ELODIO Y LOS SERES QUERIDOS 2008

Elodio y los Seres Queridos, al Himalaya

 

Ha tardado lo suyo, pero Esto que tienes delante está, por fin, delante. Presente, factible, disponible… O sea, que el debut de Elodio y los Seres Queridos, uno de los mejores y más atemporales discos hechos en Galicia, tras la espera de más de un año, ya puede -y debe- ser saboreado por todo el mundo.

¿Cuándo empieza a cobrar vida el proyecto de Elodio y los Seres Queridos?

– Empezamos Manuel Santamaría y yo en el verano de 2005. Tocábamos mis canciones y alguna versión, y traíamos invitados todos los miércoles en "La casa de arriba", que es un local en Vigo donde yo trabajaba haciendo sonido. Al acabar el verano, ya teníamos algunas ofertas para grabar y tocar… Fue muy espontáneo y natural.

 

Por fin aparece vuestro primer disco. ¿Cómo ha sido todo el proceso hasta llegar a que viera la luz?

– Pues eso al acabar ese verano metimos a un bajista (Pablo Muñiz). Seguimos ensayando de vez en cuando y empezamos a grabar lo que sería un disco para La incubadora, de Universal. Salimos en un recopilatorio, se anuncio la salida del disco para el 23 de octubre, pero nada de nada. Estuvimos casi un año dándole vueltas a otras ofertas y funcionando muy bien en directo y en Internet hasta que Pedro Vizcaíno me mandó un mensajillo al myspace y decidimos sacar ese disco con Grabaciones en el mar. Siempre fuimos fans de su catálogo y nos ofrecía eficacia, rapidez y un contacto más personal sin tonterías. Estamos muy contentos.

 

¿Ha sido positiva la espera de más de un año?

– Sí, estamos más rodados y tenemos una formación más estable y eficaz para defender el disco en directo.

 

El disco se ha publicado a finales de 2007, con lo que seguramente no aparecerá en ninguna lista de 2007 ni 2008. Tampoco en esto ha habido buena suerte, ¿no?

            – Sabíamos que pasaría. Da igual: no me hacen mucha gracia las listas. De todas maneras, sí hemos salido en algunas listas del año, sobre todo canciones sueltas en Internet, y además hemos vendido muchos discos en Navidad, ja, ja.

 

¿Cómo sentís hoy esas canciones que ya tienen, supongo, un par de años de antigüedad?

– “España a las 8” por ejemplo tiene 7 años. Renace en cada concierto, la cambiamos un poco cada cierto tiempo y tengo grabadas unas 10 versiones, todas ellas muy interesantes. Creo que las canciones de Esto que tienes delante tienen una gran solidez y el paso del tiempo parece confirmarlo. Seguimos poniendo nuestro disco los sábados por la mañana en casa y lo cantamos con la misma fuerza que el primer día.

 

Estoy asombrado por la producción, natural y muy conseguida. ¿Quién ha sido el responsable?

– El truco es que algunas cosillas se grabaron en casas, en salas de estar, con tiempo, pero la mayoría en el estudio en larguísimas e intensas sesiones…. Combina calidad y calidez. Lo pasamos muy bien y nos pilló muy en forma y muy inspirados. Juan de Dios es el responsable y estamos muy, muy satisfechos. Es la primera vez que oyendo un disco mío más de un año después de grabarlo me sigue pareciendo perfecto y no le cambiaría nada.

 

¿Teníais claro que tenía que sonar así?

            – Juan de Dios insistió en que la voz sonara con mucho cuerpo y muy clara, y creo que acertó de pleno. Supo trabajar sin prejuicios y meter cosas políticamente  incorrectas desde el punto de vista indie y desde el punto de vista formal, como una caja con reverb de 6 segundos en "Leyes del Amor" o dejar una tos sin limpiar en "Eso que vemos por la TV".

 

Lo que más me gusta es que las canciones suenan atemporales. ¿Hace falta tener mucho rodaje para lograr algo así?

– Hace falta saber que diriges tu disco a los corazones de la gente normal, no a la crítica musical o a tus amigos del gremio,  ja, ja. Quiero poder oír mi disco dentro de 30 o 40 años. Tenemos fans de todas las edades gustos y condiciones. Mucho mejor que seguir los cánones del semestre.

 

¿Qué cosas son las que te motivan a componer?

            – Lo que se siente cuando descubres la solución al enigma que plantea una partitura es maravilloso. Para mí, lo mejor de la vida… muchísima plenitud. Soy adicto a esa sensación.

 

¿Crees, como tienen manifestado algunos autores, que las canciones están por ahí arriba rondando y que sólo hay que cogerlas y pasarlas al papel?

            – Desde luego no es un proceso muy racional, y cada caso y cada canción es diferente. Aterrizas en alguna parte  y debes reconstruirla a partir de intuiciones, dejándote llevar… Te apoyas en la experiencia y ciertas habilidades adquiridas, pero tienes que desprenderte de todas las ataduras. No me voy a tirar el rollo de que es un proceso completamente inconsciente o que un espíritu me posee, ja, ja, pero es algo parecido…

 

Los textos son bien directos. ¿Es así como te gustan?

            – Sí, ya desde el titulo del disco, Esto que tienes delante. Trato de pensar en la poesía como una ciencia exacta y creadora, nada de imitación o reflejo de la vida, adjetivos, metáforas o intenciones descriptivas… Todo eso me parece un poco lastre para mi forma de hacer las cosas. Como ves, enseguida me pongo espeso y pedantillo, ja, ja. La vida es imitación y reflejo de la poesía y no al revés.

 

¿Qué compositores sigues por sus textos?

            – No soy muy de cantautores. Para mí, los Beatles siguen siendo la Biblia, también a nivel textos, no sólo como creadores de las mejores melodías del siglo. También Bob Dylan o Lou Reed (lo que a todos nos gusta). Mercedes Sosa desde siempre para mí es una Diosa y este año he redescubierto a Charly García. En España me dejó alucinado Prin La Lá y Lovely Luna. Tengo grabaciones caseras de Xoel alucinantes. Grabo a gente en mi casa o en directo con muy buenos textos. Escucho muchas cosas de las catacumbas de la música o la poesía como O fillo pausado o gente interesante con la que contacto por la red. Algunos les ponen titulo a mis canciones o colaboran directamente conmigo. Pessoa es mi poeta favorito: a él le debo el único sobresaliente que tuve como universitario.

 

¿Y qué grupos señalarías como referencia para Elodio y los Seres Queridos?

            –  Nuestro principal referente es la música y las canciones populares de todos los tiempos, desde el puro folklore hasta los clásicos del pop y del rock. ¿Sabes ese anuncio de una emisora en que un perrito le mea encima a la señora cuando esta le canta? Pues bien: si hay que escoger, me quedo mil veces antes con la coplita de la  señora que con la horrible ráfaga súper comprimida del final. Para mí ese anuncio es de un mal gusto  blasfemo. Es como mearle encima a los garbanzos de una abuela y comerse unos de lata.

 

¿Por qué hoy Vigo es uno de los lugares más importantes de España para este tipo de pop, con grupos como Ectoplasma, Juan Rivas o Pacífico?

            – Yo creo que simplemente ya teníamos en casa los instrumentos y los amplis de nuestros hermanos mayores o de nuestro tío hippie. Vigo tiene una tradición musical muy fuerte desde los años 70 y 80. Hay viernes con  8 conciertos en un radio de 400 metros. Tocar en un grupo en Vigo es un poco como jugar en el equipo de fútbol del barrio o de la empresa, muy habitual.

 

¿Cómo van los otros proyectos paralelos al grupo?

            – Con Tony Lomba y Elio dos Santos sigo haciendo dos o tres bolos al año. Y siempre tenemos algún temita nuevo y se suelen agotar las entradas ya en la anticipada, pero nos gusta llevarlo así, sin ataduras. Manuel Santamaría desarrolla mucho el piano más clásico y su lado más cabaretero con Detour. Uka y Marcos también hacen sus experimentos y sus cosillas. Nos enriquece y nos contagiamos unos de otros un poco.

 

Por último, ¿cuál es la mejor anécdota de todos estos años en la música?

            – Una bonita que se puede contar y curiosa. Hace ya bastantes años en un local de ensayo tuve una corazonada con una mesilla de noche que había por allí medio escondida. Delante de todos dije que tenía que haber algo interesante dentro. La puse en la luz, le quite las telarañas y, al abrir un cajoncito, encontré un billete de lotería. ¡Era un billete para el sorteo del año y el día exacto que yo nací! Creo que ahora a esto le llaman serendipias, ¿no?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *