EXTRAPERLO 2009

Extraperlo, santos de devocionario

 

Aleix, Cacho y Borja se conocen desde niños. Junto a Alba funcionan como Extraperlo desde 2004, encauzando su sonido en el momento en que cambiaron la batería por una caja de ritmos. Con ello han conseguido un estilo más personal, en el que se refleja su afición por grupos pop de los 80 (Orange Juice, Prefab Sprout, Pale Fountains, Aztec Camera, etc.), discos africanos de los 70, ritmos tropicales, latinos y mediterráneos. No son los únicos, como reconoce Borja en estas líneas, presentándonos su primer disco, Desayuno continental.

 

Os conocéis desde hace muchos años. ¿Podéis contarnos un poco vuestra trayectoria conjunta en la música?

– Empezamos a tocar en el colegio, con 14 años, hasta que a los 18 conocimos a Alba y fundamos Extraperlo. A partir de ahí hemos tratado de evolucionar siempre, acrecentando nuestro universo musical, hasta llegar a hacer este disco.

 

Supongo que antes de llegar al sonido que hay ahora pasasteis por distintas fases. ¿Cómo fue esa evolución?

– Esa evolución fue tan natural como la evolución que sufrimos hace un año y medio. Estábamos escuchando muchas referencias del indie, tanto nacional como internacional, y queríamos sonar como eso, aunque ya teníamos la inquietud por las canciones e introducir elementos que viniesen de otros géneros.

 

¿En qué momento pensasteis que estabais ante algo nuevo, que habíais encontrado vuestro camino, similar a lo que hoy es Extraperlo?

– Cuando tuvimos la impresión de estar haciendo canciones buenas, que tenían un sonido que evocaba a muchas cosas pero a ninguna a la vez.

 

Cuando se escucha vuestra música, la sensación es de estar ante algo muy personal. ¿Fue algo consciente o, por el contrario, fue naciendo espontáneamente?

– Queríamos que cualquier intento de encerrarnos en una etiqueta llevase a la imprecisión, y creemos que así ha sido. El hacer algo personal ha sido algo totalmente consciente, hacer un disco sin pensar de esa manera no tenía sentido para nosotros.

 

Las canciones no son los típicos temas atormentados y grises de la escena independiente estatal. ¿Era una de vuestras premisas?

– Quisimos hacer canciones menos afectadas, pero al final el disco ha acabado teniendo una cierta afectación en algunos temas. Fue una premisa en un principio, pero no sabemos si ha sido una conclusión. Sí que vemos que es un disco vitalista, eso sí.

 

¿Qué tiene Extraperlo del lugar donde nacisteis y donde vivís?

– Las referencias líricas a todo nuestro entorno, como si fuese el atrezzo de una película de Luis Buñuel. Como si Buñuel fuera catalán en vez de turolense.

 

En la portada eso sí está claro, ¿no?

– Queríamos que la portada fuese opaca respecto al contenido musical del disco pero que hiciese referencia a todo ese contenido lírico evocador del surrealismo.

 

¿Hay algún tipo de límite en el grupo a la hora de componer?

– Supongo que el límite está en la frontera del pop. Por lo demás, en este primer disco hemos querido proyectar casi todo nuestro universo musical de una manera muy desprejuiciada, plasmando un discurso muy abierto y poco concreto. Puede ser que en futuros discos plasmemos un discurso más acotado, pero hasta ahora esto es lo que hay.

 

En vuestra música escucho ecos de Golpes Bajos, algo que fan del grupo me gusta mucho. ¿Lo veis vosotros? ¿Qué os parece?

– Somos muy fans de Golpes Bajos, pero nuestra historia con ellos es rara. Escuchamos por primera vez las grabaciones de los 80 en el estudio; nos las puso Cristian Pallejà. Decía que le recordaba mucho a lo que hacíamos. Nos quedamos muy contentos de haber llegado a conclusiones similares a las que habían llegado esos gallegos y nos fuimos a mezclar. Nos flipó el video de “Colecciono Moscas”, está en Youtube, y ahora tenemos todos los vinilos, hasta el Devocionario.  

 

Y si hablamos de grupos estatales, pienso también en Claustrofobia. ¿Los conocéis? ¿Os gustan?

– Nos flipa Claustrofobia y sobretodo el universo de Pedro Burruezo. También los conocimos después de grabar el disco, por recomendación de nuestro amigo Adrián de Alfonso (Veracruz), que era muy fan desde hacía tiempo. Nos pareció un grupo de pop extremo, que apelaba a lo más hondo del ser humano, con oscuridad, belleza y una lírica muy elevada. Hace poco, fuimos a un concierto de Burruezo & Bohemia y Camerata y vimos cosas muy buenas. También le dimos un disco a Pedro. Nos hacía ilusión que lo tuviera alguien tan inspirador como él.

 


Más que relacionaros con el pop africano o eso que llaman tropicalismo, creo que lo que demuestran vuestros discos es que habéis escuchado música africana. ¿Es así? ¿Qué grupos?

– Es totalmente cierto. Empezamos a consumir como locos las cintas que colgaban en el blog awesometapesfromafrica, llevado por dos neoyorquinos que tienen un material impresionante. El primer grupo que nos flipó fue Franco and The Ok Jazz, y ahí descubrimos a Oriango and Kipchamba, Super Mazembe, Dr. Nico, Bainito Muyanda o Souley Kanté. Luego llegaron a nuestras manos un recopilatorio de Highlife africano de los 70 en Lagos (Nigeria), en el que aparecía Victor Uwaifo. Previamente, nos encantó un discazo de Hallelujah Chicken Run Band, también nigerianos.

 

Lo mejor es que parece que escucháis música sin prejuicios. ¿Cómo habéis llegado a ese punto?

– Con mucha naturalidad. Queríamos abrir nuestro discurso hacia la trasgresión de los géneros, no sentirnos unidos a ningún movimiento, a etiquetas estúpidas o a un público determinado.

 

Eso sí, aunque se aprecie que escucháis otros tipos de música, y aunque por debajo se descubren arreglos distintos y ganas de no caer en lo fácil, siempre diría que vuestras canciones son pop. ¿Estáis de acuerdo?

– Sin duda alguna, cuando estamos los cuatro juntos, siempre concebimos canciones de pop. Todo grupo tiene un grado 0 cuando construye algo, y el nuestro es el pop.

 

¿Lo que más os inspira para las letras son las historias cotidianas?

– Como punto de inicio, sí, pero nos gusta desfigurarlas un poco, que la imaginación las convierta en algo un poco confuso y críptico, que forme parte de un imaginario, absurdo o surrealista.

 

¿Cómo lleváis la realidad en la que vivimos?

– Es un momento idóneo para ser creativos e intentar que el contexto actual nos afecte lo menos posible. Qué le vamos hacer si fabricamos bombas y nos explotan.

 

¿Cuáles son los objetivos y proyectos a medio plazo?

– Respecto a Extraperlo, componer canciones, evolucionar y que todo lo que envuelva al grupo sea coherente con nosotros mismos.

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en el mundo de la música para cada uno de vosotros?

– Más que anécdotas, resaltaría a los amigos que hemos hecho compartiendo esta inquietud. Algunos de ellos han tenido mucho que ver en nuestra manera de concebir la música. Anécdotas… ahí va una ridícula. Hace muchos años compartimos escenario con Silver Jews, mientras yo iba al lavabo, David Berman me preguntó que adónde iba. Mi inglés desastroso y el topar con alguien admirable me llevó a contestarle a la “BBC” en vez de “WC”. El lo tomó como una ironía y parecía estar de acuerdo… aunque no volvimos a cruzar muchas más palabras, normal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *