ELLE BELGA 2009

Elle Belga, nanas especiales

 

A estas alturas sabemos ya bastante de los proyectos de los antiguos componentes de Manta Ray, grupo ya desaparecido. Tras Nacho Vegas, Xabel Vegas o Suma, aparece ahora el disco de debut de Elle Belga. El nombre viene del apodo que tiene José Luis García, cantante y guitarrista de los Manta, por haber nacido en Bruselas. 1971, el año de nacimiento de él y su pareja, Fani Álvarez, ex-Fany y los Dandys, es el título de su debut, un disco que parte de unas nanas que ambos compusieron conjuntamente.

 

¿En qué momento surgió la necesidad de crear un nuevo proyecto?

– Desde el momento que nos dimos cuenta que queríamos cantar, algo tan sencillo como esto, pero que nunca pudimos hacerlo de esta forma tan real.

 

¿Qué tienen que ver las nanas en que apareciera Elle Belga?

– Las nanas se convirtieron en un regalo perfecto y nos sirvieron como base para desarrollar la idea que hemos descrito anteriormente: una nana se puede interpretar solamente con tu voz, y eso es tan sencillo es algo enorme.

 

¿Fue natural llegar al sonido de este primer disco o hubo un periodo de experimentación y tanteo?

            – Creemos en el trabajo como método. Se puede tener más o menos facilidad para crear algo, pero para que esto tenga calidad hace falta invertir muchas horas, y eso es precisamente lo que hicimos. Nos cuesta mucho pensar en músicos vagos, pero los hay, y muchos.

 

Aquí no hay la tensión latente que estaba en las canciones de Manta Ray. Cuando se escucha vuestra música, la sensación es de estar ante algo muy personal. ¿Había necesidad de mantener las distancias o fue todo mucho más natural?

            – No fue nada premeditado, lo podemos asegurar…Elle Belga comenzó a gestarse cuando Manta Ray aún seguía en activo, y hubiese sido ridículo por nuestra parte hacer algo parecido a lo que estaba haciendo Manta Ray en ese momento. Un disco siempre es algo personal, y es imposible disociarlo de tu día a día.

 

Supongo que ésa es la mejor manera de componer algo universal.

            – El término universal nos ha dejado un tanto confusos, pero sí es cierto que la mayoría de los sentimientos que entran en juego durante una grabación son comunes a todas las personas

 

La voz tiene un peso muy importante, ¿no?

            – La voz es la que sostiene la canción, la que ejerce de tirano con el resto de los instrumentos y les obliga a estar callados o gritar cuando ella les indica, aunque se trate de un leve susurro.

 

¿Casaban bien los samplers con el sonido del grupo o surgieron por otro motivo?

            – Los únicos samplers que hay son los ritmos de batería. En ese momento no teníamos la posibilidad de contar con un batería y decidimos trabajar de esta forma. Es más laborioso, porque tienes que tratar de dar vida a algo que está muerto dinámicamente.

 

Me gusta mucho “Todas las cosas”. ¿Nos podéis contar algo más de esta canción?

            – Esta canción casi queda fuera del disco, y ahora se ha convertido en algo casi imprescindible en nuestro diminuto mundo. Con ella mucha gente escuchó por primera vez a Elle Belga y nos consta que una de las primeras reacciones que provocó fue la de sorpresa. Es curioso, ya que nunca lo pretendimos.

 

 

En el disco da la impresión de que hay historias cotidianas y otras inventadas, aunque puede que las confundamos. ¿Era ésa la idea?

            – Totalmente y sería una pena desvelar cuál es cuál. Nosotros nos limitamos a componer las canciones, pero nos distanciamos de la idea de obligar a interpretarlas como nosotros las hemos pensado originalmente. Es como cuando lees un libro y tu imaginación visualiza los rasgos físicos descritos por el escritor; seguramente estos rasgos no tengan nada que ver con los que se pueda imaginar otra persona.

 

¿Es éste un disco más cercano al pop? ¿Creéis haber logrado finalmente canciones que se puedan silbar?

 

            – Se puede decir así, aunque también se puede decir que es un disco próximo a las melodías que recordamos desde que éramos niños. Si que lo hemos logrado. Yo al menos puedo silbarlas, y también se pueden cantar mientras haces cosas cotidianas como fregar los platos o vestirte.

 

El concepto gráfico capta bastante bien la idea del grupo. ¿De quién fue la idea y cómo surgió?

            – Hemos contado con un grupo que trabaja en el campo audiovisual -ellos son Fiumfoto- y todo fue muy sencillo. No quisimos hacer nada extravagante y no se pretendió aparentar aquello que nos somos.

 

¿Qué tiene Elle Belga del lugar donde crecisteis y donde vivís?

            – Me imagino que muchísimas cosas. Seguramente si viviésemos en el Sur, nuestra música sería distinta; seguramente si viviésemos de espaldas a nuestro entorno, estaríamos cometiendo un tremendo error.

 

¿Cómo lleváis la realidad en la que vivimos?

            – La realidad es la que tú permitas que sea. Cada persona tiene el terrible poder de decir que NO, y eso asusta mucho a aquellos que pretenden ser los guías de nuestra sociedad.

 

¿Cuáles son vuestros objetivos con el grupo?

            – No es bueno marcarse objetivos, porque corres el riesgo de no alcanzarlos, y esto no se trata de ninguna competición. Todo lo que consigamos será bueno, y el futuro dependerá de lo que seamos capaces de hacer ahora en el presente.

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en el mundo de la música para cada uno de vosotros?

            – Cualquier de las noches que pasé con El Niño Gusano fue una anécdota en sí misma, pero os podéis imaginar que es imposible contarla…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *