ELVIS COSTELLO: The delivery man

ELVIS COSTELLO: The delivery man

 

Es difícil seguirle los pasos a Elvis Costello si uno no es un fan empedernido de todo lo que hace. No puede pararse quieto demasiado tiempo en el mismo sitio y sus discos se parecen poco a su antecesor, lo cual le honra como compositor curioso y atrevido pero provoca una dispersión que despista al no habitual, algo que a él parece importarle poco o nada. Como se nota desde el diseño exterior del CD, todo coches, guitarras y localizaciones vintage, The Delivery Man, lo recupera como amante enciclopédico de la música americana, perdido en el sur de los USA.

 

Acompañado por unos musculosos Imposters que son en realidad dos tercios de los Attractions, los enormes Pete Thomas y Steve Nieve, un bajista que se sale, Davey Faragher, y la ocasional steel guitar de John McPhee, el disco se balancea entre un espeso soul sureño, el country y una especie de r’n’b mutante aderezados por la inconfundible firma de autor de Mr. MacManus. A veces podría ser un Alex Chilton intelectualizado y cabreado (“Button My Lip”, “Needle Time”, “Bedlam”), y despojado de la pereza (en la vacilona “Monkey To Man”); otras (“Either side Of This Town”) un émulo de la pareja Oldham-Penn que compone esa clase de enormes canciones que ya ningún James Carr canta; también recuerda tiempos pasados con canciones sin rodeos (esa “There’s A Story In Your Voice” con Lucinda Williams masticando las palabras de manera inimitable), y la gran Emmylou Harris, por su parte, armoniza y levanta dos baladones de country de autor y una miniatura folk como sólo ella sabe.

 

No se nota que es un hombre felizmente recién casado y las letras están llenas de desastres sentimentales, aunque todo parece formar parte del argumento de una historia con principio y final, y cuando coge la Gibson, que echa humo, demuestra lo subvalorado que está como instrumentista. Altamente disfrutable, pierde puntos (pocos) por un dramatismo a veces pasado de rosca y la poca chicha de alguna que otra canción. 

 

Carlos Rego

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *