EMILIO JOSÉ 2009

Emilio José, nada sigue igual

 

Tiene gracia un blog de su myspace. “Emilo José colapsa myspace”. Pues sí: durante un tiempo se dedicó a subir EPs que nunca tuvieron edición física al portal más famoso de descargas de las que llaman ‘ilegales’ del mundo. Pero ahora ya tenemos disco físico de debut de Emilio José, una de las tres patas del recordado, por sorprendente, grupo Apeiron. Se titula Chorando Apréndese, y nunca el pop en gallego se enfrentó a tamaño desafío.

 

Para empezar, y ya que supongo que la gente no sabe cómo acabó el grupo o si sigue adelante, ¿qué fue de Apeiron?

– Simplemente estamos acabando el nuevo disco, nada más.


¿En qué andan tus dos antiguos compañeros de grupo?

– De hecho, mis dos compañeros de grupo a secas; de antiguos nada. Pues Álvaro fue el motor principal del EP de Pescando em Copacabana, y hace conciertos tanto con ese grupo como con Los Sesuales, que tocan versiones metal de canciones variopintas. Belén cantó en varias canciones de mi CD y, además, está sopesando un posible disco en solitario… Y claro: los tres seguimos con el nuevo de Apeiron.

 

¿Qué hay en los EPs que se pueden descargar desde tu myspace?

– Ahí hay grabaciones variadas: desde versiones de villancicos hasta música para Battlestar Galactica. Algunos son ideas que se me ocurren al momento y las llevo a cabo sin pensar demasiado, otros tienen canciones que me gustan mucho, y que de hecho toco en directo, pero, sea como sea, los veo como expansiones (más o menos disparatadas) de lo que hay en el disco, que, claro, es mucho más denso y trabajado.


Te lanzas con un disco doble. ¿Andas sobrado de material compuesto en estos años?

– Bueno, en realidad no es material antiguo: las canciones del disco 1 tienen varios meses, aunque en la grabación las retoqué bastante y añadí varias partes; el disco 2, sin embargo, a excepción de “Rio Grande do Sul”, está compuesto a propósito, entre finales de 2008 y principios de 2009. Hasta enero del 2008 no pensé en serio en sacar un disco en solitario y, aunque siempre estoy haciendo canciones, no me gusta mucho dar gato por liebre y basar un lanzamiento nuevo en material viejo. Además, por mucho que compongas, no todo lo que haces son maravillas, o simplemente no encaja. De hecho, al final, acabas descartando el 90%.


Con la que cae, ¿cómo es que has logrado convencer a una compañía para que te edite un disco así?

– Ellos me lo propusieron. Yo siempre tuve en mente un disco bastante político, aunque aparezca alguna canción de amor. Sin embargo, en Foehn querían meter a toda costa “Rio Grande do Sul” o “Anju Kitahara”, que, por supuesto, me encantan, pero no cuadraban en mi tracklist. Así que mencionaron lo del 2º CD, para dar cabida a ese material de temática exclusivamente amorosa, y yo acepté encantado: me quedé con “Rio Grande do Sul” e hice, con esa canción como referencia, el resto del CD.


¿De qué canción de este disco estás más satisfecho?

– Te diré la que menos me gusta: el principio de “Leire  Martínez” que, por comparación con las demás, es bastante flojilla. Ahora bien: en un disco de, digamos Rosario Flores, eso sería un highlight.


Chorando apréndese titulas el disco ¿Tantos batacazos te ha dado la vida?

– El título, como el disco, no es tanto personal como el intento de reflejar la situación de un joven normal en un pueblo de la provincia de Ourense. Desde esa perspectiva, creo que cualquiera estará de acuerdo en que hemos llevado batacazos por todas partes, empezando por Galicia. Escuchaba a Feijóo, hace poco, decir que el voto emigrante constituye una especie de 3ª provincia, sólo por detrás de A Coruña y Pontevedra. Personalmente, no tengo ningún problema (incluso se lo agradecería) si crea una especie de engendro a semejanza del Estado Sionista para albergar a esos votantes (si ellos están de acuerdo), y libera a Ourense del yugo de la Junta: así seríamos algo más que un paso obligado entre Madrid y Vigo.


¿Qué te planteas a la hora de escribir un texto y de que huyes conscientemente?

– No me gusta usar expresiones muy gastadas, pero también procuré escribir de forma comprensible, con un lenguaje sencillo. Para saber si he escrito algo decente o no, la mejor prueba, para mí, es comprobar la reacción del público en los conciertos. Como sea, las letras me costaron bastante porque apenas hay pop en gallego, y precisamente creo que es por eso que nos lo querían imponer, el gallego, digo, en detrimento del español.


Es curioso, pero aunque supongo que has hecho tú gran parte del trabajo en tu estudio casero (completado en la habitación de tu primo), la empresa parece titánica. ¿Cuánto tiempo le dedicas? ¿Es lo que más te llena?

– Me gusta mucho la música, pero, en la actualidad, tampoco supone mucho esfuerzo grabar tú mismo un CD. Otra cosa es que las canciones estén bien, pero no es ‘titánico’.

 


No recuerdo un disco en mi discografía con tantas referencias. ¿Por qué te salen así las canciones?

– Eso es para mantener el nivel de atención del oyente (y el mío, cuando las canto, sobre todo en directo). Me aburren sobremanera las repeticiones de estribillos interminables, las repeticiones de estrofas y, en general, las repeticiones. Yo sería el primero en perder el interés si hiciese canciones llenas de relleno, así que intento inyectar vida en cada rincón que puedo, intentando no pasarme, y siempre que parta de una buena idea. Con respecto a las letras, es bastante parecido: tan sólo Marvin Gaye puede permitirse decir “I love you” 10 veces en una canción, porque canta cada uno de forma distinta. Pero como mi voz es infinitamente más limitada, necesito mucha agilidad en las letras que escribo para que no se convierta en una pesadilla el escucharlas. Por último, la razón más obvia es que intentar condensar con cierto detalle las situación de una provincia española (por muy marginal que sea) en un disco de rock’n’roll te obliga a utilizar muchas palabras dispares, y si a eso le añadimos que también hablo de chicas, las muchas referencias son imprescindibles.


¿Alguien o algo que se haya quedado fuera y que tendría que haber estado ahí?

– Hombre, debido a la naturaleza cambiante de estas canciones, para  empezar ya se quedaron fuera muchísimas partes y alguna canción entera, pero eso va en el proceso: lo importante era el equilibro, el desarrollo armonioso del disco. Además, ya tengo en mente un EP de hits para este verano (en vinilo, si los de Foehn quieren, o sino lo cuelgo y punto) y el segundo disco, del que ya he empezado a grabar ideas, así que no tengo mucho tiempo para lamentarme por las partes que se quedan fuera.


Dice la nota de prensa que el disco se trata de una estampa en la que imaginas a Elis Regina, Debussy y Marvin Gaye coincidiendo a principios de otoño de 1987 en un pueblecito de Galicia sin más ocupación que la de dejar escrito un legajo que encontrarías posteriormente. ¿Crees, como aseguran Paul McCartney o Keith Richards, por ejemplo, que las canciones están escritas, que están rondando por ahí encima, y que sólo se trata de ponerlas en papel y grabarlas?

– Frase que supongo le copiaron a Mozart, por cierto. La de Keith Richards creo que data del Exile on Main St., que además ejemplifica perfectamente lo que es el rock’n’roll: más que música, un espíritu veloz, bailarín, sentimental. Lo de la nota de prensa es algo general; podrían haberse mencionado otros artistas que me gustan mucho, pero la idea es ésa: hacer, basándome en la música antigua que me gusta, canciones bonitas, sin más pretensiones.


¿Crees que tu música puede llegar a todo el mundo, que tiene un público determinado o eso no te importa?

– Por más que haya bastantes referencias a Ourense, eso no significa que sea un disco para ourensanos, igual que el Illiniose de Sufjan Stevens no es sólo para ‘ilinoiseños’. Yo creo que Chorando Apréndese se puede entender aquí, en Pekín y donde sea. Que, por cierto, también canto en chino.


Además, el disco está cantado en gallego. ¿Te  has planteado otros idiomas al escribir o te sale así y ya está?

– Soy un cantautor de Quins, y en Quins se habla gallego. Además puedo (y de hecho, lo hago) escribir y cantar en otros idiomas, pero la base es el gallego. Es que, precisamente, uno de los motivos por los que decidí empezar una carrera en solitario fue el de cubrir (el público dirá si bien o mal) ciertos géneros que están casi desiertos en el idioma de Ourense, que no olvidemos que es el gallego (aunque no creo que haya nadie reticente a usar el español cuando corresponda, como por ejemplo yo, que hago muy gustosamente esta entrevista en español porque es para un medio en español, y todo bien).


No sé si tus gustos musicales han evolucionado a través de los años. Si ha sido así, ¿quieres explicar un poco cómo ha sido esa evolución?

– Más que evolucionar, involucionaron. Jamás me plantearía un disco de rock’n’roll si hoy en día se estuviese haciendo música actual, del año 2009. Pero como quiera que la batería, el bajo y la guitarra siguen vigentes, pues aprovecho para homenajear una música que, por cierto, me gusta y muchísmo, pero me parece -de hecho, es- antigua. Desde hace años soy visitante asiduo de allmusic, y, como fanático del soulseek, descargo todo lo que puedo, en especial me gustan mucho el blues, el jazz, el rap (de los 80, sobre todo) y el soul. O sea, negro, negro. Aparte de eso, cada semana, o a veces cada día, siento inclinación por algo general: ésta, como tuve noticia de un blog americano que publicó una crítica estratosférica de Chorando Apréndese (www.clubfonograma.com), he estado escuchando a Natalia Lafourcade, Juan Son y Nuuro.


¿Tienes algún héroe musical o no?

– Cientos. A los creadores de música funeraria mesopotámica no los conozco, pero ésos serían de los primeros. Desde ahí hasta D'Angelo (cuyo disco nuevo espero como el maná) y Q-Tip, que son mis dos últimos ídolos más consistentes, todo lo que hay en medio.


¿Cómo llevas la realidad en la que vivimos?

– Mal. Me gustaría vivir en el bosque, si ello no supusiera desprenderme de una sociedad de la que, me guste o no (que me gusta), formo parte desde que nací. O bien ingresar en una comuna, que me he enterado que por León hay alguna… Pero, sinceramente, eso me parece peor.


Por cierto, supongo que sabes que hay un cantautor con el mismo nombre. ¿No te importa la confusión?

– De hecho recuerdo muy bien que de pequeño siempre me hacía gracia cuando salía por la televisión, porque era la única persona que conocía que se llamaba igual que yo. Mientras no le importe a él (si es que algún día llega a conocer mi existencia)…


Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota en tu experiencia en el mundo de la música?

– La última, la presentación de Chorando Apréndese en el túnel de la autovía, en Quins: asistió mucha gente, sobre todo del pueblo, y para mí fue muy emocionante, un auténtico regalo poder tocar delante de ellos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *