FALLAS, VALENCIA

Fallas, arde Valencia

 

  viajes_fallas_FALLA CUBA-BUENOS AIRES viajes_fallas_falla infantil sueca-literato azorin

 

Cuánto rumbo a levantar a cada esquina las Fallas de madera y cartón, destinadas a durar un día (Eugenio D’Ors)

 

Durante estos días, Valencia arde con la pólvora de las Fallas. Desde el 1 de marzo hay, al menos, una mascletá diaria, a las 2 de la tarde, más los fuegos artificiales que se­ñale el programa. Aunque nos queda un po­co lejos, os proponemos un recorrido por Valencia, a propósito de su fiesta, una de las más bulliciosas de España.

 

La medianoche del día 15 comienza la planté de unas 300 fallas, por las plazas de la ciudad, con sus ninots de madera y car­tón, que reproducen, normalmente, escenas satíricas de la actualidad. La historia dice que los carpinteros valencianos, cuyo patrón es San José, lo vienen haciendo desde el si­glo XVI, cuando ya montaban grandes ho­gueras frente al hogar familiar, arrojando al final un parot -muñeco vestido y con ca­beza-, que fue tomando apariencia gro­tesca con el tiempo.

 

Hoy en día, cada falla comprende nume­rosos ninots perfectamente trabajados y acabados, y para descubrir todos sus deta­lles es necesario pasar unas cuantas horas en cada una de ellas. Además, todas cuentan con una falla infantil, más complicada por su tamaño más pequeño, pero de una mayor inventiva y detallismo. De todos, sólo algunos ninots se salvan de la quema: el jurado escoge las de mayor ca­lidad de entre los que se exponen en la Lonja antes de su planté, para pasar a for­mar parte del museo, en el que se encuentra parte de la historia de las Fallas.

 

  las-fallas-valencia8 las-fallas-valencia5

 

Para reunir el dinero necesario, la gente de cada barrio y cada plaza trabaja durante todo el año y los artistas se rompen la cabe­za tratando de lograr la más llamativa y origi­nal. De todas, las más espectaculares, y de obligada visita, superando últimamente presupuestos de 10 millones de pesetas, son siempre la de Na Jornada (en las Torres de Serrano), la del Convento Jerusalén (en Matemático Marzal), las del Pilar y la plaza de la Merced (en el barrio del Carmen) y la de la plaza del Ayun­tamiento (que no entra en el concurso). Algunas cobran una pequeña cantidad por ver los ninots de cerca.

 

Durante tres días permanecen expuestas en las plazas, hasta que en la medianoche del día 19 se planta fuego a todas a la mis­ma hora, con la gente de su barrio en cada una. En poco menos de media hora todas han ardido. Tan sólo la falla del Ayunta­miento se salva unos minutos, ya que se quema a la una, con todos los valencianos y visitantes alrededor, terminando con otra se­sión de fuegos y el himno de Valencia. A la mañana siguiente, todo vuelve a ser asom­brosamente como antes, un día laboral más, y muchos comienzan a preparar la fiesta del año siguiente.

 

  las-fallas-valencia1 fallas04

 

 

Rock y petardos

 

Siendo las fallas lo más atractivo, la ciudad tiene otras cosas interesantes. Así, los casals, lugar de reunión de las comisiones de vecinos, suelen poner tascas en la ca­lle y organizar verbenas al lado de sus res­pectivas fallas. En las Torres de Serrano, la verbena de Blanquerías es la más concu­rrida. Lo más habitual es disfrutar en la ver­bena del propio barrio y darse una vuelta por las otras.

 

Aún hay más: barracas falleras, prego­nes, continuas cabalgatas y numerosos conciertos. Entre los programados este año en la prolongación del paseo de la Alameda, al lado del río, se podrá ver, entre otros, a La Dama Se Esconde, Seal, Seguri­dad Social, Gabinete Caligari, Somewhere Over England, Los Elegantes, Danza Invisible y Celtas Cortos.

 


falla Fallas%207

El tráfico está totalmente trastocado por la colocación de las fallas y todo su aparato. Y el sonido más habitual por todos los rinco­nes es el de la pólvora y los petardos, ya que los valencianos, niños o mayores, son unos auténticos profesionales en el arte del ruido.

    

 

Noches de ronda

 

En estas fechas es más difícil distinguir los diferentes ambientes. Todo el mundo, extranjeros incluidos, se reparten por los rin­cones de la ciudad. Aun así, en la zona de Xúquer seguirán predominando los estu­diantes, los mismos que la llenan un jueves tras otro y todos los fines de semana durante todo el año. En la zona de Cánovas, el nivel se eleva considerablemente, convertida en el reino de la ‘gente bien’.

falla infantil placa del pilar falla%20sueca-literato%20azorin%2026

 

Lo más recomendable es perderse por el lado salvaje de Valencia, el ruinoso casco antiguo. En el barrio del Carmen vale la pe­na dejarse llevar por sus callejuelas y no sal­tarse ninguno de sus garitos. Todo el barrio está lleno de los mejores bares que uno se pueda imaginar, y el conjunto es de lo más interesante que se pueda encontrar en una noche de marcha en nuestro Estado.

 

burning_falla 034

 

El Calcata y La Marcha programan música con el nivel de decibelios necesario para poder continuar la noche. Después, a prime­ras horas de la mañana, es obligada la cita con el chocolate con churros en la plaza de la Catedral, donde se puede ver una de las mayores concentraciones de flores por me­tro cuadrado engalanando a una Virgen. Y para acabar, un consejo: El Rincón Latino, un tugurio envidiable donde compartir emo­ciones con un tequila, un cerebro de mosquito o un guarapito. Si pasas por Valencia en estos días, es posible que nos encuentres allí.

 

Xavier Valiño  / Mariola Mormeneo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *