EL HIJO

El Hijo, conmigo a tu vera

 

         Abel Hernández, el que fue en su momento cantante de Migala, uno de los grupos de la escena independiente estatal con más proyección en el extranjero, retorna a la actividad musical con un proyecto en el que se presenta en solitario, más desnudo, con un primer disco, Las otras vidas, en el que conviven el folk, el country y el pop más allá de lo que se puede esperar de un cantautor.

 

¿Cómo fue la recepción a tus dos EPs?

– No soy muy consciente de eso, pero supongo que buena, aunque menor que la que está teniendo este primer álbum. No tuvieron malas críticas, y creo que se vendieron aceptablemente dentro de lo mal que se venden los discos con ese formato.


¿Te parecía la mejor forma de irte presentando en sociedad, dejando caer pocas canciones de cada vez?

– El motivo principal fue que me apeteció sacar La piel del oso. No quería especular y esperar a tener más canciones para sacar un álbum. Había un conjunto de temas que debía salir así y ser grabado en el momento en que se grabó. Algo parecido, un poco más fruto del capricho, sucedió con Canciones gringas. El hacer EPs era también una manera de ir yo poco a poco, de ganarme la  propia confianza, y de permitir a la compañía de discos una adaptación al nuevo proyecto de cara a grabar un LP.


Supongo que no ha habido problemas por haber dado el salto de Migala a El Hijo. ¿Lo ha entendido todo el mundo? Y a pesar de ser sonidos distintos, ¿ves una continuidad?

– No sé si lo ha entendido todo el mundo. Eso no es cosa mía. En cuanto a la continuidad, lo que yo veo es que estoy yo. No veo ninguna otra.


¿Y crees que tus seguidores son, básicamente, los mismos?

– No estoy seguro. Me parece que algunos no les ha encajado bien, y a otros que no disfrutaban con Migala en cambio sí les gusta El Hijo.


¿Te importa que se te asocie a solistas españoles aparecidos en los últimos años como Mate, Refree, Raülmoya, Nacho Vegas, Tulsa…?

– Me parece normal y no me lo parece; no me molesta: son buenas asociaciones.


El disco es muy folk, tal vez el que más se acerca a este sonido de alguien que ha llegado ahí desde el rock. ¿Estás de acuerdo?

– No lo sé. Entiendo que pueda resultar bastante folk en cuanto a las guitarras arpegiadas y cierto aspecto rítmico, pero creo que las melodías tienden al pop, y es muy poco folk en lo que se refiere a letras, estructuras y armonías de las canciones y, también, en cuanto a la producción.


¿Es en el folk como mejor te sientes a la hora de expresarte?

– Es que no entiendo nunca la música como etiqueta. Me gustan las canciones de pop o rock o como se quiera llamar. También algunas músicas populares o folclóricas. Me siento más vinculado a Lou Reed o a Serge Gainsbourg que al Bob Dylan más folk (que no es mi preferido). Hay muchas cosas del ‘folk’ de los sesenta y setenta que más bien me horrorizan, dicho sea de paso.


¿Qué referencias o qué ideas tenías claras a la hora de entrar a grabar?

– Respetar la canción. Intentar dar con un tratamiento particularizado para cada una. Aprovechar al máximo el sonido de la banda. No caer en nada grandioso. Evitar un exceso de arreglos.


Además de referentes clásicos como Leonard Cohen, Johnny Cash o Nick Cave, ¿sientes que también estás cerca de la canción mediterránea o española, incluso de los 60 y 70?

– Me gusta mucho la canción italiana  y cosas francesas de los sesenta. De España, grupos como Los Brincos y algunas cosas más de cantautor de los setenta. Pero no sé si todo ello supone una influencia en mi música. Creo que la principal influencia es la búsqueda personal de la canción.


¿Serías capaz de confesar alguna de las fuentes de inspiración para tus canciones?

– No soy muy consciente de ello, pero me imagino que lo principal es la vida corriente, las cosas que me ocurren, veo, escucho, siento o sueño. También las propias palabras, el lenguaje y, por supuesto, la búsqueda musical.


¿Cuál es tu canción favorita del álbum y cuál es la que mejor está acogiendo la gente?

– Tengo la sensación de que “Saturnalia”, “Conmigo a tu vera” y “Bosques” son, están siendo las preferidas de la gente. A mí me resulta muy difícil elegir una. Va por días. Hoy, por ejemplo, diría que “Cabalgar”.


¿Te sentirías capaz de componer una banda sonora?

– Depende de lo que se me pida, pero en principio sí. De hecho, hace un par de meses he terminado la de un corto de 15 minutos llamado “El talento de las moscas”.


¿Algún descubrimiento musical reciente?

– El disco de Elvis Perkins me ha sorprendido y encantado.


Por último, ¿sigue existiendo Emak Bakia?

– Está medio hibernando, pero sí sigue existiendo. No nos hemos borrado aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *