ELVIS COSTELLO BURT BACHARACH PAINTED FROM MEMORY

 

ELVIS COSTELLO & BURT BACHARACH: Painted From Memory (Mercury)

 

ELVIS COSTELLO & BURT BACHARACH - Painted From Memory (

            Ya era hora de que a Burt Bacharach se le diera el reconocimiento público que merece. Menospreciado por una generación más joven por representar la aristocracia de la vieja escuela, debido, sobre todo, a destacar por escribir éxitos pop en la era de la rebelión de los 60, su magistral forma de componer ha vuelto a ser apreciada con toda justicia en los últimos años. Cualquiera que respete la melodía no puede minusvalorar sus contribuciones al panteón del pop, en temas como “Walk On By”, “I Say A Little Prayer” y otras muchas de sus cientos de canciones –que, por cierto, se recogen en la recientemente editada caja The Look Of Love-. 

            Bacharach ha encontrado en Elvis Costello -un fan de toda la vida, quien ya en 1977, en plena efervescencia punk, hacía versiones de sus canciones-, una pareja compositora mucho mejor de lo que habría podido soñar. Y, aunque Hal David, su más famoso compañero en esas labores, une las palabras con las melodías inmejorablemente, no tiene la mano de orfebre de Costello. Su filosofía era cuanto menos mejor, decirlo rápidamente y quitarse cuanto antes del medio de aquellos fabulosos giros y quiebros melódicos. 

            Costello, por el contrario, trabaja en varios niveles a la vez -la sutileza, la ironía, el costumbrismo…-, dejando que algo se desarrolle completamente si parece que va bien. Y eso es lo más curioso, porque Bacharach también ataca varios frentes musicales al mismo tiempo, construyendo melodías que suben, bajan y cambian de repente, que ignoran la típica estructura verso-estribillo-verso, y puliendo sus mini-sinfonías hasta que acaban siendo canciones pop de tres minutos que suenan simples y elegantemente mágicas. Combinar las dos partes no puede resultar más que en un disco de exquisitas y casi perfectas canciones pop. 

            Ahí están para probarlo la triste reflexión sobre la vida aburrida de un soñador que es “Toledo”, que idealiza la ciudad castellana del mismo nombre, el destino marcando una vida en “In The Darkest Place”, los fantasmas emocionales que recorren “This House Is Empty Now”, los celos desatados de “The Sweetest Punch”, en la que acaba rogando a su amante que se vaya con él, y, sobre todo, los gloriosos seis minutos de “God Give Me Strenght”, la canción que marcó el comienzo de la colaboración entre ambos cuando la compusieron para la película Grace Of My Heart

            Tal y como cabía esperar, ambos compositores vuelven a demostrar que lo hacen todo de forma tan artesanal que no pondrían su firma a algo que no representase sus mejores esfuerzos. Para Burt Bacharach, se trató claramente de un ejercicio de creatividad rejuvenecedora, mientras que para Costello, un musical en el West End londinense o una serie de conciertos en Las Vegas no parece ya tan imposible. Painted From Memory, el recordatorio del arte de una canción. Respeto por nuestros mayores, por supuesto.

Recomendado en una línea similar: 

Hymns To The Silence de Van Morrison (1991)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *