EL COLUMPIO ASESINO

El Columpio Asesino, corazones angulosos

  

  

 

 

Son una rara avis dentro del rock independiente hecho en España. Más que nada porque tienen un sonido propio, muy personal, trabajan desde Pamplona y lo hacen a su ritmo. Llegan ahora hasta su cuarto disco, Diamantes (Mushroom Pillow), tras haber dejado atrás su discográfica de toda la vida, Astro, y tres discos como El Columpio Asesino (2003), De mi sangre a tus cuchillas (2006, título tomado de la dedicatoria al grupo que Alejandro Jodorowsky les hizo en la firma de uno de sus libros en Madrid) y La gallina (2008).

 

 

 

 

¿Qué fue lo que motivó en esta ocasión las ganas de un nuevo disco, qué fue lo que os impulsó a componer nuevas canciones?

– Básicamente porque vivimos de esto y claro, hay que pagar las facturas y los vicios…


Con Diamantes, ¿se puede hablar de menos densidad en el sonido pero igual o mayor intensidad en las canciones?

– Creo que sí. Hemos intentado hacer un disco más ligero en producción, con las menos capas musicales posibles, pero sin perder la fuerza y la intensidad. Hemos querido jugar con los silencios, utilizar el vacío como forma en algunos temas, que suponía todo un reto para nosotros.


Seguís sorprendiendo y, a la vez, tenéis una fuerte personalidad, un sonido muy propio. ¿Cuánto cuesta, cómo es de complicado, cuánto esfuerzo hay detrás que no se ve?

– Sabemos cuándo vamos a entrar al estudio pero no sabemos nunca cuándo saldremos. No somos muy productivos haciendo canciones, y las pocas que llevamos les damos muchas vueltas antes de enviarlas a la discográfica. Intentamos con cada disco ir un poco más allá que con el anterior, sorprendernos a nosotros mismos y acercarnos lo más posible al hueso de la canción con cada trabajo. El proceso muchas veces se nos complica mucho y otras va rodado como una sandía cuesta abajo.


Destaca la creciente importancia de la voz de Cristina, que aunque tampoco es tanta como se avanza, sí tiene mucha relevancia en sus intervenciones. Aunque ya había cantado en los dos discos anteriores, ¿cómo se llegó a ello?

– Contar con una voz como la de Cristina, que puede sonar bella y dulce a la vez que macarra y sórdida, es todo un lujo. Hace posible y nos abre muchos campos melódicos a los que no podríamos llegar sin ella.


Al incluir “On the Floor”, además de presentarla en castellano, parece que reivindicáis a un grupo que tenéis cerca por muchos motivos, We Are Standard. También parece que este álbum tiene así algo más cercano a lo bailable, aunque sea con un riff infeccioso. ¿Estáis de acuerdo?

– Bueno, el disco tiene momentos para agitar las caderas, pero no creo que sea un disco de baile. Sí bailable.


¿Hubo entendimiento con John Cale para la versión? Supongo que le tendríais que hacer llegar vuestra adaptación.

– Al señor Cale le haremos llegar la canción. Espero que le mole…

 

No sé si “MGMT” tiene que ver con el grupo del mismo nombre, con algo relacionado con el management… ¿Nos lo podéis aclarar?

– El título viene a que en un principio la canción duraba unos 16 minutos y nos evocaba a un tema de MGMT en su estructura y espíritu. Como nos encanta el grupo, así se quedo.


Tremenda “Corazón anguloso”. ¿Qué nos podéis decir de ella?

– Nos costó mucho sacar adelante este tema. En un principio tenía un ritmo garagero que acabamos quitando, dejándola en el aire sobre esos ‘“Oms’ mántricos que nos sedujeron a la primera. El final nos vino rodado.


En su día me dijisteis que Death in Vegas y Air serían los referentes para vuestro primer disco, The Clash y Pixies para el segundo y Tom Waits y David Bowie para el tercero. ¿Quiénes lo serían para este último? ¿Qué fue lo que más escuchasteis antes y durante la grabación?

– Hemos contado con las influencias clásicas que me comentas, pero grupos actuales como The XX, Portishead, The Horrors o MGMT también tienen presencia.


A pesar del nuevo sonido, seguís contando con el mismo productor. ¿Se puede considerar un elemento crucial en el sonido del grupo?

– Iñaki es uno más de la banda. Sin su aportación nuestro sonido no sería posible.


Un elemento imprescindible en el disco es la producción, las texturas, la aportación electrónica. Supongo que la experimentación en el estudio y en el local os apasiona, ¿no? ¿Cómo llegáis a saber qué es el sonido que tiene que ir finalmente en un disco?

– Pasan muchas horas hasta que por fin vemos que nos estamos acercado a un sonido o idea que defina al disco. Una vez llegado a ese punto, todo se hace más sencillo porque ya tenemos una dirección.


Fuera de España, ¿dónde habéis tocado? ¿Cómo fueron esos conciertos?

– Con la gira pasada estuvimos en China, Filipinas, El Salvador y México. Que te voy a contar… ¡fue la hostia!


¿Dónde os gustaría tocar? ¿Qué países os gustaría visitar?

– Por tocar, nos encantaría tocar en Nueva York, en Berlín, San Francisco, Buenos Aires, Santiago de Chile…


¿Seguís a grupos hispanoamericanos o escucháis sobre todo grupos anglosajones? De ser así, ¿qué grupos cantando en castellano os llaman más la atención?

– Básicamente escuchamos grupos anglosajones, la verdad, pero también seguimos a algunas bandas hispanoamericanas como San Pascualito Rey, Aterciopelados, Bomba Estéreo y algunos más que ahora no me vienen a la cabeza.


Siempre se habla más en las entrevistas de influencias musicales pero, ¿cuáles son vuestros autores de referencia, aquellos que más tendrían que ver con vuestro sonido?

– Depende del momento pero hay referentes que siempre estarán ahí: The Velvet Underground, The Clash, Pixies, David Bowie, The Doors, Suicide, Nick Cave, The Stooges, Daft Punk…


¿Y en cine, qué películas o qué directores tendrían más que ver con vuestro mundo?

– No sé, me imagino que el mundo de David Lynch, de Buñuel, Jodorowsky, Tarantino, Kubrick, Coppola, Clint Eastwood, Berlanga, Billy Wilder, Elia Kazan…


¿Es posible para un grupo como vosotros vivir de la música o por ahora no queda más remedio que tener otros trabajos?

– Pues de momento parece que sí, y esperemos que así siga.


¿Cómo puede contribuir una banda como la vuestra en tiempos tan turbulentos como los que nos toca vivir? ¿Influye, por ejemplo, en vuestras letras?

– Cada vez me cuesta más escribir respecto a ‘nuestros tiempos’, prefiero escribir de lo más cercano que siento.


Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de estos años en la música?

– No sé, han sido muchas las perlas… me quedo con el collar.

 

 

¿Quién ha hecho el diseño de la portada y qué se buscaba?

– Como viene siendo habitual, el responsable de nuestras portadas es Pablo Errea. Si se escucha la letra de “Diamantes”, se puede intuir lo que viene a reflejar la portada con un diamante de papel de plata.


Decidnos lo que os parezca sobre la primavera.

– Nos encantan las mujeres en esa época del año. El invierno es muy largo en Pamplona. Uno llega revolucionado a la primavera.

  

{youtube}XphGlc8anHM{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *