FARRAH

Farrah, buenos tiempos

 

         Power-pop sin complicaciones desde el Reino Unido. Casi un anacronismo. Son Farrah y, después de convertirse en asiduos de estos lares, presentan segundo disco, Me Too.

¿Os gustaría que se hablara de Farrah como un grupo en la tradición de los grandes grupos británicos?

– Sí, nos gustan Squeeze, Joe Jackson, The Beatles, Elvis Costello o The Police, pero ahora el pop británico está muerto. La gente sólo escucha versiones interpretadas en programas de televisión por zombies manufacturados y hambrientos de fama, sin carisma.

 
También se pueden ver influencias de grupos americanos y australianos en vuestra música.

– Nuestras influencias son tan variadas como lo fueron nuestras infancias. Crecimos con el heavy melenudo de los 80, Abba, el lounge jazz, Tangerine Dream, Simon and Garfunkel, Astrud Gilberto… Más tarde conocimos a The Beach Boys, The Cars, Crowded House, Fountains Of Wayne, Ash, Weezer…. La lista es enorme y algunas influencias sólo se manifiestan ocasionalmente, pero están ahí, luchando en nuestro subconsciente. Michelle, nuestra bajista, es australiana, así que trae otro tipo de referencias. Lo ponemos todo en común en nuestro local de ensayo y sale algo así como Rock-Punk-Pop-Trasatlántico-Británico-de las Antípodas.


¿Fue el power-pop lo que os empujó a formar un grupo?

– No. Fue David Lee Roth de Van Halen saltando de una batería y quedándose con todas las chicas de la primera fila. Sólo oímos la palabra power-pop cuando los periodistas la empezaron a mencionar en relación a nosotros. Todo el mundo se mete en un grupo para acostarse con la gente. ¡Ya no podemos esperar más!

¿Está esta música bien representada en los medios?

– No, pero gracias por intentar equilibrar la balanza.


¿Cómo fue la relación con el sello de Miles Copeland?

– Como estar en un tiovivo al lado del diablo gritando: “¡Más rápido, más rápido!” Fue interesante. Tenemos que decir que es un visionario por ver nuestro talento, pero también está ciego por no llenar sus bolsillos. Consiguió que mucha gente escuchara nuestro primer disco Moustache, pero todos los sellos hacen promesas a sus grupos que no tienen intención de cumplir. Fue un alivio deshacernos del intermediario y, en su lugar, poder mentirnos a nosotros mismos.

¿Queríais hacer algo diferente con vuestro nuevo disco?

– Queríamos hacer un disco conceptual sobre la revolución industrial británica titulado Spinning Jenny, pero nuestro manager nos convenció de todo lo contrario. La mayor decisión fue no incluir canciones de mierda, lo cual significa que nos llevó tres años hacerlo, pero nos gusta el resultado. También queríamos incluir más colores de la paleta sónica: trombón, arpa, bajo doble, theremin… También hemos subido más lo amplis. Nos gusta el primer disco, pero muestra a un grupo en sus primeros días. En directo sonamos más potentes de lo que sugiere el primer disco, así que intentamos capturar esa energía. ¡Y mostrar también nuestro lado más encantador!


¿Qué o quién es el productor Just A Noise?

– Nuestro teclista Andy diseñó un programa de ordenador con ese nombre. No lo entiendo, pero parece ser que escucha nuestros ensayos y se encienden distintos colores según cómo toquemos. Cuando toda la pantalla se iluminaba como un arco iris le dábamos al botón de grabar.


En el primer disco hacíais una versión de The Rubinoos. En el segundo es Joe Jackson. ¿Y en directo?

– En nuestro último concierto de Navidad hicimos “Last Christmas” de Wham. Ahora queremos hacer una de Go West.


¿Cómo os ha tratado la prensa hasta ahora?

– Las críticas de Moustache fueron muy buenas y eso nos animó. Nos encanta tener reacción de la prensa. Siempre nos comparan con grupos que no hemos oído, lo que significa que tenemos que salir a comprar algunos discos.


¿Cómo fue vuestro concierto en el Glastonbury Festival?

– ¡Fantástico! Glastonbury es el mayor festival del Reino Unido y fue un honor. No es tan comercial como otros. Básicamente se trata de tres días para hedonistas y nos dejamos contagiar de esa atmósfera.


¿Os acordáis del concierto en el Felipop en Galicia?

– ¡Nunca lo olvidaremos! Hemos hecho bastantes conciertos en España últimamente y ése fue el mejor organizado y el más divertido. ¡Galicia es tan hermosa y la gente bebe tanto que no es real! La noche siguiente a nuestro concierto todos tocamos canciones acústicas en un bar local. El ambiente era increíble. Estamos pensando en grabar nuestro próximo disco en Galicia.

¿Cuáles son vuestros recuerdos de la gira española de tres semanas?

– Nos lo pasamos en grande con Montana, The Winnerys y Mister Snoid. Nuestros recuerdos son de públicos increíbles y de nuestro manager intentando encontrarnos comida vegetariana. Recuerdo un concierto alucinante de Montana en Castellón. También recordamos nuestro último día, en San Sebastián, en el jardín del hostal. Los dueños nos habían hecho una comida deliciosa y estábamos descansando al sol del otoño. Eso es España para nosotros: maravillosa hospitalidad, paisajes hermosos, sol y un estilo de vida relajado.


¿Alguna anécdota buena?

– Ninguna que nos atrevamos a repetir.


¿Cuáles son las influencias no tan obvias en vuestra música?

– La música de ascensor y la lluvia.


¿Algún descubrimiento musical reciente?

 – Obviamente, Rock Indiana tiene un buen montón de buenos grupos. Nos gusta Santi Campos, aunque quisiéramos saber español para entender las letras. Montana también. Y nos gusta el segundo disco de The Electric Soft Parade.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *