FEMI KUTI

Femi Kuti en directo

 

 

Tener a su hermano Seun (20 años más joven) rulando por ahí con su banda y dando conciertos tras haber editado un disco de debut (Many Things) hace apenas un par de años, no es buena noticia para Femi), aunque sea casi un recién llegado en relación. Más que nada porque la gente puede hacer comparaciones y, si van buscando algo parecido a lo que imaginan (subrayemos lo de ‘imaginan’) que su padre hacía hace algunas décadas, entonces a Femi no se le va a valorar de la misma forma. Y es una pena.

 

Seguramente, él es más fiel a lo que su padre pretendió -e hizo- en algún momento. Aquel highlife, con influencias del jazz, no sólo del funk, está en el ADN de Femi. Así ha sido desde que apareció en 1989 con su disco No Cause For Alarm y en sus seis discos posteriores. En esta gira, además, avanza un disco que, según sus palabras, podrá ser editado este año o el que viene… Problemas de una industria sin Norte, con consecuencias para los músicos. Él no va a dejar de girar por eso, así que, avanzando canciones de ese álbum sin fecha de publicación, quedó claro que siempre le ha gustado el jazz y que por ahí van los tiros de esas canciones aún inéditas.

 

Sobre todo al principio, cuando invocó el espíritu del jazz una y otra vez, amarrado más al saxo, dejando que los vientos y el guitarrista tuvieran tiempo para lucirse en solitario, mientras él se colocaba en un discreto segundo plano, quedando el Auditorio de Galicia un tanto frío, sin el baile que esperaban. Como justificación mencionó a Miles Davis, John Coltrane, Charlie Parker, Duke Ellington y otros grandes nombres del jazz. Claro está, era un jazz pasado por el tamiz del funk, del afro-funk, de las enseñanzas de un ritmo que su padre creó.

 

 

 

Bien planteado el concierto, al final sí dejó salir la vena más funk, es decir, su vertiente más bailable. Sus tres coristas, que por difícil que parezca no habían dejado de bailar desde el inicio, fuera jazz o funk o una improvisación (increíble como Femi dirigía a sus músicos con un movimiento de su mano), cobraron mayor protagonismo y con el contagio y canciones como “Beng Beng Beng” o “Day By Day”, el auditorio por fin se levantó de sus asientos.

 

Si no fuera porque su hermano unos meses antes había conseguido lo mismo en Pontevedra, aunque en su caso desde la primera canción y, además, con gran parte de la banda -de su padre- que contribuyó a dar forma al afro-funk, Egypt 80, el concierto de Femi sería para recordar. Pero para las comparaciones -y darte disgustos- siempre está la familia.

 

(Auditorio de Galicia, Santiago de Compostela. Fecha: 24-4-10. Público: 800 espectadores).

 

(Ver más fotos)

 

{youtube}DZWOElowiU8{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *