Lo mejor siempre ha sido el público, las muestras de cariño y agradecimiento. A mí, personalmente, me afecta mucho, ya que mucha gente sabe el esfuerzo que realizamos para hacer este tipo de eventos. Me quedo con lo bueno; lo peor es mejor olvidarlo.

 

¿Algún artista que sea alguien con quien no os importaría trabajar siempre por su forma de ser y, aunque no digáis el nombre, alguien a quien no queréis volver a ver ni en pintura?

– Me gustaría trabajar con muchos de ellos, de hecho se nos han quedado muchos en el tintero, pero por falta de tiempo y presupuesto, no por otra cosa. No hay ningún artista que no trabajaría con él; estamos muy contentos de todos aquellos que han venido al FDN.

 

¿Qué es lo más agradecido de organizar el Festival cada año?

– Que la gente disfrute y se lo pase bien, eso es nuestro trabajo.

 

 Supongo que habréis vivido de todo. ¿Nos podríais contar un par de anécdotas inolvidables?

– El año pasado, Sexy Sadie llegaron tarde por culpa de una tormenta eléctrica; eran las 5 de la tarde y todavía estaban en Palma de Mallorca, pero fueron súper profesionales, llegaron y tocaron, muy bien. También el año pasado, en el vuelo de Peter Hook se les murió un pasajero, así que tuvieron que desviarlo a Nantes, y eso también implicó retrasos, pero por suerte también tocaron. Son algunas anécdotas y cosas que el público no lo ve y hay que solucionar sobre la marcha.

 

 

{youtube}rBFc0kac_r4{/youtube}  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *