FEMME FATALE

Femme Fatale, imágenes en la cabeza

femme fatale

 

         Tras un primer intento con una multinacional, del que salieron más que escaldados, Femme Fatale vuelven a la carga, ahora como dúo (Flo Y Dave Zorton), con su segundo disco, de título homónimo.

 

¿Habíais grabado alguna maqueta antes del contrato con EMI?

-Sí. Bueno, en realidad no era una maqueta, eran las únicas 3 canciones que teníamos porque nos habíamos visto 3 veces en nuestra vida y cada vez que nos encontrábamos hacíamos una canción. Y las grabamos porque nos hacía gracia.

 

¿Supongo que no os quedó muy buena impresión del paso por una multinacional?

– Ni buena ni mala. Ellos van a su ritmo y como no hagas algo con flamenco tienes poco que hacer en la súper estructura de las multis. Quieren grupos guai para hacerse una buena imagen, pero la mayoría se acaban yendo a otros más pequeños, pero mejores, porque funcionan de forma coherente. En las multis según sea el restaurante al que te inviten antes de fichar, será su apuesta contigo. Es directamente proporcional. Luego no te cogen el teléfono. Ridículo.

 

Al final, ¿cómo fue recibido el primer disco 1, 2, 3, 4 y cuál fue su repercusión?

– Yo creo que pasó un poco desapercibido porque dejaron de hacer la promo cuando estaba todo yendo bien y pasaron de nosotros. No sé. Hay gente que lo tiene y se debe sentir afortunada porque no hay donde encontrarlo ya. Jesús Ordovás dice que será un disco recordado… Yo con escuchar eso me puse ya contenta. La repercusión primera es que hay un sentimiento de gente que sabe que nos ha descubierto antes que otros, y eso genera una complicidad muy bonita.

 

¿En aquel momento hubo algún amago de dejarlo todo?

– No, nunca lo hemos dejado. Por mera necesidad personal, hemos ido  evolucionando, pero sin tener expectativas. Sabíamos que cualquier stand by sería momentáneo. Y yo tengo imágenes en la cabeza que se han ido  cumpliendo una tras una. ¡Y las que quedan!

 

¿Fue ése el peor momento del grupo?

-No, el peor momento del grupo fue cuando Regueiro desapareció pocos días antes de meternos en el estudio. Pero luego, toda la gente que nos rodeaba ya tenía claro que habíamos evolucionado y, digamos, podíamos seguir adelante solos. Alentaron y dieron fuerza, sobre todo nuestro editor, Santiago Menéndez Pidal. Ha sido un apoyo clave. Y luego Marcos de Mushroom  Pillow.

 

¿Qué es de Bob Regueiro hoy? ¿Seguís teniendo contacto con él?

– Se ha hecho cocinero y vive en la montaña. Tenemos contacto pero no nos vemos a menudo, vive muy lejos.

 

¿Y el mejor momento hasta ahora?

– Precisamente poder estar en el estudio sin presiones innecesarias y disfrutar a tope de la música. Y tocar ese piano maravilloso y poder modular todo a nuestro gusto. Ha sido mágico. Otros momentos buenos son charlas con otros artistas de lo más variopinto.

 

Se os comparaba con Garbage, con Vive la fête y, supongo, ahora  estaréis hartos de oír hablar de Cycle, que aparecieron después. ¿Qué os parecen las tres bandas?

– De Garbage molan los vídeos y el primer disco. A Vive la fete no los he escuchado pero se lo curran y tienen rollo. Y de Cycle mola que David y Charlie son colegas, y todo lo bien que les vaya es algo muy positivo porque creo que entre todos estamos generando una escena muy interesante.

 

¿Y con quién creéis que tenéis semejanzas y nadie lo ha sabido ver hasta ahora?

– Con The Sound, el grupo de Adrián Borlad. Mi editor al escuchar el “Befote” en maqueta me dijo que le recordaba a The Sound, y me preguntó si los conocía; metí la mano en el bolso y saqué una copia  del Jeopardy y cuando lo vio casi se muere… “¿Qué haces tú con eso?” Los grupos de Sheffield de los 80 son lo más.

 

Creo que la gente de Mushroom Pillow os vio en un concierto y fue ahí cuando decidieron ficharos, ¿no?

– Moló porque siempre hemos sido un grupo de rock que usa máquinas y, al principio, desconfiaban porque creían que iba a ver un concierto tipo laptop, y Marcos flipó por la intensidad. Se sorprendió mucho. Eso es lo bueno.

 

Supongo que titular el disco Femme Fatale significa que queréis que sirva de nueva carta de presentación.

– Éste es nuestro sonido. Es el momento que vivimos y cómo queríamos sonar. Hace poco no teníamos tiempo ni espacio para hacerlo.

 

¿Por qué decidisteis contar con Ian Cooper? ¿Qué os gustaba de él?

– Que es una leyenda: Joy Division, Iggy Pop, Human League, Grace Jones, Kate Bush, Bob Marley, David Bowie e infinitos estrellones más, todos han pasado por sus manos. Y ahora nosotros. ¡Es un sueño!

 

¿No hubo posibilidad de trabajar esta vez con Guy Davie?

– Claro que hubo posibilidad pero preferimos ir a un sonido de los de toda la vida. Y por eso nos fuimos con Ian Cooper. Era cerrar un círculo que en momentos había sido doloroso con algo muy, muy bello.

 

¿De qué parte del disco estáis más contentos?

– ¡Del disco entero! Creo que es bastante accesible y directo. Tiene algo que te engancha y las voces están muy en su sitio. Es un pelín oscuro, pero también engancha, y se escucha de un tirón.

 

¿Quién os acompaña hoy en los directos y cómo son?

– Somos 5: Zorton con las máquinas, Javi en la batería, David en el bajo, Jacobo con el acordeón y guitarra y yo con la voz.

 

Sabemos que Flo también es fotógrafa. Pero, además de la música, ¿a qué más dedicáis vuestras energías y tiempo?

– ¡A vivir y amar!

 

Por último, ¿cuál es la mejor anécdota que os ha sucedido?

– Viajar. Tocar. Conocer a músicos y compartir lo que hacemos con otros. Grandes fiestas. Y alguna borrachera inconfesable en la que he perdido los papeles y el glamour se me quedaba en la papelera del camerino… Siempre ha habido alguien que viene y me rescata. ¡Tengo una estrella que brilla y me protege!

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *