EL RENACIDO

El renacido (Hispano Foxfilm)

El renacido

 

“Somos todos salvajes”, reza un cartel en francés sobre un indio ahorcado que le han colgado sus verdugos. Y ahí está parte de la esencia de esta película. Cruda como la vida misma, este pre-western de tramperos es más una aventura sensorial retratada con preciosismo naturalista gracias a la fotografía de Emmanuel Lubezki (y en la senda de directores como Kurosawa, Herzog o Malik) que una película con historia, casi inexistente y con diálogos muy contados.

Su extremo realismo, en especial la batalla inicial contra los indios y el ataque del oso (una de las secuencias que se recordará en la historia del cine), exige del espectador una implicación especial para seguir a un Leonardo DiCaprio baqueteado como nunca, obligado a comer el hígado de un búfalo o a meterse en el cuerpo templado de un caballo despeñado.

La necesidad de sobrevivir y la sed de venganza están perfectamente recogidos en unos primeros 50 minutos inolvidables, aunque después el ritmo  no se mantenga igual y el desenlace parezca apresurado. Alejando González Iñárritu sale reforzado de este reto en su primera película de época, rodada en condiciones extremas en el frío invierno del Norte americano, al que solo resta valor antecedentes como Las aventuras de Jeremiah Johnson y, sobre todo, El hombre de una tierra salvaje de Richard C. Sarafian con Richard Harris, que contaba exactamente la misma historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *